26 may. 2012

11 Escandalos para conquistar el corazon de un duque - Sarah MacLean Sarah: Capitulo 1 (español, parte 1)

Espero que lo disfruten tanto como yop xD
Sarah empieza el libro con un probervio en italiano q creo que deveria quedar en ese idioma (x eso lo puse asi en el documento y en esta entrada) pero para las curiosas (como yo) dice esto:

"Un momento con una mujer caprichosa
significa once años de vida aburrida.
Un solo momento con una mujer ardiente
vale por once años de vida aburrida."
(Proverbio italiano)


_______________________________________________________________________________
Eleven Scandals to Start to Win a Duke's Heart
Sarah MacLean


Un momento con una donna capricciosa
vale undici anni di vita noiosa.
A single moment with a fiery female
is worth eleven years of a boring life.
(Italian Proverb)

Capitulo 1


Los árboles no son más que una cubierta para el escándalo.
Las señoras elegantes permanecen en casa por la noche.
-Un tratado para las más exquisitas de las damas.


Hemos oído decir que las hojas no son las únicas cosas caídas en los jardines...
-El escándalo de la Hoja, octubre 1823.


En retrospectiva, había cuatro acciones que la señorita Juliana Fiori debería haber reconsiderado esa noche.
En primer lugar, que probablemente debería haber ignorado el impulso de salir del baile de otoño de su cuñada hacia los menos empalagosos, con mejor olor, y muy mal iluminados jardines de la Casa Ralston.
En segundo lugar, muy probablemente debería haber dudado cuando el mismo impulso la empujó más profundamente a lo largo de los caminos oscuros que marcaban el exterior de la casa de su hermano.

En tercer lugar, casi con total seguridad debería haber vuelto a la casa en el momento en que tropezó con Lord Grabeham, borracho, sin equilibrio, y haciendo cosas por completo poco caballerosas.
Pero, ella definitivamente no lo debería haber golpeado.
No importaba que la hubiera atraído hacia sí y respirara su aliento cargado de whisky sobre ella, o que sus labios fríos y húmedos, hubieran encontrado su camino con torpeza al arco alto de una mejilla, o que él le haya sugerido que podían gustarles las mismas cosas que a su madre.
La damas no golpean a la gente.
Por lo menos, las damas inglesas no lo hacen.
Ella vio como el no-del-todo caballero aulló de dolor y tiró de un pañuelo de su bolsillo para cubrir su nariz y como el paño de lino virgen blanco se inundaba con rojo. Se quedó inmóvil, disimuladamente sacudió su mano consumida por el miedo.
Ella tenia que haber salido. Tenía que ser un "problema".
No importaba que él se lo hubiera merecido.
¿Qué iba a hacer? ¿Le permitiría agarrarla mientras ella esperaba a que un salvador la encontrase a través de los árboles? Cualquier hombre en los jardines a esta hora estaba segura de que seria menos un salvador y más de lo mismo que ese hombre.
Ella había demostrado ser más que apropiada para chismes.
Ella nunca sería uno de ellos.
Juliana levantó la vista hacia el oscuro dosel de los árboles, un crujido de hojas a una buena altura le advirtio que sólo tenía hace unos momentos para encontrarse con lo mas desagradable del baile. Ahora el sonido se mofaba de ella... cuanto mas se acercaba, mas se acercaba el eco del susurro dentro de los salones de baile a través de Londres.
-¡Usted me golpeó! - El grito del hombre gordo era demasiado fuerte, nasal, e indignado.

Levantó la mano y empujó un mechón de pelo suelto hacia atrás de la mejilla.
-Acércate a mí otra vez, y obtendrás más de lo mismo.
Sus ojos no la abandonaron cuando se secó la sangre de la nariz. La ira en su mirada era inconfundible.
Ella sabía de la ira. Sabía lo que significaba.
Se preparo a sí misma para lo que se avecinaba.
No obstante, tenia que picarla.
-Se arrepentirá de esto. - Dio un paso amenazante hacia ella. -Voy a hacer que todos crean que me rogaste hacerlo. Aquí en los jardines de tu hermano, como la mujerzuela que eres.

Un dolor comenzó en su cabeza. Ella dio un paso hacia atrás, moviendo la cabeza.
-No, - dijo ella, retrocediendo por el espesor de su acento... la italiana que tenía dentro era tan dura de domar. -Ellos no van a creerle.
Las palabras sonaban huecas, incluso para ella.
Por supuesto que le creerían.
Él le leyó el pensamiento y soltó una furiosa risa.
-No puede imaginar que te creerían. Apenas eres legítima. Tolerada sólo porque tu hermano es un marqués. No puede creer que él crea en usted. Usted es, después de todo, la hija de tu madre.
La hija de su madre. Las palabras eran un golpe del que nunca podría escapar. No importaba lo mucho que tratara.

Ella levantó la barbilla y cuadro los hombros.
-Ellos no le creerán, - repitió ella, deseando que su voz se mantuviera estable, -porque no van a creer que ni siquiera posiblemente podría  haberte deseado, porco.
él le tomó un momento traducir el italiano al inglés, para escuchar el insulto. Pero cuando lo hizo, la palabra cerdo colgó entre ellos en los dos idiomas, Grabeham trato de alcanzarla, agarrándola con su mano carnosa de dedos como salchichas.

Era más bajo que ella, pero lo compensaba con la fuerza bruta. Le agarró una muñeca, los dedos se le clavaron profundamente, con la promesa de magulladuras, y Juliana trató de contenerse, su piel dolía y quemaba. Ella susurró su dolor y actuó por instinto, agradeciendo a su creador haber aprendido a luchar contra los chicos en la ribera Veronese.
Su rodilla se acercó. Se puso en contacto preciso, vicioso.
Grabeham aulló, desprendió su agarre lo suficiente para escapar.
Y Juliana hizo lo único que podía pensar.
Ella corrió.
Levanto las faldas de su vestido verde brillante, que se rasgó a través de los jardines, alejándose de la luz saliendo de la sala de baile enorme, sabiendo que de ser vista corriendo en la oscuridad seria tan perjudicial como ser capturada por el odioso Grabeham... que se había recuperado con alarmante velocidad. Lo oyó detrás de ella pasando a través de un seto espinoso, su respiración jadeante.

El sonido la aguijoneaba, y salio a través de la puerta del lado del jardín que lindaba Ralston House, donde una colección de carruajes esperaban a una larga lista de señores y señoras a que deseasen volver a casa.  Pisó algo afilado y tropezó, se sacudió las palmas de sus manos mientras se esforzaba a sí misma a colocarse derecha. Maldijo su decisión de retirar los guantes que había usado en el interior del salón de baile... esa empalagosa cabritilla habría ahorrado unas cuantas gotas de sangre esta noche. La puerta de hierro se cerró detrás de ella, y ella vaciló por un fracción de un segundo, el ruido podría atraer atención. Un vistazo rápido encontró una colección de cocheros enfrascados en un juego de dados en el extremo del callejón, sin saber o sin interesarse por ella. Mirando hacia atrás, vio a Grabeham buscándola detrás de la puerta.
Era un toro con una capa roja, tenía meros segundos antes de que ella fuera corneada.
Los carros eran su única esperanza.
Con voz baja y tranquilizadora en su lengua italiana, se deslizó debajo de las cabezas masivas de dos grandes caballos negros y se deslizó rápidamente a lo largo de la línea de carros. Ella oyó el chirrido de la puerta al ser abierta y cerrada, y ella se quedó inmóvil, escuchando el sonido revelador del depredador acercándose a su presa.
Era imposible saber nada sobre el latidos de su corazón.

En silencio, ella abrió la puerta a uno de los grandes y descomunales vehículos apalancándose a sí misma al transporte sin la ayuda de un refuerzo. Ella escuchó con una lágrima como la tela de su vestido quedaba atrapado en un borde afilado e hizo caso omiso de la punzada de decepción cuando ella tiró de la falda hacia el coche y llegó por la puerta, cerrándola detrás de ella lo más silenciosamente que pudo.
El vestido de satén verde sauce había sido un regalo de su hermano... una broma a su odio hacia los vestidos claros, usados por el resto de las remilgadas damas solteras de la alta sociedad.
Y ahora estaba en la ruina.
Ella se sentó rígidamente en el suelo justo en el interior del carro, las rodillas dobladas hacia el pecho, y dejar que la oscuridad la abrazara. Intento llevar su pánico a la calma, se esforzó en escuchar algo, cualquier cosa a través del silencio sordo. Ella se resistió a la necesidad de moverse, con miedo de llamar la atención sobre su escondite.
-Tego, tegis, tegit, - apenas susurro, la calmante cadencia italiana enfocaba sus pensamientos. -Tegimus, tegitis, tegunt.
Una leve sombra pasó por encima de ella, ocultando la luz tenue moteada sobre la ventana del carro exuberantemente tapizado. Juliana se congeló brevemente antes de agacharse otra vez en el esquina del carruaje, haciéndose tan pequeña como era posible, un desafío teniendo en cuenta su altura. Ella esperó, desesperada, y cuando el haz de luz regresó, ella tragó saliva y cerró su los ojos con fuerza, dejando escapar un suspiro largo y lento.
En Inglés, ahora.
-Me escondo. Te escondes. Ella se esconde...
Contuvo el aliento cuando varios gritos masculinos rompieron el silencio, rezando para que se movieran más allá de su escondite y pudiera salir de el, por una vez, en paz. Cuando el vehículo se sacudió bajo el movimiento de un cochero, luchando en su asiento, ella sabía que su oraciones quedaron sin respuesta.
Esto en cuanto a esconderse.
Ella juró una vez, el epíteto era uno de los más colorido de su lengua nativa, y consideró sus opciones. Grabeham podría estar justo afuera, pero hasta la hija de un comerciante italiano que había estado en Londres por sólo unos meses sabía que no podía llegar a la entrada principal de la casa de su hermano en un transporte que pertenecía a Dios sabía quien, sin causar un escándalo de proporciones épicas.
Tomo su decisión, metió la mano por el mango en la puerta y cambió su peso, se armo de valor para escapar lanzándose fuera del vehículo, sobre el empedrado y en la más cercana revisión de las tinieblas.
Y entonces el carro empezó a moverse.
Y el escape ya no era una opción.
Por un breve momento, considero abrir la puerta y saltar del carro de todos modos. Pero incluso
ella no era tan temeraria. Ella no quería morir. Ella sólo quería que la tierra se abra y la trague a ella, y el carro, todo. ¿Era eso mucho pedir?
Estando en el interior del vehículo, se dio cuenta que su mejor opción era volver al rincón y esperar a que el carro se detenga. Una vez que lo hiciera, ella saldría a través de la puerta más alejada de la casa con la esperanza, desesperada, de que no hubiera nadie allí para verla.

Sin duda, algo tenía que salir bien esta noche.
Sin duda, ella tenía unos minutos para escapar antes de que la vieran los aristócratas.
Ella respiró hondo para controlarse. Se impulso a sí misma hacia arriba... alcanzo el mango... lista para huir.

Antes de que pudiera salir, sin embargo, la puerta en el lado opuesto del carro se abrió, trayendo el aire en el interior con él en una carrera violenta. Sus ojos se abrieron por el hombre enorme de pie justo detrás de la puerta del coche.
¡Oh, no!
Las luces en la parte delantera de la Ralston House ardían detrás de él, poniendo su rostro en la sombra, pero era imposible pasar por alto la forma en la luz cálida, amarilla, iluminando su masa de rizos de oro, convirtiéndolo en un ángel negro caído desde el Paraíso, negándose a devolver su halo.

Ella sintió un sutil cambio en él, una apariencia tranquila, con una tensión imperceptible en sus anchos hombros y sabía que había sido descubierta. Juliana sabía que debería estar agradecida por su discreción cuando abrió la puerta para él solo, eliminando cualquier espacio a través del cual otros pudieran verla, pero cuando subió en el carro fácilmente, con la ayuda de ninguna sirviente, la gratitud estaba muy lejos de lo que estaba sintiendo.
El pánico era una emoción más precisa.
Tragó saliva, con el solo pensamiento de gritar, aunque sea en su mente.

Ella debería haber considerado sus posibilidades con Grabeham.
Pero ciertamente no había nadie en el mundo al que menos le gustaría hacer frente en ese momento en particular que al insoportable, inmoble Duque de Leighton.
Sin duda, el universo estaba conspirando en su contra.

Continuara...

0 comentarios: