19 ene. 2012

Amor por numeros 2 Completo en Español: "Diez lecciones para casar a un Lord y que te adore" de Sarah MacLean

Sinopsis:
Desde que fue nombrado "El Lord para conquistar Londres" por una popularrevista para señoritas, Nicholas St. John ha sido perseguido sin descanso porlas casamenteras de la realeza. Asi que cuando se le presenta una oportunidad para escapar de la elegante sociedad, el la aprovecha de inmediato... ¡sólo para terminar en el camino de la más determinada, y malditamente deliciosa mujer que ha conocido!
Lady Isabel Townsed, la hija de un derrochador con titulo, tiene demasiados secretos y muy poco dinero. Aunque está acostumbrada a cuidar de ella misma bastante bien, la reciente muerte de su padre ha dejado a Isabel a la deriva y necesitando ayuda para proteger la herencia de su hermano pequeño. El pecadoramente apuesto, eminentemente elegible Lord Nicholas podría ser exactamente la salvación que está buscando.
Pero Isabel debe ser cautelosa y no hacer nada temerario y estupido... como enamorarse apasionada y perdidamente.

Descargar completo aqui

8 ene. 2012

Love by Numbers 2: 10 maneras para casar a un lord y que te adore hasta el cap 13

Bueno pude corregirlos al fin xD
Espero que lo disfruten
Perse

Sinopsis:
Desde que fue nombrado "El Lord para conquistar Londres" por una popularrevista para señoritas, Nicholas St. John ha sido perseguido sin descanso porlas casamenteras de la realeza. Asi que cuando se le presenta una oportunidad para escapar de la elegante sociedad, el la aprovecha de inmediato... ¡sólo para terminar en el camino de la más determinada, y malditamente deliciosa mujer que ha conocido!
Lady Isabel Townsed, la hija de un derrochador con titulo, tiene demasiados secretos y muy poco dinero. Aunque está acostumbrada a cuidar de ella misma bastante bien, la reciente muerte de su padre ha dejado a Isabel a la deriva y necesitando ayuda para proteger la herencia de su hermano pequeño. El pecadoramente apuesto, eminentemente elegible Lord Nicholas podría ser exactamente la salvación que está buscando.
Pero Isabel debe ser cautelosa y no hacer nada temerario y estupido... como enamorarse apasionada y perdidamente.

Descargar hasta el cap 13:
http://www.4shared.com/file/DhfIHhUO/02_-_Diez_lecciones_para_casar.html

7 ene. 2012

Love by Numbers 02 - 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Descargar primero 8 capitulos

Holi!!!
Bueno aca les dejo en PDF hasta el capitulo 8 de este libro que a mi meencanta hasta ahora... tengo hasta el 13 traducidos pero hasta ahora solo corregimos hasta esta parte... voy a intentar corregirlos y traducir algo mas para mañana pero no se si voy a tener tiempo por les dejo estos caps mientras esperan xD
Buena lectura!!
Perse

PD: Lamento no poder subir la portada pero no se porque no me carga imagenes... la proxima vez la pongo en el PDF antes de subirlo xD

Sinopsis:
Desde que fue nombrado "El Lord para conquistar Londres" por una popular
revista para señoritas, Nicholas St. John ha sido perseguido sin descanso por
las casamenteras de la realeza. Asi que cuando se le presenta una oportunidad para escapar de la elegante sociedad, el la aprovecha de inmediato - sólo para terminar en el camino de la más determinada, y malditamente deliciosa mujer que ha conocido!
Lady Isabel Townsed, la hija de un derrochador con titulo, tiene demasiados secretos y muy poco dinero. Aunque está acostumbrada a cuidar de ella misma bastante bien, la reciente muerte de su padre ha dejado a Isabel a la deriva y necesitando ayuda para proteger la herencia de su hermano pequeño. El pecadoramente apuesto, eminentemente elegible Lord Nicholas podría ser exactamente la salvación que está buscando.
Pero Isabel debe ser cautelosa y no hacer nada temerario y estupido... como enamorarse apasionada y perdidamente.

Descargar aqui hasta el cap 8:
http://www.4shared.com/office/hNJ2J-ez/10_lecciones_para_casar_a_un_L.html

5 ene. 2012

Love by Numbers 02 - 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Capitulo 4


Capitulo 4

Varias horas más tarde, Nick y Rock estaban en Townsend Park. La casa de campo del conde de Reddich era una casa grande y señorial de tres pisos, con ventanas altas y arqueadas y una
fachada que hablaba sobre el pasado del condado indicó que su situación actual bastante impresionante.
Había un silencio tranquilo dentro de la casa que Nick encontró fascinante, era tanto el producto que rara vez vio a los visitantes de una casa de campo como un sueño, o algo no del todo sueño e infinitamente más interesante. Si la señora de Townsend Park era una indicación, la apuesta de Nick estaba en su última instancia. Si sus sospechas eran correctas, estaba a punto de descubrir a la mujer que estaba buscando.
Es decir, suponiendo que se le permitiera alguna vez entrar a la casa.
Él y Rock se habían parado a los pies de la escalinata que conducía a la mansión, con las riendas en la mano, esperando que un padrino o un lacayo reconociera su llegada durante varios minutos.
En este momento, no parecía muy probable.
"Te das cuenta de que parecemos necios." Rock dijo secamente, llevo a su caballo a la orilla de la escalera, y se apoyo en el lado de los escalones de piedra ancha de la puerta de la casa. El pareció percibir la desaprobación de su amo, pateando en el suelo una vez con un bufido de impaciencia.
"No podemos mirar como tontos si no tenemos un público que nos etiquete como tal. No nos quieren aquí. Ella probablemente no ha recibido funcionarios".
Rock le dio a Nick una mirada franca.
"Veo que su creencia en que las mujeres son capaces de cuidar de sí mismas permanece intacta."
Nick ignoró las palabras, tirando las riendas hacia el turco y caminando en dirección a las escaleras, dos pasos a la vez.
Rock seguía sus movimientos, la curiosidad conseguía lo mejor de él.
"¿Qué piensas hacer?"
Nick se paro frente a la puerta de roble ancho y lo miro, con una sonrisa irónica.
"Voy a hacer lo que cualquier buen caballero hace en esta situación. Voy a tocar la puerta."
Rock cruzó los brazos sobre su pecho.
"Esto va a ser entretenido, si no resulta otra cosa."
Nick levantó la aldaba de metal y lo dejó caer con un siniestro ruido metálico tratando de recordar la última vez que había utilizado una aldaba. Antes de que pudiera responder la pregunta, sin embargo, se abrió la puerta. Por un momento muy breve Nick pensó que lo había hecho por su cuenta, hasta que miró hacia abajo a un par de familiares ojos marrones, situado en la cara de un niño. Un joven con la cara cubierta en lo que parecía sospechosamente a mermelada de fresa.
Nick no estaba del todo seguro de cómo proceder en tales circunstancias, pero, antes de que pudiera decir nada en absoluto, el niño tomó el asunto en sus propias manos.
La puerta se cerró tan rápido como se había abierto.
"¡HAY UN HOMBRE EN LA PUERTA!" El grito era lo suficientemente fuerte para llevar claridad a través del espeso estupor, y Nick, sorprendido, se volvió para mirar hacia atrás a Rock para confirmar que todo había pasado como él pensaba.
Su amigo estaba temblando de risa profunda y retumbante.
"Veo que vas a ser de gran ayuda."
Con una risa final, Rock, levantó una mano con solidaridad.
"Yo te aseguro, una vez que usted hayas roto las defensas del castillo, voy a estarte apoyando detrás de ti."
Nick se volvió hacia la puerta y, después de un largo momento de reflexión, presionó su oído en la madera de roble, como si fuera a ser capaz de oír lo que estaba pasando detrás de ella. Rock dejó escapar una carcajada por la acción, y Nick le hizo un gesto silencioso, casi seguro de que podía oír susurros frenéticos procedentes del interior de la casa.
Dando un paso atrás, toco una vez más la aldaba, pero fue interrumpido antes de que la pudiera utilizar.
"¿Milord?" Se volvió para encontrar a un chico alto y desgarbado con pantalones de lana, camisa blanca y un chaleco verde sucio al doblando la esquina desde un lado de la casa. El niño llevaba
una gorra baja en su frente, y Nick tuvo un breve momento de preguntarse por qué el funcionario no se había quitado el sombrero antes de darse cuenta que nada en este estado parecía funcionar normalmente.
"Estamos aquí por invitación de Lady Isabel".
El muchacho llego al pie de la escalera y se detuvo.
"¿No se supone que iban a venir mañana?"
Haciendo caso omiso de la insolente conducta… ¿cuando había sido cuestionado por un lacayo? Nick respondió:
"Estamos aquí ahora."
"Usted no la va a encontrar en el interior."
"¿Ella no está en casa?"
El niño se echó hacia atrás sobre sus talones, teniendo en cuenta sus palabras.
"Ella está en casa... pero no dentro."
Nick comenzó a sentir que su temperamento iba a explotar.
"Muchacho, yo no estoy interesado en juegos. ¿Esta su señora? ¿O no?"
El sirviente sonrió, con una amplia sonrisa que parecía de mujer más que de un lacayo.
"Ella no está dentro. Ella está fuera. En la parte de arriba, más bien." Señaló el chico. "Ella está en el tejado."
"¿Ella está en el tejado?" Sin duda, Nick había entendido mal.
"Así es", dijo el chico. "¿Debo llamarla?"
La pregunta era tan extraña que Nick tardó unos segundos en procesar su significado. No así Rock. Incapaz de contener su amplia sonrisa, el turco dijo:
"Sí, por favor. Nos gustaría mucho que la llames".
El muchacho dio un paso atrás en el borde opuesto de la escalera, se llevó las
manos alrededor de su boca, y gritó:
"¡Lady Isabel! ¡Usted tiene visitas!"
Nick dio un paso atrás y después Rock se acerco a su lado, los caballos hicieron lo mismo. Miró hacia arriba, sin saber qué podía venir a continuación, dispuesto a aceptar la posibilidad de que la señora que se había encontrado anteriormente en el día tenía alguna razón para estar en el techo de su hogar ancestral, de tres pisos sobre el suelo.
Muy por encima del suelo, una cabeza se asomó por el borde de la casa.
Parecía que Lady Isabel estaba, en efecto, en el techo.
Querido Dios. La mujer tenía deseos de morirse.
La cabeza desapareció por un momento, y Nick se preguntó si tal vez él estaba alucinando. Cuando reapareció, se encontró decepcionado de que toda la tarde no era un producto de
su imaginación.
"No esperaba que llegue hasta mañana." Las palabras llegaron hasta él. "No estoy recibiendo
visitas."
Rock dio una risa parecida a un ladrido y le dijo:
"Parece que hemos encontrado a una mujer que no piensa en ti como alguien irresistible."
Nick lanzó una mirada de reojo en dirección a su amigo.
"No estás ayudando." Mirando decididamente lejos de Rock, llamó, "Parece que vine hoy, Lady Isabel. Al parecer, es posible que necesite un guardián nuevo."
La sonrisa que ofrecía era angelical y falsa por completo.
"He sobrevivido a veinticuatro años sin un guardián, mi señor. No tengo que adquirir uno hoy. "
Tenia un intenso deseo de ir a buscar a esa exasperante mujer y traerla hacia abajo y mostrar su
extrema precisión de cual era su necesidad de un guardian. La idea se había formado apenas en su mente antes de que fuera expulsada por una visión de la mujer suave, hermosa que estuvo en sus brazos esa tarde, completamente a su merced. Por un momento fugaz, permitió que la fantasía siguiera su curso natural, estando exuberante y desnuda a su antojo.
Empujó la imagen a la distancia.
No había nada en esta mujer que estuviera a su antojo.
"Teniendo en cuenta lo que casi paso esta mañana y que está peligrosamente cerca de caer de su techo ahora, perdóneme si no comparto su certeza".
"Yo no estaba cerca del borde antes de su llegada, Lord Nicholas. Si caigo, será en su cabeza." Ella
ladeó la cabeza, pensativa. "Tal vez literalmente."
Ella volvió a desaparecer, y el lacayo se rió en realidad. Nick le dirigió una mirada de desdén señorial, que de ninguna manera sirvió para intimidar al insolente cachorro.
Rock volvió a reír, sacudiendo las riendas de los caballos hacia el niño.
"Da lo mismo que los tomes. Creo que podríamos estar aquí por un tiempo."
El lacayo no se movió, también fascinado por la escena que se desarrollaba en frente de él.
Nick le dio una mueca a su amigo.
"La mujer prueba la paciencia de un santo. ¿Crees que se le ha olvidado que fue ella quien me invitó a esta maldita casa?"
Se asomó la cabeza por encima del borde de la casa una vez más.
"Usted haría bien en recordar que el sonido se propaga, milord. Controle su lenguaje, por favor."
"Mis disculpas." Él ofreció una reverencia exagerada. "Yo no estoy acostumbrado a conversar con las señoras en los techos. Las reglas de etiqueta para la situación se me escaparon."
Ella entrecerró los ojos en él.
"Incluso con tres pisos de altura, puedo decir que está bromeando."
Hizo caso omiso de eso.
"¿Tal vez le gustaría decirnos por qué está en su tejado?"
"Estoy aprendiendo", dijo, como si se tratara de una respuesta totalmente normal.
"¿Aprender a casi matarte otra vez?"
"¿Cuántas veces voy a tener que decirle que no me iban a matar?"
"Reconozco mi error. Una vez más. ¿Qué está aprendiendo? "
"Los fundamentos de la reparación de techos... fascinantes, realmente", sonrió de nuevo, esta vez, lo hacía en serio.
Él contuvo el aliento. ¿Alguna vez se acostumbraría a su sonrisa?
¿Reparación de techos?
"Le ruego me disculpe, ¿usted dice que usted está reparando el techo?"
"Bueno, ciertamente no se reparara por sí solo, mi lord."
Hermosa o no, ella estaba loca. Era la única respuesta.
Él miró a Rock, que sonreía como un bufón.
"Ella tiene un punto, Nick."
Y su locura era claramente contagiosa.
"Lady Isabel, debo insistir en que venga hacia abajo." Ella lo observó durante un largo rato, como si evaluara la probabilidad de que saliera de la finca si se quedaba en el techo. "Me gustaría mucho ver sus estatuas, y será un placer valorarlas. ¿Yo diría que encontraría mi oferta lo suficientemente generosa como para aceptarla?"
Ella miró a Rock, luego al mozo de cuadra, antes de lanzar un impresionante suspiro.
"Muy bien. Voy a bajar."
Nick no pudo evitar la ola de triunfo que lo inundo por las palabras. Había restaurado la normalidad en este pequeño rincón de Gran Bretaña.
Al menos por el tiempo que la llevaría confeccionar su siguiente plan loco.
"¡Lara!"
Isabel cayó por la ventana del pequeño ático que llevaba a la cima de la casa, con sus pantalones cubiertos de tierra debido a estar reparando los techos. Lanzo el libro que había estado usando a un lado, sopló un pelo errante en su cara y se dirigió a las escaleras estrechas que conducían desde la parte superior de la casa a los cuartos de servicio. Jane, que había estado en el techo con ella, la seguia muy de cerca.
"Jane, debes…"
"Todo estará listo para el momento en que lo estés", interrumpió el mayordomo, mientras corría por el pasillo largo y oscuro que conducía a la escalera central de la casa y al ala de la familia.
Isabel asintió con la cabeza cuando Jane se fue y salió, en dirección a las escaleras, sin detenerse, cuando encontró a Lara, sin aliento por la velocidad de su ascenso. Abriendo la puerta de su dormitorio, Isabel y Lara se apresuraron a encontrar un vestido limpio de su armario. Habló desde el interior del mueble, en el segundo en que Lara cerró la puerta.
"¡Le dije a ese hombre exasperante que no viniera hasta mañana!"
"Parece que él no te hizo caso."
"¡No! ¡No lo hizo! ¿Lo has visto por ahí? ¡Ofendido! ¡Como si yo no tendría que haber estado haciendo otra cosa que empujando una aguja a través de un aro de bordado y esperando a que llegue!"
Isabel mostró un vestido de día amarillo por el que siempre la habían halagado y resaltaba su figura.
No es que ella estaba interesada en que Lord Nicholas la viera con un vestido favorecedor.
No, en absoluto.
"Yo no lo vi", dijo Lara, que agregó: "Estás de luto, Isabel".
Isabel se quejó y se volvió hacia el armario, aumentando el sonido de su voz.
"¡He casi decidido a ir allí tan sucia como estoy! ¡Entraría allí, estando a la altura de su sensibilidad de caballero!" Ella agarro de un tirón un vestido de paseo gris y se volvió hacia Lara. "Por supuesto, eso no serviría de nada, como estoy de luto. A medida que tu intrusión me lo recuerda”.
La comisura de la boca Lara hizo una mueca.
"Eres, por supuesto, una dama. Si bajas con los pantalones puestos, incumplirías con la etiqueta y el luto lo que, sin duda, le causaría alarma a Lord Nicholas".
Isabel levantó un dedo sucio a su primo.
"No es divertido."
"Soy más divertida que vos y estoy más limpia." Ella se fue a verter un poco de agua en un lavabo. "Yo agradecería que lo eches. Encontraremos otra manera de hacer dinero."
"No. Tú fuiste la que empezó esto sobre las señales. Ese hombre es hasta ahora la señal más fuerte que he tenido. Estoy vendiendo los mármoles. Él es la respuesta. "
Isabel lanzó el vestido sobre la cama y se metió en el lavatorio.
Lord Nicholas St. John era su única esperanza, y ella había estado en el techo cuando llegó, por amor de Dios. Las damas no estaban penosamente reparando los techos.
Y, ciertamente, los lores no frecuentaban las casas de las señoras que reparaban techos.
No importaba si el techo en cuestión estaba en extrema necesidad de reparación.
O que la dama en cuestión no tuviera otra opción.
"Será un milagro si no ha descubierto todos nuestros secretos ya. Kate esta allí, codeándose con el hombre. Estoy seguro de que él y su gigante amigo ya han descubierto que es..." Se interrumpió, agitando una mano en el aire salpicándose agua en la cara.
"Tonterías. Si he aprendido una cosa de mis años aquí, es que la gente ve lo que desea ver." Lara observó como Isabel borraba la suciedad de su cara. "Lo importante es que Lord Nicholas vea a una Lady en ti… lo que puede ser difícil en este momento."
Isabel dejo de bañarse por un momento.
"¿Cómo voy a convencerlo de que debe quedarse?"
"Bueno, es muy posible que te haya encontrado fascinante."
Isabel miró a su prima, con el agua corriendo por su cara.
"No, es muy posible que él me crea una loca".
"Eso también es una posibilidad muy probable, sí."
"¡Lara! Se supone que me tienes que hacer sentir mejor en esta situación" Lara le dio a Isabel un
trozo de lino y ella se secó la cara, mientras se secaba el resto del cuerpo, ella levantó la cabeza y volvió sus ojos horrorizados a su prima. "Las chicas. Sus papeles."
"Jane organizó todo." Lara levantó el vestido gris de la cama, y lo arrojó sobre la cabeza de Isabel. "No tienes tiempo para esas cosas".
Le dio la espalda para que su prima pudiera abrochar su vestido, Isabel bajo la mano a su falda para desatar sus calzones y se los saco. Los lanzo como una bola de lana marrón a un lado, y se trasladó a través del cuarto a su tocador, arrastrando a Lara junto a ella.
Una vez allí, Isabel desenredo su pelo largo, cepillando en forma violenta, tratando de domar los rizos que se habían enredado durante su tiempo al aire libre.
Cuando Lara terminó con el vestido, tomó el cepillo de la mano de Isabel y comenzó a restaurar su cabello a su estado normal.
"Necesitas una doncella".
"Yo no lo necesito. Yo me podría haber vestido perfectamente bien sin ti. Pero no tan rápidamente. "
"Precisamente por eso necesitas una doncella", dijo Lara. "Hay una casa llena de chicas a tu disposición, Isabel, ¿por qué no eliges una para ser tu chica?"
Isabel negó con la cabeza mientras observaba el trabajo de Lara en el espejo:
"Nada del otro mundo… no tienes tiempo." Después de una breve pausa, ella contestó la pregunta. "No puedo hacerlo. Tal como estamos, ellas se encargan del funcionamiento de la casa. Ellas cocinan, limpian, ellas cuidan a James. Se sienten parte de algo más grande así. La mayoría de ellas nunca habían trabajado antes de venir a Minerva House. Si una de ellas fuera ser mi doncella personal... eso... bueno, no me sentiría bien".
"Eso es completamente ridículo. Eres la hija de un conde. Nadie te privara de un lacayo o dos, Isabel. "
"Tengo los lacayos. Yo simplemente no quiero tener una doncella. Y no tengo la necesidad de una. ¿Cuándo fue la última vez que estuve corriendo para cumplir con las expectativas de un elegante caballero?"
"Apuesto, ¿verdad?"
Sí. Muy.
"No. No, en absoluto. Él es un hombre que parece tener poca comprensión de las palabras fecha e invitación. ¡No se suponía que estuviera aquí hasta mañana!” Isabel vio como su prima le hizo una rígida cola de caballo. "Eso está bien. No puedo demorarme más." Ella se giro hacia su prima y aliso su falda. "¿Cómo me veo?"
"Muy seria. No, en absoluto, como una lady que recientemente estaba reparando un techo. "
Isabel tomó una respiración profunda.
"Excelente".
"No tienes que hacer esto, lo sabes."
"¿Qué quieres decir?"
Lara dio un pequeño suspiro.
"No tienes que vender los mármoles. Podemos encontrar otro camino."
Isabel miró hacia otro lado por un momento mientras tomaba una respiración profunda.
"No tenemos necesidad de ellos. No sirven para nada aquí."
"Ellos no sirven para nada en cualquier lugar. Sin embargo, son tuyos, Isabel".
Como si ella necesitara recordarlo.
Isabel le dio una sonrisa forzada, negándose a permitirse a sí misma pensar muy cuidadosamente en su decisión.
"Ellos son nuestra última esperanza. Ellos son la última esperanza de la Minerva House. Yo los venderé."
Ella enderezó los hombros, y se fue, a través de la habitación y el pasillo, donde James, Jane y Gwen estaban esperando.
"Isabel" cantó James, corriendo hacia ella, "¡Había un hombre en la puerta!"
Isabel no pudo evitar la sonrisa que tiró de una esquina de su boca por la sorpresa en el rostro del muchacho.
"Sí, lo vi."
"Es muy alto." La observación fue como un tiró en el corazón de Isabel. Por supuesto que James habría notado que habían hombres… era algo extraño y poco común en Minerva House. Por supuesto, a los diez años de edad, recogió toda la información que fue posible sobre los visitantes masculinos de forma rápida y voraz.
James necesita a un hombre.
Isabel empujó a un lado el pensamiento.
"Él es un hombre muy alto, sí", ella estuvo de acuerdo, agitando el pelo rubio y sedoso de su hermano. “Una altura muy rara. Como su amigo."
"¿Hay dos de ellos?" La boca de James cayó abierta. También lo hizo la de Gwen. "¿Qué están haciendo aquí?"
"Yo les invite a venir", contestó Isabel, llevando al grupo hacia las escaleras.
"¿Por qué?" La pregunta de James hizo eco de la curiosidad de todos los que se encontraran en el pasillo.
Se dio la vuelta.
"Bueno, uno de ellos es muy inteligente, con talento para las estatuas griegas. Pensé que lo podía usar ".
"Ya veo", dijo James con un gesto que indicaba una comprensión que Isabel estaba segura de que no tenía. "Así que están aquí para agarrarte".
"¡Dios mío! ¡No!" Ella miró en dirección a las escaleras. Lord Nicholas podía esperar un minuto más. "Nadie me va a llevar a ninguna parte."
"¿No necesitas que intervenga?"
Isabel tuvo que tragarse una sonrisa por la seriedad de su tono.
"No. Estoy bastante segura. "
"¿Y el otro?"
Isabel parpadeó ante la preocupación de James.
"No necesito que me rescates, amor. Hoy, no. "
"Pero estamos muy contentas de que nos proteja", dijo Gwen con una sonrisa. "Usted es un excelente protector."
"De hecho," Jane estuvo de acuerdo fácilmente. "Tenemos mucha suerte por vivir con
usted, mi señor."
El pecho de James estaba tan hinchado que Isabel casi se rió del orgullo del muchacho. Casi. Pero el señor que estaba en su sala de estar frenó el momento.
"Y ahora, tengo que ir y convencer al hombre en la puerta que, si bien podría parecer a primera vista que eso no es así, no estamos en un estado de caos."
"Excelente," dijo
Lara con una sonrisa.
"Sí, yo creo que sí." Isabel guio al grupo por las escaleras antes de que ella se detuviera y se volviera hacia el grupo. "Georgiana", dijo, refiriéndose a la nueva residente de la mansión. "¿Dónde está?"
"En la biblioteca. Ella no va a ser vista." Jane había, de hecho, considerado todo.
Isabel dio una leve inclinación de cabeza.
"Excelente. Voy a ir a ver a nuestros visitantes."
"¿Alguien lo hizo entrar? ¿Después de que James le cerrara la puerta en las narices, lo hicieron?" Gwen preguntó.
Isabel palideció.
"Oh, no." Ella miró de un rostro a otro, con la boca abierta en estado de shock. "¡Oh, no!"
Ella ahora estaba, corriendo por las escaleras, ignorando el dolor de su tobillo.
Querido Dios. Él iba a estar furioso.
Si él estaba allí.
Él tenía que estar allí. Él era su única esperanza.
"Ella lo llamó antes", dijo a Lara en un susurro demasiado fuerte, ya que bajó ruidosamente las escaleras.
"Yo no".
"¿Ella lo hizo, ahora?" Jane le preguntó.
"Me estaba refiriendo a los hombres en un sentido más amplio".
"Bueno, ese sería el caso", dijo Jane secamente, "Teniendo en cuenta las legiones de hombres que vienen corriendo aquí en el medio de la nada a lo largo de todos los días."
Lara se echó a reír. Isabel considero empujarlas a todos hacia abajo el siguiente tramo de escaleras.
"Es una lástima que toda la esperanza de la lección número uno se haya ido por la ventana", dijo Gwen con nostalgia.
Isabel se volvió cuando ella llego a la planta baja.
"¿Qué significa eso?"
Gwen sacudió la cabeza.
"Nada, simplemente que en el último número de Pearls and Pelisses había algunas sugerencias
para esta situación."
Jane soltó un bufido de incredulidad.
"Espera". Dijo Isabel alzando una mano. "Yo no tengo tiempo para esto, Gwen".
"Pero no dice…"
"No. De alguna manera debo reparar el daño que he hecho y conseguir que Lord Nicholas eche un vistazo a las estatuas".
Isabel se dirigió a la puerta, y Regina, uno de los lacayos, tomó la manija. Con una respiración
profunda, Isabel dijo, nerviosa:
"¿Está todavía allí? Vayan por delante. Ábranla" Luego dijo: "Que…"Se volvió a Gwen. "Pensándolo bien, necesito toda la ayuda que puedo conseguir en este momento. ¿Cuál es la ridícula lección?"
Gwen la recito de memoria:
"Lección número uno: No intentes demasiado dar una buena primera impresión."
Isabel hizo una pausa, teniendo en cuenta el consejo, y su primer encuentro con Lord Nicholas. Y su segunda reunión con Lord Nicholas.
"Bueno. He hecho bastante bien eso."
A medida que la puerta empezó a abrirse, ella las ahuyentó a todas.
"Ocúltense".

3 ene. 2012

Love by Numbers 02 - 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Capitulo 3

Je, jejeje... se nota que lo voy traduciendo a medida que voy leyendo, lo voy a tener que hacer con todos los libros por que lo hago mas rapido xD

________________________________________________________________


Capitulo 3

Lección número uno
No intente desesperadamente dar una buena primer impresión.
Por su Lord en la tierra, debes ser vista, oída, pero a duras penas. No te excedas con
la conversación en un primer momento… no le gustaría que le abrumaran con sus
pensamientos. Si bien esto puede parecer difícil, no se preocupe, querido lector. Su
gracia tranquila será más que suficiente para bajar a la tierra de su Lord.
Pearls and Pelisses
Junio 1823
Nick había viajado mucho, y se enorgullecía de su habilidad para ver el valor de incluso el más aburrido de los lugares. Había pasado años recorriendo el continente, no en Viena o Praga, París o Roma, sino en los pueblos olvidados de Europa. Después, viajó al este, las gemas se encuentran en bazares sucios, abrazó el simple placer de las pequeñas comunidades de las zonas más remotas del Oriente.
Cuando él y Rock salieron lentamente desde Turquía a través de los puertos hacia Grecia, sin nada más que la ropa en la espalda, Nick había pasado semanas sin comida caliente, sin cama, sin un solo de lujo, y no había descubierto todavía su pasión por las antigüedades. Nunca había sido un lugar en el que no pudo encontrar una característica redentora o dos.
Pero él estaba muy cerca de renunciar a la aldea de Dunscroft. Parecía haber poco sobre el lugar que fuera digno de notar.
Nick y Rock estaban parados en el patio de la única posada del pueblo, a la espera de que sus caballos sean entregados. Ellos habían estado esperando durante casi media hora, y el bullicio de la aldea al principio había dado paso a una zona tranquila, a media mañana invadía la pereza. Nick cambió su peso a su otro pie mientras miraba la puerta de la tienda abierta del carnicero y salía un chico desgarbado. Los brazos del niño estaban repletos de paquetes y dejó
caer torpemente uno de ellos en el suelo polvoriento casi de inmediato. Se
volvió para recuperarlo, su pila inclinada precariamente.
Fue la cosa más interesante que había sucedido desde que había llegado al
pequeño pueblo de Yorkshire dos noches antes.
"Una corona a que se le cae otro antes de llegar a la mercería", dijo
Nick.
"Que sea un reto", coincidió Rock.
El muchacho pasó la tienda sin ningún incidente.
"¿Estás listo para regresar a Londres ya?", Preguntó Rock, embolsando
sus ganancias.
"No."
"¿Vas
a por lo menos pensar en dejar de Yorkshire?"
"No, a menos que tenga razones para dejar de creer en Yorkshire."
Rock tomó una respiración profunda, meciéndose sobre sus talones. Después de un
largo momento, dijo:
"Se
me ocurre que eres el que se compromete a encontrar a la chica. No hay nada en
este lugar que nos mantenga aquí. Ankara era más complaciente que esta ciudad".
Nick levantó una ceja.
"¿Ankara?
Creo que eso es un poco extremo, teniendo en cuenta nuestro alojamiento la
última vez que visitamos Turquía."
"También lo que haces", se quejó Rock. "Podríamos por lo menos
ir a Nueva York. Esta posada (y uso el término vagamente) es horrible."
Nick sonrió a eso.
"Sabe,
para ser un turco, realmente te has convertido en una especie de dandy."
"¡Y un cerdo se llama Stuck, por amor
de Dios!"
"¿Crees que encontraríamos un establecimiento más interesante en Nueva
York?"
"Creo que sería muy posible un establecimiento fino allí."
"Tal vez, pero lo último que sabemos, es que se dirigía aquí", dijo
Nick. "¿Dónde está tu sentido de la aventura?"
Rock resopló con irritación, mirando hacia los establos.
"Perdido, junto con nuestros caballos.
¿Dónde crees que este lugar los mantenga? ¿El baño? La única excusa para tomar
tanto tiempo en buscar un caballo es la muerte. "
"¿La muerte del caballo?"
"Yo estaba inclinado a pensar en la muerte del muchacho que fue a
buscarlos", dijo Rock, y se fue, en dirección a las cuadras, dejando a
Nick centrar su atención en el pueblo de Dunscroft.
Estaban
cerca.
Ellos habían seguido a Lady Georgiana de Inglaterra a Yorkshire, donde su curso
parecía desaparecer. Habían viajado al norte por un día, preguntando a
cualquier persona que pudo haber tenido la oportunidad de ver a una joven que
viajaba sola, y no encontraron nada pasando Dunscroft, donde un muchacho que
trabajaba en el puesto recordaba haber visto a una "mujer como un
ángel" salir de la posta. No podía recordar lo que pasó con el ángel en
cuestión, pero Nick había decidido rápidamente que no había ido muy lejos. Ella
estaba en Dunscroft. O cerca de aquí.
Él estaba seguro de ello.
Con una respiración profunda, consideró el pequeño pueblo que se alineaba en
una sola calle principal, donde una iglesia, una posada, y una hilera simple de
tiendas marcaban la civilización. Al otro lado de la posada era un pueblo
común, una pequeña porción de verde todavía tenía un palo de mayo vacío de la
celebración del Primero de Mayo, que probablemente marcó la noche más
emocionante del año en Dunscroft. A medida que se fijo en el pueblo, la
atención de Nick se fue a una mujer solitaria cruzándolo.
Leía mientras caminaba, paralizada por la pila de papeles que llevaba, y lo
primero que noto Nick fue su capacidad para seguir una línea recta a pesar de
su evidente falta de conciencia en su entorno.
Ella estaba de luto, con un vestido negro simple día, con un diseño bastante
común, aunque un poco fuera de moda, pero tal cosa era de esperar, teniendo en
cuenta su ubicación. El vestido indicaba que era muy probablemente la hija de
un terrateniente de la nobleza local, pero sus movimientos eran inconscientes
como para sugerir que ella no era una señorita de la sociedad.
La observó cuidadosamente, fijándose en su altura poco común por que no creía
que alguna vez haya conocido a una mujer tan alta como ella. Sus pasos rápidos
y decididos eran todo lo contrario de los pasitos cortos que las jóvenes se les
enseña a creer elegante. No pudo resistirse a centrarse en sus faldas, que se
aferraban a sus piernas bien formadas con cada paso largo. Mientras caminaba,
el dobladillo de su vestido se levantaba, revelando la llanura de unas botas… elegidas
como un calzado para caminar en lugar de una moda.
Su sombrero negro se sentaba a baja altura sobre su cara, cubriéndose los ojos
del sol. Entre el borde bajo de su sombrero y la colocación de su material de
lectura, Nick no pudo ver nada más que la punta de lo que parecía ser una muy
recto y muy vivaz nariz. Sin hacer nada, se preguntaba por el color de sus
ojos.
Ella había llegado a cerca de la calle ahora, después de haber cruzado el
césped entero sin levantar la cara una sola vez. Vio cómo daba vuelta una
página, no deteniendo ni un momento su caminata, ni una palabra de su
correspondencia. Su singular enfoque era fascinante, no podía dejar de
preguntarse lo que podría hacer por ser objeto de toda su atención. ¿Centraba
tal atención a todo lo que hacía?
Nick se enderezó, se volvió a mirar a Rock. Nick había estado demasiado tiempo
sin una mujer si estaba meditando acerca de una mujer sin nombre, sin rostro,
que simplemente había estado en su línea de visión.
Y entonces se desató el infierno.
Un fuerte chasquido sonó cerca, seguido de una combinación de hombres que
gritaban, le gritaban a los caballos, y daban unos golpes que Nick no pudo ignorar.
Se volvió en la dirección del sonido y en un principio no vio nada, apenas
registrando que el ruido había venido más lejos de la calle principal, en torno
a una curva en el camino, antes de que la gravedad de la situación quedara a clara
vista, terrible.
En
el camino estaba un equipo de bestias de carga enormes, pezuñas fuertes como
las ancas musculosas se movían con fuerza desenfrenada. Detrás de ellos, un gran
carro de trabajador había perdido dos ruedas y se arrastraba de un lado. El
carro estaba perdiendo su carga de losas de piedra, y el sonido de las rocas cuando
caen fuera de la carreta de madera era desconcertante para los caballos, que
ahora andaban a una velocidad vertiginosa. Su conductor se había perdido junto
con las ruedas, y no había nadie controlando el vehículo, a los caballos no le
importaba nada de lo que había en su camino.
Y
la chica de los papeles estaba a punto de ponerse de lleno en su camino.
Permaneció absorta en su lectura aun cuando Nick la llamó. Ella camino a su
etapa final, fatídica en la calle principal, y fue entonces que él sabía que no
tendría más remedio que salvarla.
Maldita sea.
Se fue, corriendo por el patio de la posada. Un vistazo rápido confirmaba que
podía llegar a ella con el tiempo justo, la presunción de no perder un paso, y decidió
de repente no tomar conciencia de su entorno.
No es que esto último sea probable que suceda.
Él sintió que la tierra endurecida vibraba con el estruendo de los pasos de los
caballos por debajo de sus botas de montar cuando él atravesó la calle, se
dirigió a ella como si él sintiera a los animales enormes viniendo sobre ellos.
Esto fue una idiotez.
Ya sea por la cacofonía que la rodeaba o un sentido latente de auto-preservación,
miró hacia arriba.
Sus ojos eran marrones.
Y anchos como platillos.
Su boca abierta
y se detuvo en seco, congelada por la sorpresa y la incertidumbre, y Nick no podía
esperar que todos salieran de su camino, o ambos de ellos estarían en una
situación extremadamente grave.
¿No había aprendido la lección respecto a salvar a las mujeres jóvenes de una
muerte inminente?
Al parecer no.
Él estaba con ella, entonces, impulsándola con su gran cuerpo hacia atrás,
envolviendo sus brazos alrededor de ella con fuerza, para levantarla del suelo
con la fuerza de la colisión. Sus papeles salieron volando.
Instintivamente, se retorcía en el aire, protegiéndola de los efectos que casi
seguro le robaron el aliento y muy posiblemente las extremidades de trabajo.
Cuando aterrizaron, era apenas lo suficiente como para enviar un fuerte dolor
en el brazo de Nick, él apretó los dientes antes de caer varios metros más
lejos en la espesa hierba. Cuando llegaron a su fin, Nick sintió el peso de los
caballos, la tierra temblaba bajo sus pies cuando salían del camino del pueblo.
Se quedó quieto durante un largo momento, el hombro izquierdo y la rodilla
derecha tenían un palpitante dolor suficientemente familiar para no ser motivo
de preocupación. Fue entonces cuando se fijo en su posición, envuelto alrededor
de un cuerpo caliente, femenino.
Era
curva a su alrededor, con los brazos instintivamente protegiendo a su cabeza y
el cuello de una lesión. Levantó la cabeza con cuidado, mirando a la que
acunaba en sus brazos, tenía los ojos cerrados, los labios apretados en una
línea fina y firme. Podía sentir el ritmo salvaje de su respiración contra su
pecho. Había perdido su sombrero, y un grueso rizo castaño estaba en su cara. Flexiono
una mano, moviéndola desde donde le acarició la cabeza, y, sin tener en cuenta
la acción, se apartó el cabello a un lado.
Abrió los ojos por el toque, parpadeando hacia él.
Sus ojos no eran un mero color marrón. Ellos eran un mosaico de mieles y
dorados y caobas magnificado por un brillo de lágrimas, producto del miedo y la
confusión y la sorpresa y alivio.
Había algo suave y tentador en esta mujer.
Entonces ella comenzó a tener problemas.
"¡Señor! ¡Aléjese de mi persona!" Descubrió que el uso de sus manos
otra vez, golpeando contra su pecho y brazos. "Inmediatamente" cayó
uno de sus golpes en su brazo herido, y él hizo una mueca por el dolor que le
atravesó el hombro.
Se había equivocado. No había nada suave sobre ella. Ella era una bruja.
"Espere". La palabra finalizo sus movimientos.
Ella se puso rígida por debajo de él y fue al instante muy consciente de su
posición… presa de su cuerpo contra el suyo, el tacto de sus pechos contra su
pecho mientras ella luchaba por respirar profunda y relajantemente. El lugar
donde descansaba su muslo, acunado entre los suyos, enredado en sus faldas. Y,
de repente, los latidos de su rodilla no lo distraían tanto como el cuerpo de
ella luchando contra él.
Eso no serviría de nada.
Él levantó su cuerpo del de ella con suavidad, haciendo una mueca cuando su hombro
herido protestó por el peso.
Susurró
con incomodidad, un lado de la boca levantando.
"Espero
que las cartas sean de valor casi nos mata a los dos."
Sus ojos se abrieron por las palabras.
"Seguro
que no me culpa de nuestra posición actual. ¡Me atacó!"
Ella apretó las manos contra su pecho y lo empujó con toda la fuerza que tenía,
una cantidad sorprendente, teniendo en cuenta su reciente experiencia cercana a
la muerte.
Él
levantó una ceja al oír las palabras, pero se alejo, de pie y ajustando su
abrigo, tomando un momento para considerar la manga en ruinas, medio rota en el
codo, antes de apoderarse de su puño y, de un tirón, arrancó toda la parte
inferior por completo.
Volvió su atención hacia ella, todavía en el suelo, ahora sentada, tiesa… recta,
mirando hacia él por debajo de una masa de rizos castaños, traspasados por su
camisa blanca ondeando ahora batiéndose ligeramente con la brisa.
"Bueno, no es como si cualquier cantidad de reparación hubiera podido
hacerlo usable de nuevo", señaló, alejando el brazo en cuestión fuera de
ella.
Ella se apartó un poco, como si no comprendiera sus motivos.
"Un hombre menor se ofendería, ya sabe," dijo. "Salvar su vida
debería haber demostrado mi buena fe."
Ella parpadeó, y por un instante, estaba seguro de que vio algo parpadeando en sus
ojos, ¿diversión, tal vez? Alzó la mano, aceptó su mano, y se levantó.
"Usted
no ha salvado mi vida. Yo estaba perfectamente bien hasta que… "Ella hizo
una mueca cuando puso a prueba su peso en un pie, podría no haberlo notado
incluso si él no hubiera estado tan fascinado con ella.
"Fácil", dijo, deslizando un brazo por detrás de ella. "Usted ha
tenido una caída bastante…" Su posición llevó la cara a escasos
centímetros el uno del otro. Bajó la voz. "¿Está bien? ¿Puedo ayudarle a ir
a casa? "
Cuando levantó la vista, vio el destello de conciencia en su mirada. Ella
estaba atrayéndolo a él. Se iría ido antes de que pudiera considerarlo más a
fondo, yéndose lejos. Ella se apartó de su toque, sacando su mano de la suya,
un color rosa se extendió por su cara, incongruente con la mancha de tierra que
empañó su pómulo.
"No. Estoy muy bien, milord. No necesito su ayuda.
No es necesario que se molestes más".
Él se sorprendió.
"No es un problema en absoluto, señorita. Yo estaba
feliz de jugar al caballero con su dama en apuros."
Su tono se volvió defensivo.
"Puedo ver cómo podría haber pensado que yo estaba
en problemas, milord, pero le aseguro, yo estaba completamente consciente de mi
entorno."
Una ceja se levantó. "Usted lo estaba, ¿verdad?"
Ella asintió con la cabeza. "Absolutamente".
"¿Y cuándo iba caminando exactamente hacia donde estaban los caballos
descontrolados?"
Ella
abrió la boca para responder, luego la cerró. Dio otro paso atrás y se volvió a
buscar los papeles que había perdido en su caída, ahora esparcidos por la
hierba a su alrededor. Ella estaba avergonzada y disgustada. Él la miró por un
momento y luego ayudó, persiguiendo a varias de las cartas que se habían ido lejos.
Furtivamente, miró el contenido de las cartas que tanto la había absorbido y se
dio cuenta de que eran proyectos de ley, lo cual le sorprendió. ¿Por qué una
mujer joven y atractiva estaba al manejo de asuntos financieros?
Volviendo a ella, él se inclinó y le entregó los papeles. Cuando los llegó a
tomar, él recuperó su mano, agarrando con los dedos sus nudillos manchados de
hierba mientras se enderezaba.
"Mi
lady, me disculpo. ¿Puedo presentarme? Yo soy Lord Nicholas St. John".
Se quedó inmóvil con las palabras, buscando su rostro, y él se resistió a la
tentación de arreglar su corbata. Aparto su mano de la de él y repitió:
"¿Ha
dicho St. John?"
Hubo un atisbo de reconocimiento en sus palabras, y Nick se detuvo, sin saber
qué hacer con él.
"Sí".
"¿Lord Nicholas St. John?”
Ella lo sabía.
La condenada revista.
Cuando habló, su tono de voz se llenó de temor.
"Sí".
Ella estaba
tras él. Al igual que todas las demás.
Por supuesto, las otras no habían sido con una experiencia tan mortal.
Y eso es lo hermoso.
Sacudió la cabeza para despejarse del pensamiento bello o no, la mujer era una
víbora y miró sobre su hombro, en busca de la ruta de escape más cercana.
"Lord. Nicholas. St. John. El anticuario".
Y fue el turno de Nicolás de ser sorprendido. La pregunta era totalmente inesperada.
Él se había preparado para: ¿Nicholas St. John, hermano del marqués de Ralston?
O: ¿el Lord en la tierra, Nicholas St. John? O incluso: ¿El soltero más
codiciado de Londres, Nicholas St. John? Pero nunca ser identificado como un
experto en antigüedades, esto parecía un enfoque totalmente diferente a la que
cabría esperar de la mayoría de las mujeres.
Tal vez había encontrado a la única mujer en la isla de Gran Bretaña que no
leyó Pearls and Pelisses.
"El mismo."
Ella se echó a reír, el sonido brillante y agradable. La hizo mucho más hermosa en ese momento, y Nick no pudo evitar regresar su sonrisa.
"No
me lo puedo
creer. Usted está
muy lejos de casa, milord."
No en este momento, mientras ella sonreía.
Nick sacudió el pensamiento ridículo.
"Me parece
injusto que haya llegado tan lejos y tenga lo mejor de mí. En una
serie de niveles.
"
"Yo confieso,
pensé que sería... diferente." Ella se rió entonces. "Por supuesto, yo no había pensado mucho acerca de usted en todo. Pero ahora estás aquí. ¡En Dunscroft!
¡Qué suerte excelente buena!"
Nick
luchaba por limpiar su mente de la confusión que había forjado.
"Me
temo que no entiendo."
"¡Por supuesto que no! ¡Pero usted! ¿Qué lo trae a Dunscroft?" Él
abrió la boca para hablar, pero ella hizo un gesto con la mano. "No
importa. ¡No importa! ¡Lo que importa es que ustedes está aquí!"
Las cejas de Nick se juntaron.
"¿Perdón?"
"Usted es una señal."
"¿Una señal?"
"Sí. Usted lo es. Pero no de lo que Lara cree que era una señal sino de…"
"No." Por toda la conversación se pregunto si había sufrido un golpe
en la cabeza al caer.
Ella sacudió la cabeza.
"No.
Usted es una señal de que debo vender las canicas".
"Las canicas".
Ella inclinó la cabeza.
"Lord
Nicholas, ¿está bien?"
Él parpadeó.
"Sí.
Yo creo que sí. "
"Debido a que usted ha estado repitiendo lo que le digo más que en
realidad dar una respuesta." Él no respondió. "¿Estás seguro de que eres
Lord Nicholas St. John? ¿El anticuario?”
“Sí.”
Esa fue una de las pocas cosas de las que estaba seguro con la cara de esta
mujer dejándolo perplejo. "Absolutamente".
Ella lo consideró por un momento largo.
"Bueno,
supongo que tendrá que hacer".
"¿Perdón?"
"Perdóneme, pero usted no parece el más atento... de los sabios."
Ahora se sentía ofendido.
"Mi
lady. Le aseguro... si usted está en busca de un anticuario, nadie lo podría
hacer mejor que yo."
"No es necesario que suene tan ofendido", dijo. "No es como si
hubiera una selección de anticuarios de los cuales elegir." Ella sonrió, y
fue como un golpe en la cabeza. Una vez más.
¿Quién era esta mujer?
Como si hubiera leído sus pensamientos, ella habló:
"Yo soy Lady Isabel Townsend. Y les doy las gracias
por hacer de esto algo muy fácil."
Las cejas de Nick se juntaron.
"¿Perdón?"
Pero la mujer desconcertante no respondió. En cambio, ella se dio vuelta,
mirando hacia abajo en el suelo a su alrededor hasta que, con un grito de
triunfo, cojeo varios metros y sacó un bolso en lugar de aspecto triste. Nick
vio cómo saqueó su contenido, para finalmente emerger con un pequeño cuadrado
de papel, que extendió rápidamente en su dirección.
Lanzó una mirada dudosa por la oferta y le dijo:
"¿Qué es?"
"Es para ti," dijo ella con sencillez, como si tal cosa fuera perfectamente
razonable suponerlo.
"¿Para mí?"
Ella asintió con la cabeza.
"Bueno,
era para la Real Sociedad de Antigüedades en general." Sonrió a su
confusión. "Pero como usted ya está aquí... Creo que va a hacerlo muy
bien, de hecho."
No todos los días que Isabel era empujada a través del aire por un par de caballos
al galope. Pero si eso era lo que llevó a traer a un miembro de la sociedad
anticuaria de Londres a Yorkshire, estaría dispuesta a aceptar los golpes que
había recibido casi con toda seguridad en la caída.
Sí, Lord Nicholas St. John era sin duda una señal.
El hombre era un anticuario… un experto en la historia y, más importante, le
daba valor a los mármoles griegos. Y ella tenía una colección de mármoles
griegos en la necesidad de valorar. Y vender. Tan pronto como sea posible.
Hizo a un lado el dolor que la consumía cada vez que examinaba el plan. Esta
era la única solución posible. Necesitaba el dinero. Rápidamente. Lord Nicholas
podría fácilmente podría haber sido el muy cuestionable Señor Densmore.
Y si lo hubiera sido, Isabel y el resto de las mujeres en el Parque… estarían
en serios problemas.
Pero no fue así. Ella respiró hondo en el pensamiento.
No, era la respuesta a sus problemas.
Si su padre le hubiera dejado diez mil libras, no podría haber sido más feliz.
Pues bien, diez mil
libras la habrían hecho un poco más feliz.
Sin embargo, los mármoles valen
algo, lo suficiente para alquilar una casa nueva y sacar a las chicas de
problemas. Con un poco de suerte, habría una segunda Minerva House lista en una
semana.
Ella nunca
pensó que iba a decirlo, pero la revista era una especie de regalo del cielo.
Ella vio como Lord Nicholas leía la
carta que había redactado en la mañana. Realmente no era de extrañar que hubiera
sido nombrado Lord de la Tierra. Era más bien una muestra notable de virilidad.
Empíricamente, por supuesto. Era alto y ancho de hombros, e Isabel sabía de
primera mano que el abrigo diezmado escondía una mayor musculatura que
empequeñecía a la mayoría de los hombres de Yorkshire, y probablemente en toda
Gran Bretaña.
Pero no era su tamaño lo que era tan
claramente su elección. Era su rostro, delgado y guapo. Sus labios, ahora
situados en la lectura, eran una línea fuerte, con una fácil sonrisa, y sus
ojos eran de un azul precioso, un marcado contraste con el resto del cuerpo, su
cabello oscuro y piel bronceada. Nunca había visto unos ojos tan azules eran
casi impresionante lo suficiente como para hacer que no te pierdas la cicatriz.
Y luego estaba la cicatriz.
Tenia varios centímetros de largo, se extendía desde arriba de
su ceja derecha en diagonal en la mitad superior de la mejilla, una delgada
línea blanca que se había desvanecido con el tiempo. Isabel hizo una mueca
mientras se imaginaba el dolor que debe haber traído con ella. Corría
peligrosamente cerca de la esquina de uno de sus ojos azul brillante, tan cerca
que tuvo la suerte de no lo haberlo perdido.
Debería haber sido
malo, una advertencia, una señal de que este hombre era peligroso y que no se
juega. Y había una parte de Isabel, que vio la cicatriz como una manifestación
de la intensidad que había visto en Lord Nicholas antes de que él la hubiera
abordado en la calle y cayeran los dos fuera del camino de los caballos. Pero
ella no sentía miedo cuando ella lo miró. En cambio, estaba desesperadamente curiosa.
¿Dónde la había recibido? ¿Cómo? ¿Cuándo?
"Lady Isabel". Ella
fue sacada de sus meditaciones por el sonido de su nombre.
¿Cuánto tiempo había estado
esperando a que responda?
Prometiéndose a sí misma no
ruborizarse, le devolvió la mirada.
"¿Milord?"
"¿Eres la hija del conde
de Reddich?"
"La hermana del
actual."
Su mirada se volvió simpática.
"Yo
no había oído la noticia de su padre. Por favor, acepte mis condolencias."
Los ojos de Isabel se
estrecharon.
"¿Estaba
usted familiarizado con él?"
Él negó con la cabeza.
"Me
temo que no nos movíamos en los mismos círculos."
Ella dejo salir el aire que no sabía que estaba reteniendo.
"No. No me imagino que no lo hizo. "
Si entendía su significado, no lo demostró. Levantó la carta que había escrito.
"¿Yo creer que usted tiene una colección de antigüedades?"
"No hay más fina colección." No podía alejar el orgullo de su voz.
Una ceja se levantó por las palabras, y se ruborizó. "Bueno, no hay más
fina colección privada."
Su sonrisa estaba allí, y luego desapareció.
"Nunca he oído hablar de ella."
"Era
de mi madre", dijo rápidamente, como si eso lo hiciera todo claro.
"Yo le aseguro que vale la pena tu tiempo."
Él hizo un pequeño gesto como aceptándolo.
"Si
ese es el caso, mi señora, entonces yo acepto su oferta de echar un vistazo.
Tengo algo que hacer esta tarde, ¿pero tal vez podría ir mañana?"
¿Tan rápidamente?
"¿Mañana?" soltó de un tirón como su respiración. No esperaba dar la
bienvenida a un tasador, por lo menos una semana más… probablemente. Después de
todo, ¿quién habría esperado un ser deambulando en Dunscroft? ¿Cuáles eran las
probabilidades?
La finca no estaba en condiciones de ser visitada por un hombre, y mucho menos
un londinense. Las niñas tienen que estar preparadas para su llegada, tendría
que estar en su mejor momento, el comportamiento más discreto que cuando llegó.
Un día no hacía mucho tiempo.
"Mañana",
repitió.
¿Cómo iba a posponer su visita?
"Por todos los medios. De hecho ", agregó con una mirada hacia la
posada," mi amigo está en camino con nuestros caballos. Dependiendo de la
velocidad de nuestra misión, lo que podría hacer esta tarde. "
Esta tarde.
"Su amigo". Miraba
por encima del hombro en la dirección de su mirada, donde vio a un hombre
enorme, con un caballo gris y uno negro, venir hacia ellos. Sus ojos se
abrieron enormemente. Tenía unas seis pulgadas de alto y era varios centímetros
más amplio que el herrero del pueblo. Nunca había visto a nadie tan grande. O
tan imponente.
Tenía que llegar a casa. Las niñas necesitan una advertencia razonable.
Volviendo a St. John, Isabel le hablo rápidamente.
"Mi Lord… yo… estoy
segura de que tienes cosas mucho mejores que hacer con tu tarde que venir y
echar un vistazo a mis mármoles. Claramente tenía planes antes de que yo…"
"Casi nos hiciera morir a los dos, sí", terminó él por ella.
"Bueno, debido a la suerte que tenemos, no tengo nada mejor que hacer. Probablemente habría pasado la tarde en busca de emociones, pero, ya que ya me dio bastante de eso, me gustaría mucho visitar a su estatuas." Hizo una pausa, registrando la inquietud en sus ojos. "No tienes miedo de Rock, ¿verdad? Es un gatito".
¿El nombre del gigante era Rock?
Por supuesto que sí.
"Por supuesto que no", dijo Isabel muy rápido. "Estoy segura de que el Sr. Rock es todo un caballero."
"Excelente. Entonces se decidió. "
"¿Qué se decidió?"
"Iremos a Townsend Park esta tarde, mañana a más tardar. Dudo de no acompañarla a casa, francamente. Me gustaría asegurarme de que, en caso de que se distraiga, tenga a alguien que la salvará de los caballos desbocados".
Ella se sonrojó de nuevo al darse cuenta de que le estaba tomando el pelo.
"Usted exagera, señor. Hubiera estado muy bien".
Su expresión se puso seria.
"No, Lady Isabel, no lo habría estado. Habría sido asesinada."
"Tonterías".
Sus ojos se estrecharon en ella.
"Puedo ver que usted es alguien muy dificil".
"¡Yo no lo soy!" Ella consideró sus palabras. "Por lo menos, no más difícil que la mayoría de las damas".
"Aprecio su honestidad, sin embargo, la mayoría de las damas me han agradecido por salvar su vida por ahora."
"Yo…" Se detuvo, sin saber cómo responder. ¿Le estaba tomando el pelo?
"No, no", dijo, interrumpiendo la tonta secuencia de palabras que ella iba a decir. "No digas nada ahora. Sólo parece como si yo le obligara a expresar su gratitud."
Él sin duda se burlaba de ella.
Él se acercó.
"Es posible que me des las gracias otra vez."
A Isabel no le gustaba la forma en que dijo la promesa, con desánimo y pesadumbre en su voz, lo que hizo que se le volcara el estómago.
Antes de que pudiera responder, él se había dado vuelta para saludar a su amigo y tomar las riendas del caballo gris de gran tamaño. Se volvió nuevamente a ella, dijo:
"Lady Isabel, ¿le puedo presentar a mi amigo y compañero, Durukhan?"
El hombre era inmenso de cerca, casi tan alto como el caballo negro que se encontraba en su hombro. Isabel le ofreció la mano, y ejecutó una reverencia perfecta.
"Sr. Durukhan ", dijo. "Es un placer conocerte."
Se enderezó, su curiosidad era evidente.
"El placer es todo mío." Mirando a los ojos oscuros del hombre, se sintió obligada a explicar. "Lord Nicholas…que fue muy amable conmigo al empujarme fuera del camino de…" agitó una mano en la dirección del carro desaparecido hace mucho tiempo, "algunos caballos".
"¿Lo fue?" Una mirada que no supo como leer pasó entre los dos hombres.
Se fue en un instante cuando St. John cambió de tema.
"Lady Isabel nos ha invitado a visitar a su colección de antigüedades, Rock."
"Ah", dijo Rock, fijándose en Isabel. "¿Estamos llendo ahora?"
El corazón de Isabel comenzó a latir mientras se imaginaba a estos dos hombres llegando de forma inesperada en Minerva House.
"¡No!",
Dijo ella, demasiado fuerte.
Los hombres se miraron el uno al otro, y luego a ella. Isabel dio una risa nerviosa.
"Tengo mucho que hacer aquí en la ciudad. Y mucho para hacer en casa. Y la colección no está lista para verla. Después de todo, yo no esperaba que estuviera aquí. Usted era una señal, ¿recuerda?"
Cállate, Isabel. Suenas como una boba.
Le dio una pequeña sonrisa que le hizo voltear el estómago de una manera no del todo desagradable.
"Y no estaba preparada para una señal."
"Precisamente"
Hizo una pausa. "En cualquier caso, estoy segura de que usted entiende."
St. John asintió con la cabeza.
"En efecto. Usted tiene mucho que hacer. "
"Absolutamente". Ella ignoró el brillo divertido en sus ojos, acariciando su pelo nerviosamente antes de mirar alrededor por su sombrero. Que se había establecido a varios metros de distancia después de volar de su mano durante su colisión. Se dirigió hacia él, así como cualquier podría caminar con tobillo lastimado y lo recupero, volviéndose a los dos hombres que estaban mirándola.
Si no estuviera tan incómoda, habría sido divertido su aspecto anonadado.
En cambio, ella se alejó de los dos hombres imponentes:
"Así que ya ve, Lord Nicholas, yo no puedo comenzar a mostrarle las antigüedades ahora...
pero mañana... mañana suena bien. ¿Por la tarde? ¿Tres de la tarde? "
Inclinó la cabeza en señal de asentimiento.
"Mañana será."
"Mañana por la tarde", repitió.
"Muy bien".
"Excelente. Voy a esperarlos."
Con una sonrisa muy brillante y un guiño demasiado ansioso, Isabel dio la vuelta y se alejó, dejando a la pareja detrás suyo.
Después de un largo rato, Rock se dirigió a Nick, que seguía mirándola.
"No vamos a esperar hasta mañana, ¿verdad?"
Nick sacudió la cabeza. "No."
"Ella está ocultando algo."
Nick dio un solo gesto brusco.
"Y no muy bien." Él la miró, observando la leve cojera en su andar mientras corría por la calle y a un edificio cercano.
"Han pasado años desde que lo he visto."
Nick no desvió su atención de Isabel.
"¿Visto qué? "
"El rostro del Bulan."
Mucho tiempo pasó antes de que Nick se dirigiera a la Rock.
"Cien libras a que la he encontrado."
Rock negó con la cabeza.
"Yono aceptare esa apuesta."

Love By numbers 02- 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Capitulo 2

Capitulo 2

Townsend Park
Dunscroft, Yorkshire
Isabel miro atentamente a la chica páliday agotada que estaba sentada frente a ella en una cama baja y estrecha. Apenas tenía edad suficiente para estar en su primera temporada, y mucho menos de la edad suficiente para haber viajado cuatro días en el tren de correo para llegar a una casa extraña en la oscuridad de la noche.
Tenía los ojos desorbitados por el miedo, la joven de pie, sosteniendo una pequeña bolsa de viaje con ella.
Isabel sonrió.
"Usted es Georgiana".
La niña no se movió. Su expresión no cambió.
"Yo soy Isabel."
Reconocimiento estalló en los ojos azules de Georgiana.
"¿Lady Isabel?"
Isabel se acerco, cálida y acogedora.
“La misma."
"Yo pensé..."
Le otorgo una brillante sonrisa.
"Déjame adivinar. ¿Usted pensaba que iba a ser vieja? ¿Marchita?"
La pequeña muchacha sonrió. Una buena señal.
"Tal vez".
"En ese caso, voy a tomar su sorpresa como un gran cumplido."
La niña dejó su bolsa y se dejó caer en una reverencia. Isabel la detuvo.
"Oh, por favor no. Que me hace sentir vieja y arrugada. Siéntate."
Isabel acerco un taburete de madera a su lado.
"No estamos en una ceremonia aquí. Y si así fuera, yo tendría que hacerle una reverencia a usted. Después de todo, yo soy la hija de un conde, y tú..."
Georgiana negó con la cabeza, la tristeza en su expresión.
"Nunca más."
La niña perdió su casa.
No muchas chicas que llegaron a Townsend Park perdian su procedencia.
"¿Cómo supo de nosotros?"
"Mi… un amigo. El dijo que agarraba a las niñas sin hogar. Dijo que podría ayudar."
Isabel asintió con la cabeza, alentadora.
"Mi hermano. Yo no podía decirle..." Su voz se quebró, lo que hacía imposible entender sus palabras.
Isabel se inclinó hacia adelante, conteniendo a la muchacha, agarrándole la mano en la suya.
"No hace falta que me digas, tampoco. No hasta que estés lista."
Sé que a veces es más fácil no decirlo.
Georgiana levantó la mirada, los ojos muy abiertos y llenos de lágrimas.
"...Mi amigo me dijo que se haría cargo de nosotros."
Isabel asintió con la cabeza.
"Y lo haremos." La niña cayó con alivio. "Creo que han recorrido un largo camino. ¿Puedo sugerir
que trates de dormir? Vamos a tomar el desayuno en la mañana, y me puedes decir lo que quieras."
En cuestión de minutos, Georgiana se había deslizado entre las sábanas frescas y limpias de
la estrecha cama, una cama que Isabel imaginaba era probablemente mucho menos grande
que cualquier otra en la que la hermana del duque de Leighton previamente había dormido. Isabel la miró un largo rato para asegurarse que la niña estaba, en realidad, durmiendo, y se deslizó de la habitación.
Para encontrar una colección de curiosos que se había congregado en el pasillo.
"¿Ella está dormida?" la prima y amiga más cercana de Isabel, Lara, pregunto en un
susurro.
Isabel asintió con la cabeza, esperando a que el pestillo hiciera clic antes de volver su cara a su audiencia.
"¿Por qué no está este pasillo bien iluminado?"
"Porque usted no puede permitirse el lujo de las velas."
Por supuesto.
"¿La hermana de un duque, Isabel?" Susurró Jane, la pregunta era sin duda retórica.
"No debería importar quién sea", Gwen, la cocinera, argumentó. "¡Ella nos necesita! Tomamos a las niñas que nos necesitan."
"Ella no puede quedarse", anunció Kate, mirando hacia los otros pidiendo apoyo.
"¿Quizás deberíamos continuar esta conversación lejos de la pobre muchacha?" Susurró Isabel, señalando todo el grupo por el pasillo.
"¡Ella no se puede quedar!" Susurró de nuevo Kate mientras caminaban.
"Sí, yo creo que usted ha hecho una posición clara sobre el tema", dijo Isabel con sequedad.
"Es un riesgo enorme, Isabel", dijo Jane, cuando estaban de regreso en la parte superior de las escaleras, como si Isabel no hubiera pensado en ello.
Como si su corazón no latiera con miedo.
Por supuesto, era un riesgo. Uno tenía las puertas pero no sólo tiene que abrir y ofrecer consejo a la hermana de un duque, uno de los hombres más poderosos de Inglaterra, sin su conocimiento.
Esto podría terminar con James.
Su hermano sólo tenía diez años, era un nuevo conde, y él luchaba por escapar de la reputación de su padre. Si el duque de Leighton descubría a su hermana aquí, descubriría a todas las mujeres que estaban ocultos aquí bajo la protección del conde de Reddich… James no sobreviviría al escándalo.
Las otras estaban en lo cierto. Se debe echar a la chica. Sería su responsabilidad hacerlo. Protegería a todas.
Ella miró de una mujer a otra, cada una de los cuales habían llegado a Townsend Park en circunstancias similares a la joven que acababa de abandonar. Ella podría haber tirado todo por la borda. Pero no podía.
Se giro a su prima, le dijo:
"¿Lara?"
Hubo un instante, cuando Lara entendía sus palabras.
"Conozco las reglas, Isabel. Yo sé lo que creemos. Pero... un duque. Será objeto de sospechas sobre todos nosotros. Ella... ¿Qué pasa si alguien viene en busca de ella? ¿Qué pasaría si la
encuentran?"
Isabel miró en la dirección a la habitación donde había dejado a la niña durmiendo.
"Me imagino que es más una cuestión de lo que sucederá cuando alguien venga a buscarla. Las hermanas de los duques no se permite a menudo que falten de sus casas." Hizo una pausa, y dijo,
"Ella está embarazada."
Jane dejó escapar un silbido.
"¿Le dijo eso?" Gwen preguntó.
"Ella no tenía que hacerlo."
"Bueno", dijo Lara, "es obvio que no la dejaras, entonces."
Kate no estuvo de acuerdo.
"Ella no es la hija de un comerciante. No una esposa de un camarero. Ni siquiera de un terratenientes. Es un aristócrata, por amor de Dios. ¡Ella podría ser de dos aristócratas! Debemos
enviar a la muchacha a su hogar con su familia de la aristocracia."
"Una familia de la aristocracia no es siempre la solución, Kate. Yo lo sé mejor que nadie." Isabel pensó en los círculos oscuros y profundos por debajo de los ojos cerrados de la chica frágil, las mejillas hundidas que decían mucho de esta mujer pequeña y misteriosa.
Esta chica que estaba perdida y sola.
Fue suficiente para Isabel.
"Nunca le he vuelto la cara a una niña. No voy a empezar ahora. Ella tiene un lugar aquí durante el tiempo que necesite. Vamos a ponernos a trabajar. James está en la necesidad de una nueva institutriz. Estoy seguro de que lo hará muy bien".
Kate soltó un bufido.
"¿La has visto? Apostaría a que nunca ha hecho un día de trabajo en su vida."
Isabel sonrió.
"Ni tu cuando llegaste aquí y ahora eres la mejor maestra de este lado de Londres."
Kate miró hacia otro lado, limpiando una mano en su pantalón.
"La hermana de un duque", susurró.
Isabel miró a las mujeres que rodeaban a Jane, su mayordomo, que atendía una casa con la facilidad de cualquier siervo entrenado durante años, a Gwen, una cocinera que podría haber sido formada en las mejores cocinas de Londres por el orgullo que tuvo en su trabajo; a Kate, que tenía una forma de domar caballos que rivalizaba con la de los jinetes en Ascot. Cada una de ellas había llegado a Townsend Park en circunstancias similares a la de la muchacha dormida, a cada
una de ellas se le había dado alojamiento, comida, y una oportunidad para un futuro.
Y ellos creían que Isabel podría enfrentarse a cualquier reto.
Lo que no sabían es que...
Ella estaba tan asustada. Así como insegura.
Ella respiró hondo, se estabilizo, y cuando habló, hizo todo lo posible para infundir en su tono la confianza orando para que las demás se lo crean.
"Ella necesita a Minerva House. Y Minerva House se levantará ante este desafío."
Espero.

Isabel abrió los ojos y se levanto apresuradamente de su silla.
Su prima Lara se encontraba en el otro lado de la mesa del conde.
"Buenos días".
Isabel miró por las ventanas, donde un brillante cielo azul anunció que había dormido hasta bien entrada la mañana. Miró de nuevo a Lara.
"Me quedé dormida."
"Sí. Ya lo veo. ¿Por qué no intentas una hazaña en la cama?"
Isabel inclinó la cabeza hacia atrás, los músculos de su cuello y los hombros gritando en el movimiento.
"También hay mucho que hacer." Ella colocó una mano en su mejilla, eliminando un pequeño pedazo de papel a partir de donde se había atascado en la noche.
Lara puso una taza de té sobre la mesa y se sentó al otro lado de Isabel.
"¿Qué podrías posiblemente haber tenido que hacer que requiera que renuncies a dormir?" Hizo una pausa, distraída. "Tienes tinta en la cara."
Isabel limpió su mejilla manchada con la palma de la mano, su mirada cayó en el papel que hecho. Ella examinó la lista que había preparado la noche anterior.
La inmensa lista que había preparado la noche anterior.
Su estómago se volcó.
Se apartó como un perro callejero su pelo castaño rojizo de la cara y lo devolvió a su cola de caballo estrecha y práctica. La culpa se apoderó de ella mientras ella consumía con la miríada las cosas que ella había tenido intención de hacer la noche anterior, después de tomar una siesta rápida. Tendría que haber encontrado un plan para garantizar la seguridad de las niñas. Tendría que haber redactado una carta al abogado de su padre para confirmar que no había fondos destinados a la educación de James. Tendría que haber escrito a la oficina de bienes raíces en Dunscroft para comenzar la búsqueda de una nueva casa. Tendría que haber empezado a leer el libro sobre la reparación del techo que estaba a punto de ser un texto de urgencia.
Ella no había hecho nada de eso, sin embargo. En su lugar, se había acostado.
"Necesitas descansar."
"He tenido un montón de eso." Isabel comenzó a organizar los papeles sobre la mesa, tomando nota de una nueva pila de sobres allí. "¿De dónde provienen estos?" Levantó las cartas, revelando una revista de mujer que había venido para las niñas. Leyó el título: ¡En el interior! ¡Lores de Londres, a la tierra! y puso los ojos en blanco antes de volver a los sobres a su lugar.
"Con el correo de esta mañana. Tenemos que hablar."
Isabel levantó un abridor de cartas y miró a Lara.
"¿Sí?"
"Tenemos que hablar de James."
"¿Y ahora qué? "
"Él se ha estado escondiendo de sus lecciones."
"No me sorprende. Voy a hablar con él. ¿Ha conocido a la institutriz nueva? "
"No exactamente".
Las palabras fueron una señal.
"¿Cómo, exactamente, Lara?"
"Bueno, Kate encontró que la miraba en el baño."
Isabel se inclinó hacia delante.
"¿Supongo que no quiere decir que estaba viendo a Kate en su baño?"
Lara se echó a reír.
"¿Puedes imaginar lo que habría pasado? Ella le podría abrir la piel."
"¡Yo podría hacer lo mismo! ¡Él es un conde ahora! ¡Él tiene que comportarse como uno! ¿Viendo a la nueva chica en el baño? ¿Qué diablos? ¿Qué haría él allí?"
"Puede ser un conde, Isabel, pero es un chico. ¿Crees que no es curioso?"
"Se crió en una casa llena de mujeres. No. Yo creo que estaría totalmente desinteresado".
"Bueno, no lo está. De hecho, creo que no hay duda de que James está interesado. Se necesita a alguien con quien discutir esos intereses".
"¡Puede hablarme a mí!"
Lara dio a Isabel una mirada incrédula.
"Isabel".
"¡Si puede!"
"Eres una hermana maravillosa. Pero él no puede hablar de tales intereses contigo."
Se hizo un silencio cuando Isabel consideraba las palabras. Por supuesto que no podía. Él era un niño de diez años de edad, sin nadie que le ayudara a entender su mundo y necesitaba un hombre con quien poder discutir tales cosas...... hombres.
Ella suspiró.
"Tengo que encontrar una manera de que James vaya a la escuela. Tengo la intención de enviar una carta al abogado de mi padre sobre esa misma cosa hoy en día. No es que no haya dinero para arreglarlo." Hizo una pausa. "Por otra parte, tal vez el nuevo guardián de la finca llegara teniendo el conocimiento que sólo los de su género pueden dar."
Ellos habían estado esperando noticias de Oliver, el Señor Densmore, el guardián misterioso y desaparecido en la llamada voluntad de su padre, ya que se había enterado de la muerte del conde. Sólo habían pasado más de una semana, y cada día que pasaba sin noticias, Isabel respira un poco más fácil.
Su fantasma apareció, sin embargo, como si nombrar al Wastrearl lo presediera, me pareció que el Señor Densmore, muy probablemente sea precisamente el tipo de tutor que todos preferiríamos no tener.
"Hay otra cosa."
No siempre era así.
Isabel se estremeció ante la idea.
"¿Acerca de James?"
"No. Acerca de ti." Lara se inclinó hacia delante en su silla. "Yo sé por qué te quedaste dormida aquí en lugar de estar en la cama. Sé que estas preocupada por nuestro futuro. Acerca de las finanzas. Acerca de James. Acerca de Minerva House." Isabel comenzó a sacudir la cabeza. "No me insultes fingiendo ignorancia. Te he acompañado durante toda tu vida. Viví con usted durante seis años. Sé que estás preocupada. "
Isabel abrió la boca para hablar, luego la cerró. Lara era, por supuesto, su mano derecha. Isabel estaba preocupada. Estaba preocupada de que los apuros financieros de la finca mantengan alejado James de la escuela, de aprender a ser un conde, restaurando de una cierta apariencia de honor al condado. Estaba aterrorizada de que su nuevo tutor nunca mostrara su rostro y sus finanzas.
Casi tan aterrorizada como estaba que iba a llegar cerca de Minerva House… expulsando a las mujeres que ella había trabajado tan duro para mantener a salvo.
Las mujeres que la necesitan.
El techo tenía goteras, en la semana habían perdido siete ovejas a través de la valla en el borde occidental del Parque, e Isabel no tenia un céntimo a su nombre. Iba a tener que echar a algunas de las chicas de inmediato si ella no podía encontrar una solución.
"No creo que el conde haya dejado ningún dinero", dijo Lara en voz baja. Era la primera vez que cualquiera de los otros residentes del Parque había hablado de su situación combinada.
Isabel negó con la cabeza, sintiendo como aumentaba su frustración ante esa frase.
"Todo se ha ido."
Todo lo que no había sido vinculado al futuro conde de Reddich.
A su padre no le importaban ni siquiera lo suficiente como para asegurarse de que sus hijos estaban al cuidado de su heredero, que serían atendidos. Le había llevado una media hora convencer al abogado que había llegado un día después de la noticia de la muerte de su padre que ella podía entender las finanzas de la finca lo suficientemente bien como para que le explicara su situación a ella.
Como si ser pobre fuera una complicada situación.
El Wastrearl había apostado todo lo de su casa en la ciudad, los coches, los muebles, los caballos... a su hija. No quedaba nada. Nada más que lo que ahora era de James por derecho...
¿Y qué podía vender Isabel?
Una punzada de tristeza estalló en su pecho.
Su hermano no había tenido el padre o la madre o la educación que el condado le habría prometido, pero tendría un condado. Y haría lo posible para mantenerlo a flote.
Un conde muerto.
Un niño heredero.
Una finca que se desmorona.
Dos docenas de bocas que alimentar, todas las cuales fueron obligadas a permanecer
bien escondidas.
Nunca se había sentido tan asustada en su vida. Si ella no hubiera dormido la noche anterior, podría haber ideado un plan para que todos se salven. Ella sólo necesitaba tiempo.
Cerrando los ojos, Isabel tomó una respiración profunda, estabilizándose.
"No es tu preocupación, Lara," dijo con firmeza, negándose a mostrar sus pensamientos, "te seguro que están bien atendidos."
La mirada de Lara se suavizó.
"Por supuesto que es así. Ninguna de nosotras ha dudado de eso ni por un momento."
Por supuesto que no. Nadie dudó nunca de la fuerza de Isabel.
Ni siquiera cuando lo deberían hacer. Ni siquiera cuando estaba sosteniendo todo unido por un hilo. Se levantó y se acercó a la ventana, mirando Townsend Park una vez exuberante y fértil. Ahora los campos estaban cubiertos y sin labrar, y el ganado se había reducido a una miseria.
"¿Están preocupadas las chicas?"
"No. No creo que se les haya cruzado por la mente que todas ellas podrían ser lanzadas a la calle."
El corazón de Isabel se aceleró por las palabras.
"No nos desharemos de ellas. Nunca digas esas cosas otra vez."
Lara la había seguido.
"Por supuesto que no."
Lo serán. Isabel se enteró de las palabras como si hubieran sido pronunciadas en voz alta.
Isabel se volvió rápidamente, con las faldas girando alrededor de sus tobillos mientras levantaba un dedo, moviéndolo en frente de la nariz de Lara.
"Voy a pensar en algo. Vamos a encontrar algo de dinero. Voy a moverlos a todos a otra casa. No es como si ésta produzca cualquier tipo de premio."
"Minerva House dos", dijo Lara.
"Precisamente".
"Un idea de capital."
Isabel resopló por el tono de su prima.
"No es necesario estar de acuerdo simplemente para aplacarme."
"Muy bien", dijo Lara. "¿Tienes algo de dinero guardado en alguna parte? Porque según escuche, las casas que se necesitan para acomodar a dos docenas de mujeres requieren fondos".
"Sí. Bueno. Esa es la parte del plan que no hemos resuelto." Isabel cruzó la habitación hacia la puerta, luego se volvió, caminando hacia su escritorio. Se quedó allí sentada, mirando los papeles esparcidos por la mesa enorme, donde tres generaciones de condes Reddich se habían sentado. Tras un largo silencio, ella dijo: "Sólo hay una manera de asegurarse de que tenemos fondos para mantenernos a flote."
"¿Cuál es?"
Ella tomó una respiración profunda.
"Voy a vender los mármoles." Hubo un estruendo en sus oídos al decir las palabras, como si, si no les hicieron caso, no se hubieran dicho.
"Isabel..." Lara sacudió la cabeza.
Por favor, no luches contra esto, Lara. Yo no tengo la fuerza.
"Es una tontería mantenerlos. Nadie los está disfrutando.”
"Tu disfrutas de ellos."
"Ellos son un lujo que ya no pueden permitirse."
"No. Ellos son el único lujo que has tenido."
Como si ella no lo supiera.
"¿Tienes una solución mejor?"
"Tal vez…", comenzó Lara. "Tal vez deberías tener en cuenta... tal vez deberías pensar en el matrimonio."
"¿Estás sugiriendo que debería haber aceptado una de las miles de ofertas que han pasado por años después de haberme ganado en un juego de azar?"
Los ojos de Lara se agrandaron.
"Oh, yo, ¡no! Ni uno solo de ellos. Nunca uno de ellos. Nadie que sepa de tu padre. Estoy sugiriendo otra persona. Alguien... bueno. Y si es rico, bueno, entonces, mejor que mejor."
Isabel levantó la revista que había visto antes.
"¿Estás sugiriendo que probar mi mano para conquistar a un Lord, prima?"
El color se quemaba en las mejillas de Lara.
"No se puede negar que sería una jugada inteligente, no es lo peor que te podría pasar."
Isabel negó con la cabeza. El matrimonio no era la respuesta. Ella estaba dispuesta a pasar un trago amargo o dos para salvar a esta casa, y las mujeres en ella, pero ella no quería sacrificar su libertad, su salud mental, o su persona por ellas. No le importaba si se trataba de una solución o no.
Egoísta.
La palabra quemaba, haciendo eco en su cabeza como si hubiera sido pronunciada un segundo antes en vez de años atrás. Isabel sabía que si cerraba los ojos, veía a su madre, la cara contraída por la angustia, arrojándola como si fuera una daga.
Deberías haber dejado que te casara, animal egoísta. Se hubiera quedado si lo hubieras hecho. Y ahora se ha ido.
Ella sacudió la cabeza, negándose a la imagen y aclarándose la garganta, de repente rígida y dolorosa.
"El matrimonio no es la respuesta, Lara. ¿De verdad crees que nadie con los medios para ayudarnos consideraría casarse conmigo a los veinticuatro años de edad, y sin haber sido nunca vista-dentro-de-un-salón-de-baile-de-Londres siendo la hija de Wastrearl?"
"¡Por supuesto que sí!"
"No. No lo harían. No tengo las habilidades, no capacitación, no dote, nada más que una casa llena de mujeres, la mayoría de los cuales están en la clandestinidad, un puñado de ellas ilegalmente. ¿Cómo se supone que le explicaría una cosa así a un posible pretendiente?" Lara abrió la boca para contestar, pero Isabel siguió adelante. "Yo te lo diré. Es imposible. Nadie en su sano juicio se casaría conmigo y asumiría las cargas que llevaría hacerlo. Y, francamente, estoy bastante agradecida por ello. No. Sólo se tiene que intentar un enfoque diferente."
"Se casaría contigo si le dijeras la verdad, Isabel. Si lo explicaras todo."
El silencio cayó entre ellas e Isabel se dejó considerar, fugazmente, lo que sería tener a alguien con quien poder compartir todos sus secretos. Alguien que la ayudara a proteger a las niñas... y ayudara a James. Alguien que le ayudara a aliviar su carga.
Empujó a un lado la idea de inmediato. Compartir la carga de Minerva House requeriría compartir sus secretos. Confiar en alguien para mantenerlos.
"¿Debo recordarte que las horribles experiencias de las criaturas que Minerva House nos ha mostrado? ¿Los maridos torpes? ¿Los hermanos y tíos malvados? ¿Los hombres que toman tanto que no podían encontrar tiempo para poner comida sobre la mesa de sus hijos? Y no nos olvidemos de mi propio padre… dispuesto a vender a sus hijos por los suficientes fondos para otra noche en la ciudad, incapaz de soportar su estado, totalmente dispuesto a dejarlo sin dinero y sin reputación para su hijo… su heredero." Ella sacudió la cabeza con firmeza. "Si he aprendido una cosa en mi vida, Lara, es que la mayor parte de los hombres no son nada buenos. Y los que lo son no están buscando en Dunscroft Yorkshire a solteras como yo."
"No todos pueden ser malos...", señaló Lara.
"Hay que reconocer, Isabel, las chicas que vienen a Minerva House… bien todas encontraron a los peores. Tal vez los hombres como los de allí", indicó la revista, "tal vez son diferentes."
"Aunque lo dudo, yo te daré el beneficio de la duda... pero vamos a por lo menos ser honestas con nosotras mismas. Yo no soy exactamente el tipo de mujer que podría conquistar a un Lord. Por no hablar de un Lord que merece un artículo en esta revista para promocionar sus cualidades excepcionales."
"Tonterías. Eres hermosa e inteligente. Y muy competente. Y la hermana de un conde, mejor aún, un conde que no ha arruinado su nombre todavía", dijo Lara enfáticamente. "Deben haber cientos de Lores en la Tierra de Londres a los que dejarías muy enamorados".
"Sí, bueno, yo también estoy a 200 millas al norte de Londres. Me imagino que estos señores en particular ya han sido desembarcados por una colección de señoritas con suscripciones que no viajan en trenes de correo."
Era el turno de Lara de suspirar.
"Tal vez no estos Lores. Tal vez la revista no es más que una señal. "
"Una señal".
Lara asintió con la cabeza.
"Piensas…" hizo una pausa para comprobar el nombre de la revista "Pearls and Pelisses... es una señal. ¿Por qué incluso recibimos esta basura?"
Lara hizo un gesto con la mano despectivamente.
"A las chicas les gusta. Y sí. Creo que es una señal de que debes considerar el matrimonio. Con un buen hombre. Uno de los buenos."
Isabel se suavizó.
"Lara, el matrimonio sólo nos traería más problemas a nosotras. Y aunque no lo haga,
¿realmente crees que los hombres buenos de los medios se están alineando en Dnscroft esperando que salga a la ciudad?"
Abrió la revista, fijándose en la descripción del señor Nicholas St. John, el rimero de los Lores de Londres, a la tierra.
"Quiero ecir, realmente. Este hombre es el hermano gemelo de uno de los más ricos marqueses
en Gran Bretaña, rico por derecho propio, un jinete xcepcional, un espadachín sin igual, y, al parecer, bastante guapo para enviar las damas de la alta sociedad corriendo por sus sales". Hizo una pausa, irando con picardía a Lara, "Se preguntan cómo la población femenina de Londres siguen siendo consciente de que él y sus gemelo aparezcan juntos en público."
Lara se rió.
"Tal vez tienen la amabilidad de mantener una cierta distancia unos de otros, para la seguridad y la virtud de la sociedad."
"Bueno, eso sería lo correcto y adecuado para este “modelo de masculinidad” al parecer".
"¿Modelo de masculinidad?"
Isabel leyó en voz alta:
"Lord Nicholas es un verdadero modelo de masculinidad… guapo y encantador, con un aire de misterio sobre el que atrae a sus fans y sus pestañas revolotean. ¡Y sus ojos, querido lector! ¡Tan azules! ¿Dime otra vez por qué esta revista es tan sumamente edificante?"
"Bueno, no este artículo en particular, obviamente. ¿Qué más dice? "Lara estiró el cuello para leer por encima de su hombro.
"¡Pero este Lord seria más de una captura, querido lector! ¿Por qué, con sus viajes legendarios a través no sólo del continente sino también profundamente en el Oriente tiene tanto bronceado en su piel y debido a como amplió su mente no es suficiente para Lord Nicholas?, señoras, ¡él va a querer a una compañera con quien se puede conversar! ¡La!..."
"No dice la" dijo Lara mirando la revista con incredulidad.
"¡Lo hace!" dijo Isabel ofendida. "¡La! ¿Acaso no profesan haber encontrado el mejor de los caballeros de Londres, para su consideración?"
"Bueno, supongo que si es un hombre tan increíble, la es tan apropiada como cualquier otra exclamación."
"Mmm." Isabel estaba leyendo en silencio ahora.
"¿Isabel?" Lara se inclinó para ver lo que había captado la atención de su prima. "¿Qué pasa?"
A la pregunta ardiente, la cabeza de Isabel se despertó rápidamente.
"Lara, tienes razón."
"¿Yo?"
"¡Esta revista es una señal de tontos!"
"¿Lo es?" Lara estaba confusa.
"¡Lo es!" Isabel dejó de leer y tomó un trozo de papel nuevo en el que escribir su carta.
"Pero pensé..."
"Yo también Sin embargo, lo es."
"Pero..." Ella se detuvo, desconcertada, y luego dijo lo primero que le vino a la mente. "Pero... ¿qué hay de las 200 millas de aquí a Londres?"
Isabel pensó en eso. Ella estuvo en silencio por un largo tiempo, mientras consideraba las palabras.
"Bueno, entonces voy a tener que pensar un argumento muy convincente."

2 ene. 2012

Love By numbers 02- 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Capitulo 1


Capitulo 1

¿Y de que servirían estas lecciones, querido lector, sin que exista un lord disponible en la tierra? ¿El Lord de quien has estudiado con tanta diligencia? La respuesta, por supuesto, es que no serviría para nada.
¿No entendemos, pues, por la suerte misma de las damas, que nuestra bella ciudad cuenta con el mejor y más brillante, encantado y encantador, un verdadero tesoro entre los solteros?... rico, dispuesto, y vagando solo por nuestras calles, ¡sólo con ganas de conseguir una esposa!
El descubrimiento de este caballero es una tarea de enormes dificultades, ¡pero nunca da
miedo, querido lector! Hemos asumido el trabajo por usted... recorrimos la ciudad para encontrar al señor más digno y de un valor incalculable, con una atención sin límites.
Consideren, si quieren, el primero en nuestra lista de los señores eminentemente deseables...
Pearls and Pelisses
June 1823
Cuando la rubia de la puerta le hizo un guiño, ya era el colmo.
Lord Nicholas St. John se hundió aún más en su asiento, maldiciendo en voz baja. ¿Quién hubiera imaginado que una lista repartida por una revista de mujeres estúpidas era suficiente para transformar la población femenina en Londres en unas tontas?
Al principio, él lo había encontrado divertido... un espectáculo de bienvenida. Después, las invitaciones habían comenzado a llegar.
Y cuando el reloj en su casa de la ciudad de St. James había dado apenas
las dos, Lady Ponsonby se había unido a ellos, afirmando que tenían problemas empresariales que discutir... algo sobre una estatua que había adquirido recientemente en el sur de Italia. Nick sabía mucho mejor lo que quería. Sólo había una razón para que una víbora como Lady Ponsonby
se encuentre diciendo cosas razonables.
Por lo que se había escapado, primero a la Sociedad Real de Antigüedades, donde se había encerrado en la biblioteca, lejos de todo aquel que haya oído hablar de las revistas para mujeres, y mucho menos haya leído una. Por desgracia, el periodista (Nick se estremeció por el
uso liberal de la palabra) había hecho su investigación, y dentro de una misma hora, el mayordomo había anunciado la llegada de cuatro mujeres distintas, de edades comprendidas y en temporada, todas en extrema necesidad de una consulta con respecto a las mármoles... todas ellas insistiendo en que nadie más que Lord Nicholas lo podía hacer.
Nick resopló en su copa por el recuerdo. Mármoles, por supuesto.
Había pagado al mayordomo generosamente por su discreción y huyó una vez más, esta vez con poca dignidad, a través de la entrada trasera de la Sociedad y en un callejón estrecho y sórdido que hizo poco para animar su disposición.
Inclinando el ala de su sombrero para proteger su identidad, por lo que había hecho su camino a su santuario... al Perro y la Paloma, donde se había instalado en un rincón oscuro durante las
últimas horas.
Bien y verdaderamente atrapado.
Normalmente, cuando una camarera voluptuosa ponía los ojos en él, estaba más que dispuesto
a considerar sus encantos. Pero esta mujer en particular era la decimocuarta de su sexo que le dejaba ver abiertamente sus encantos ese día, y ya había tenido bastante. Frunció el ceño, por primera vez a la niña, y pidió su cerveza, con la voz más oscura y irritada que nunca.
"Tengo que salir de esta maldita ciudad."
La risa profunda y retumbante desde el otro lado de la mesa no mejoró su estado de
ánimo.
"No dudes ni por un momento en que yo podría enviarte de vuelta a Turquía", dijo Nick, su voz como un gruñido.
"Espero que no lo hagas. No me gustaría no ir a ese teatro." Su compañero, Durukhan, se volvió y miró por encima del hombro, con sus ojos oscuros pasando perezosamente sobre la joven hermosa. "Lástima. Ni siquiera me considera".
"Chica lista."
"Lo más probable es que simplemente cree que todo lo que lee en sus revistas."
Rock rió cuando Nick profundizó el ceño. "Vamos, Nick, ¿tan horrible puede ser? Así que las mujeres de Londres han informado públicamente que eres elegible..."
Nick recordó la pila de invitaciones que le esperaba a su regreso (cada una de una familia con una hija soltera) y tomó un largo trago de cerveza. Coloco la taza de peltre en la mesa y murmuró. "¡Horrible, por cierto!"
"Debería aprovecharse de eso, yo lo haría si fuera usted. Ahora usted puede tener a cualquier mujer que desee."
Nick dirigió a su amigo una mirada azul.
"Me fue perfectamente bien sin la condenada revista, gracias."
Rock respondió con un gruñido evasivo cuando se volvió para saludar a la camarera más joven.
Como una flecha disparada con un arco, llegó a su mesa con la velocidad y a propósito se inclino a baja altura sobre Nick para mostrar mejor sus curvas voluptuosas, ella habló en
un susurro. "¿Mi señor? ¿Tiene usted... lo que necesita?"
"Lo tenemos, de hecho", dijo Rock.
La hembra de bronce se sentó en el regazo de Nick, acercándose.
"Voy a ser cualquier cosa que quiera, cariño", dijo, en voz baja y sensual, mientras apretaba sus pechos contra su pecho. "Cualquier cosa... que quiera."
Sacó el brazo de su lugar alrededor de su cuello y
sacó una corona de su bolsillo.
"Una oferta tentadora, sin duda," dijo, presionando la moneda en la mano y levantándola a sus pies. "Pero me temo que yo quiero sólo más cerveza. Es mejor que busque en otra parte su compañía de esta noche."
Su rostro se enamoró por una fracción de segundo antes de redirigir la atención Rock, teniendo
en cuenta su amplio pecho, piel morena y los brazos gruesos con una mirada agradecida.
"¿Atento a probar? Algunas chicas no les gusta lo oscuro, pero creo que puedes hacerlo muy bien."
Rock no se movió, pero Nick notó la tensión en los hombros de su amigo por la referencia evidente a su herencia.
"Un poco más en otro lugar", dijo el Turco, de plano alejándose de la camarera. Se dio la vuelta hasta la nariz en su rechazo combinado y salió por la izquierda... a buscar más cerveza, Nick espero. Mientras la veía hacer su camino por la habitación, sintió la gran
atención de las mujeres en la taberna.
"Ellas son depredadores. Todas y cada una de ellas."
"Me parece justo que el Bulan finalmente sepa lo que es ser perseguido."
Nick hizo una mueca por el nombre turco y la larga historia que viene con él. Habían pasado años desde que alguien le había llamado el Bulan, el cazador. El nombre no significaba nada ahora, era un vestigio de sus días en el Oriente, en el fondo del Imperio Otomano, cuando había sido alguien más, alguien sin nombre, con sólo una habilidad que en última instancia, sería su caída.
La ironía no pasó desapercibida para él. Su tiempo en Turquía terminó con dureza cuando una mujer había puesto sus ojos sobre él y cometió el error de dejarse atrapar, literalmente.
Había pasado veintidós días en una prisión turca antes de haber sido rescatado por Rock y escapado a Grecia, donde se había comprometido a poner al Bulan a descansar.
La mayoría de las veces, estaba feliz por haberlo hecho... apaciguado por el mundo de Londres, el negocio de su propiedad, y sus antigüedades. Pero había días en que perdía su vida.
Él prefería ser cazador a cazado.
"Las mujeres son siempre así a tu alrededor", señaló Rock, regresando a Nick a la actualidad. "No son más el grupo de hoy. No es que yo comprenda su interés. Usted es algo así como una fea-ba…"
"Quieres pescar de una paliza, ¿verdad?"
La cara del turco se separo en una amplia sonrisa.
"Pelear conmigo en una taberna no sería el comportamiento adecuado para un modelo de caballerosidad".
Nick le estrecho los ojos a su amigo.
"Voy a correr el riesgo por el placer de sacar esa sonrisa de tu cara."
Rock volvió a reír.
"Todo este interés femenino le ha podrido el cerebro si usted cree que me podrias ganar." Se inclinó hacia delante, apoyando los brazos sobre la mesa, entre ellos, lo que subrayaba su punto. "¿Qué ha pasado con su sentido del humor? Usted habría encontrado esto muy divertido si me hubiera ocurrido a mí. O a tu hermano."
"Sin embargo, me ha pasado a mí." Nick inspeccionó el resto de la habitación y gimió cuando la puerta del bar se abrió y entró un hombre alto, de pelo negro. El recién llegado se detuvo justo en el interior de la habitación, mirando la gente de forma aburrida, sus ojos azules se centraron finalmente en Nick. Una solitaria mirada de diversión en su frente y comenzó a caminar a través de la multitud de personas hacia ellos.
Nick volvió una mirada acusadora a Rock.
"Estás pidiendo ser devuelto a Turquía. Rogando por ello."
Rock miró sobre su hombro al recién llegado y sonrió.
"Hubiera sido más bien hostil por mi parte no invitarlo a unirse a la diversión."
"Lo que es un golpe de buena suerte inmenso. Lo confieso, yo no había pensado que sería capaz de acercarse el Dios de Londres a la Tierra", arrastrando las palabras a media voz y divertido, y Nick miró hacia arriba para encontrar a su hermano gemelo, Gabriel St. John, el marqués de Ralston, parado al lado de ellos. Rock se puso de pie y invito a Gabriel a unirse a ellos. Una vez sentados, Ralston continuó: "A pesar de que debería haberte esperado encontrarte aquí..." Hizo una pausa. "En la clandestinidad. Cobarde."
Las cejas de Nick se juntaron cuando Rock se echó a reír.
"Yo estaba señalando que lo habían estado nombrado uno de los mejores Lores de Londres, Nick ha tomado un inmenso placer en su dolor."
Gabriel se sentó en su silla, sonriendo tontamente.
"De hecho, lo ha hecho. Y, sin embargo su estado de ánimo parece menos que el de un hermano alegre. ¿Por qué?"
"Supongo que estás aquí para deleitarte con mi malestar", dijo Nick, "Pero seguro que tienes mejores cosas que hacer. Todavía tienes una nueva esposa para entretener, ¿no?”
"De hecho, lo hago", dijo Gabriel, su sonrisa se ablando. "Aunque, a decir verdad, casi me empujó hacia la puerta en su afán de encontrarte. Ella está organizando una cena en la noche del jueves y
reservo un asiento para los dos. Ella no quiere a Lord Nicholas vagando tristemente por las calles por la noche, con ganas de conseguir una esposa."
Rock hizo una mueca.
"Es muy posible que hubiera estado haciendo precisamente eso, sin invitación."
Nick ignoró a su amigo.
"¿Callie leyó esa maldita cosa?" Tenía la esperanza de que su hermana-en-ley estaba por encima de esas cosas. Si ella lo había leído, no había escapatoria.
Gabriel se inclinó hacia delante.
"¿Esta semana? Todos lo hemos leído. Has traído la respetabilidad al nombre de St. John, Nick. Finalmente. Bien hecho."
La camarera regresó entonces, poniendo en la mesa una nueva ronda de bebidas; sorpresa brilló en sus ojos, seguida rápidamente por placer, mientras miraba a Nick, entonces Gabriel, luego de vuelta otra vez. Los gemelos St. John eran muy rara vez vistos en público y siempre atraían las miradas, Nick descubrió que no tenía paciencia para su curiosidad. Miró a lo lejos como Gabriel pagó generosamente a la chica, diciendo: "Por supuesto, las mujeres me codician debería estar emocionado por tener una segunda oportunidad de las clases… título o no, al menos, compartir se me bien. Siendo una versión más joven, menor de ellos."
La mirada azul de Nick se redujo hacia su hermano y a su amigo, ahora riéndose a carcajadas como idiotas. Levantando su cerveza, brindó por el dúo.
"Que ambos se vayan al infierno."
Su hermano alzó su propia jarra de cerveza.
"Yo creo que valdría la pena ver que lo apaga. Ya sabes, no es la peor de las cosas con las que se etiqueta a un soltero, Nick. Yo puedo atestiguar el hecho de que el matrimonio no es la prisión que una vez creí que era. Es muy agradable, de hecho."
Nick se recostó en su silla.
"Callie te volvió a suave, Gabriel. ¿No recuerdas el dolor que te causaban las madres e hijas siendo empalagosas, todos con la esperanza de conseguir tu atención? "
"No mucho".
"Eso se debe a que Callie era la única mujer dispuesta a pelear con tu historia de maldad y vicios", señaló Nick. "Mi reputación está empañada y no menos que como era la tuya… soy una captura más valiosa, que el Señor me ayude".
"El matrimonio podría hacerlo bien, ya sabes."
Nick se concentro en su cerveza lo suficiente para que sus compañeros pensaran que no podría responder.
"Creo que todos sabemos que el matrimonio no es para mí".
Gabriel hizo un pequeño gruñido, sin compromiso.
"Puedo que recordarte que lo mismo era cierto para mí. No todas las mujeres son como la perra fría por la que casi terminas muerto, Nick", dijo Gabriel con firmeza.
"Ella era sólo una de una larga lista de ellas", señaló Nick, bebiendo un gran trago. "Gracias, pero he aprendido a mantener a las mujeres solo en lo mejor de los encuentros, breves y sin emociones."
"Yo no alardearía de la brevedad, si fuera tu, St. John", dijo Rock, mostrando una amplia sonrisa a Gabriel antes de continuar. "Su problema no es lo que la mujer elige, sino lo que usted elija. Si no fuera tan fácil ponerse en papel de víctima, puede que tenga más suerte con el sexo débil".
Rock no había dicho nada que Nick no supiera ya. Desde su juventud, había tenido una debilidad por las mujeres que lo necesitaban. Y si bien entiende que es una de sus mayores debilidades… le había traído más problemas que la fortuna con él en su vida, parecía incapaz de resistir el riesgo.
Por lo que mantuvo a las mujeres a cierta distancia. Sus reglas eran claras. No hay amantes. No hay asignaciones regulares. Y, en definitiva, no hay esposa.
"Bueno, de cualquier manera", dijo Gabriel, regresando a la ligereza de la conversación, " voy a disfrutar muchísimo mientras alguien te atrapa."
Nick hizo una pausa, bebiendo un gran trago antes de finalmente echarse hacia atrás y poniendo sus manos sobre la mesa dijo:
"Me temo que voy a tener que decepcionarte. No voy a ser atrapado por nadie."
"¿Ah, sí? ¿Cómo esperas evitar a todas las mujeres de Londres? Son cazadoras de la más alta calidad."
"No se puede cazar a sus presas, si no están cerca tuyo", anunció Nick.
"¿Te estás yendo?" Gabriel no parecía contento. "¿A dónde?"
Nick se encogió de hombros.
"Claramente no me quedare en Londres. El continente. Oriente. Las Américas. ¿Rock? Has estado deseando una aventura por meses. ¿Dónde te gustaría ir?"
Rock considero las opciones.
"No a Oriente. Recuerda la última vez que estuvimos allí no nos tienta. Yo preferiría mantenerme alejado de él."
"Muy bien", admitió Nick. "Las Américas, entonces."
Gabriel negó con la cabeza.
"Tendrías que desaparecer durante un año por lo menos. ¿Has olvidado que tenemos una
hermana que acaba de entrar en sociedad y necesita ayuda? No me puedes dejar para hacer frente a ese evento que seguro termina siendo absolutamente desastroso, ya que temes la atención de un puñado de mujeres."
"Un puñado" Nick protestó: "Ellas son un enjambre." Hizo una pausa, considerando sus opciones. "Realmente no me importa dónde voy... siempre y cuando no haya mujeres allí."
Rock se alarmó.
"¿Ninguna en absoluto?"
Nick se rió por primera vez esa noche.
"Bueno, no, no obviamente. Pero, ¿sería mucho pedir que no haya mujeres que han leído esa revista ridícula? "
Gabriel levantó una ceja.
"Es muy probable que sí."
"St. John".
Los tres caballeros se volvieron al oír el nombre de Nick para encontrar al duque de Leighton junto a la mesa. Alto y ancho, si Leighton no hubiera sido un duque, el hombre habría sido un excelente Vikingo… rubio y con cara de piedra, rara vez sonreía. Pero hoy en día, Nick señaló que el duque parecía aún más estoico de lo habitual.
"¡Leighton! Únase a nosotros."Nick uso un pie para capturar un asiento cercano y arrastrarlo a la mesa. "Sálveme de estos dos."
"Me temo que no puedo quedarme." Las palabras del duque fueron recortadas. "Yo he venido a buscarte."
"Usted y la población femenina de Londres", dijo Gabriel con una sonrisa.
El duque no le hizo caso, doblando su cuerpo de gigante hacia el asiento y poniendo sus guantes sobre la mesa de madera llena de cicatrices.
Y miro a la cara de Nick, casi bloqueando a Rock y a Gabriel de la conversación, dijo: "Me temo que no le va a gustar lo que le pido."
Nick hizo señas a la camarera de nuevo por un vaso de whisky, muy consciente de la angustia en la mirada de su amigo.
"¿Tiene que ver algo con que se casen?", Preguntó Gabriel secamente.
Leighton se mostró sorprendido.
"No."
"Entonces yo creo que Nick dará la bienvenida a su solicitud."
El duque tomó un gran trago de whisky y reunió sus ojos con los de Nick.
"Yo no estoy tan seguro. Mire, yo no estoy aquí por Nick. Estoy aquí por el Bulan."
Hubo un largo silencio mientras las palabras se hundían en torno a la mesa. Rock y Gabriel se pusieron rígidos, pero no hablaron, viendo a Nick con cuidado. Nick se inclinó hacia delante, colocando los antebrazos sobre la madera llena de cicatrices, y cerrando los dedos. Habló en voz baja, sus ojos no dejaron a Leighton.
"Yo no lo hago hace mucho tiempo."
"Lo sé. Y no me preguntes por que yo no te necesito ".
"¿Quién?"
"Mi hermana. Se ha ido."
Nick se sentó en su silla.
"Yo no persigo a los fugitivos, Leighton. Debe llamar a la guardia."
Leighton frustración lo llevó adelante en una oleada de movimientos.
"Por el amor de Cristo, St. John. Tú sabes que yo no puedo hacer eso. Saldrá en todos los periódicos. Necesito a el Bulan."
Nick retrocedió ante la palabra. No le importaba ser el cazador, una vez más.
"Yo no lo hare por más tiempo. Ya lo sabes."
"Te voy a pagar todo lo que pidas".
Ralston se echó a reír, provocando un gruñido del duque.
"¿Qué hay de divertido en eso?"
"Sólo la idea de que mi hermano reciba el pago. No me imagino que has ganó para su causa con la oferta, Leighton".
El duque frunció el ceño.
"Usted sabe, Ralston, que nunca fueron mis preferidos."
"La mayoría de las personas se sienten de esa manera", dijo Ralston. "Yo le aseguro que no estoy sobreexcitado ante la idea. De hecho, confieso un cierto grado de sorpresa que incluso en este
caso, se digne a hablar con nosotros, lo que con nuestro cuestionable shock… ¿no te permites referirte a él?"
"Gabriel, suficiente." Nick detuvo a su hermano de ir demasiado lejos en el pasado.
Leighton por lo menos tenía la gracia de ser avergonzado.
Durante muchos años, los gemelos de St. John, a pesar de la aristocracia en sí mismos, fue como la principal toma de corriente el desprecio del joven Leighton. El escándalo que había caído sobre la casa de Ralston cuando los gemelos eran jóvenes… el abandono de su madre a su marido y la familia había sido una presa ideal para las familias más vírgenes de la alta sociedad, y Leighton, en sus clases en Eton, nunca les dejo de recordar las acciones de la mala reputación de su madre. Hasta que un día, Leighton fue demasiado lejos, y Nick lo habían puesto en una pared.
Golpear a un duque no era algo de lo que el segundo hijo de un marqués podía salirse con la suya en Eton, Nick estaba casi seguro de que habrían sido expulsados si no hubiera sido una responsabilidad doble y Gabriel no hubiera participado del evento. El futuro marqués de Ralston había sido enviado a casa desde el principio, y Leighton y Nick habían llegado a una tregua provisional, sin que nadie se enterara.
La tregua se había convertido en una especie de amistad… que había florecido en los últimos años de Eton, y se marchitó durante los años en que Nick cortó una franja a través del continente. Leighton ya había ascendido al ducado, y su fortuna había, en gran parte, financiado a Nick y a las expediciones de Rock en los oscuros recovecos de Oriente.
Leighton había jugado un papel importante en el rescate del Bulan.
Pero Nick no iba a ser hombre por más tiempo.
"¿Qué sabes?"
“Nick..." Rock habló por primera vez desde que el duque había llegado, pero Nick levantó una mano.
"Mera curiosidad."
"Yo sé que ella se ha ido. Yo sé que ella ha tomado el dinero y un puñado de cosas que ella considera de un valor incalculable. "
"¿Por qué se fue?"
Leighton negó con la cabeza.
"No lo sé."
"Siempre hay una razón."
"Eso puede ser... pero yo no lo sé".
"¿Cuándo?"
"Hace dos semanas".
"¿Y sólo vienen me hablaste ahora?"
"Tenía planeado un viaje a ver a un primo. Pasaron diez días antes de que me diera cuenta que me mintió."
"¿La doncella?"
"Le aterrorizaba confesar que Georgiana fue hacia el norte. Ella no sabía nada más. Mi hermana tuvo mucho cuidado en borrar sus huellas."
Nick se sentó en su silla, sus pensamientos corrían en su mente, la energía fluyendo a través
de él. Alguien le había ayudado a la niña. Aún la ayudaba si no se hubiera dado por vencida y regresado a su hermano. Habían pasado años desde que había seguido la pista a alguien… había olvidado el placer que viene con una nueva búsqueda.
Pero esta ya no era su vida.
Se encontró con la mirada preocupada del duque.
"Ella es mi hermana, Nick. Debes saber que no iba a preguntarte si existiera otra manera."
Las palabras del duque golpearon a Nick. Tenía una hermana, también. Y haría todo lo necesario para mantenerla a salvo.
Maldita sea.
"¿Mi Señor?"
Nick escucho la voz femenina, y levanto la cabeza para encontrar a dos mujeres jóvenes que estaban cerca, mirándolo ansiosamente. Nick habló, cauteloso.
"¿Sí?"
"Nosotras…" una de ellos comenzó a hablar, luego se detuvo, sin saber que decir. La otra le dio un codazo hacia él.
"¿Sí?"
"Somos fans."
Nick parpadeó.
"¿De quien?"
"De usted".
"Mías."
"¡Por supuesto!" Sonrió la segunda chica y se acercó, sosteniendo lo que parecía sospechosamente…
Nick juró por lo bajo.
"¿Estaría usted dispuesto a firmar autógrafos en nuestra revista?"
Nick levantó una mano.
"Yo… niñas, tienen el hermano equivocado." Señaló a Gabriel. "Ese es Lord Nicholas".
Rock resopló cuando las dos cambiaron su atención al marqués de Ralston, una copia asombrosamente guapa de su presa, y rió entre dientes por su entusiasmo.
Gabriel inmediatamente se metió en su papel, dándole una brillante sonrisa a las niñas.
"Yo estaría encantado de autografiar su revista." Tomó el diario y la pluma que le ofrecían y le dijo:
"Sabes, debo confesar, esta es la primera vez que he llamado la atención de las damas, cuando estoy en compañía de mi hermano. Ralston siempre ha sido considerado como el más guapo de nosotros."
"¡No!", Protestaron las chicas.
Nick puso los ojos en blanco.
"En efecto. Pregunte a cualquier persona. Te dirán que es el marqués, que es la mejor muestra. Seguramente has oído hablar de eso." Levantó la mirada hacia ellas con una sonrisa ganadora. "Se puede admitir eso niñas. Mis sentimientos, no sufrirán daño alguno".
Gabriel levantó la revista, mostrando la cubierta, jactándose en el interior: ¡Lores de Londres, a la tierra!
"Sí... no hay duda de que esto va a hacer maravillas por mi reputación. ¡Estoy tan feliz de ver que se está haciendo en torno a que estoy en la búsqueda de una esposa!"
Las chicas casi se desmayaban de placer.
Rendido, Nick miró a Leighton:
"¿Al norte, dijiste?"
"Sí".
"El norte es un lugar enorme. Podría tomar semanas que nos la encontráramos", advirtió Rock.
Nick miró a la pareja de mujeres esperando con entusiasmo a Gabriel, luego de vuelta a los hombres en la mesa.
"Me encuentro dispuesto a hacer el viaje."