12 ene. 2010

¡¡Vamos a extrañar tus traducciones Beleth!!

Bien, hoy cuando he entrado a Internet he encontrado una noticia muy triste para mi y para todos los que seguimos el blog Geki libros... Beleth va a dejar de traducir, yo respeto enormemente su decisión y creo que tiene mucha razón en todo lo que dijo, ya traducir libros en internet no es lo mismo que era antes y es importante que sepan ¡¡¡que nadie nos paga por hacer lo que hacemos!!!
lo hacemos por gusto, para darles una oportunidad de leer un libro que no ha llegado en castellano a su país y que por lo obvio no entienden si no saben ingles xD
También ella dijo algo con respecto a los autores que puede que tenga razón, muchos prefieren bajar libros de Internet y nunca ir y comprarlos en una librería (ya sea una librería online o una cerca de tu casa) sin saber el daño que le hacen a los autores, yo siempre recurro a las librerías online, por que casi nunca llega nada, y la mayoría de los libros los compro en ingles o en español, si lo llegaron a publicar en España, si en Internet nos tomamos el desinteresado trabajo de traducirlos no tienen por que venir los mismos desubicados de siempre que nos apuran o insultan cuando saben que lo hacemos POR GUSTO. También esta el tema económico, muchos de los foros o blogs tenemos que transcribir los libros para traducirlos, y esos libros son caros, todos los que alguna vez traducimos un libro entendemos que esto es posible por el trabajo y el empeño de muchas personas, si ustedes no lo agradecen y lo único que hacen es exigirnos es obvio que muchas personas van a dejar de hacerlo... y es una pena por que ella hacia las mejores traducciones que he leído y pienso que es una pena que la hallamos perdido.
Espero que a partir de ahora tengan mas conciencia de todo el trabajo que se hace en los blogs.
Besossss a todos
y si quieren ver la entrada de Beleth solo vayan aquí

4 ene. 2010

¡¡¡Epílogo de La Boda de Jessica y Lucius!!!

llego el final xD

espero que les guste ya que solo me conecte por eso

____________________________________________________________________

Epilogo
El claro de la montaña estaba en silencio, y nuestros invitados esperaban con impaciencia mientras yo caminaba hacia Lucius, quien levantó su mano izquierda, ofreciéndomela de una manera diferente de lo que había en nuestra boda. Esta vez, su corte en la palma me dio interés, por lo que pude ver claramente la X que había colocado allí.

Acepté su mano izquierda con mi mano derecha, y puso su mano derecha en mi espalda, justo debajo de mi omóplato, su palma se amoldo a mi cuerpo. Entonces me tomó de la mano izquierda y suavemente la apoyó en su brazo derecho, justo donde el bíceps curva para encontrarse con su hombro.

A medida que nos mirábamos, dispuestos a trasladarnos con los evocadores sonidos de la sonata Moonlight de Beethoven, yo no estaba preocupada por el hecho de ser una buena bailarina, que todavía no era. A pesar de las lecciones de ultimo minutos en el estudio de Lucius, no podía realmente bailar “vals o cuadrilla” más de lo que había sido capaz la primera vez que había bailado en el gimnasio de la escuela Woodrow Wilson High bajo las luces que parpadean, mientras que en este momento estaba rodeada de un mar de velas.

No, yo no sabía bailar, pero podía ver esa mirada en el rostro de Lucius. Esa adoración, la expresión de protección que vi en sus ojos me ayudaba.

El pianista comenzó a tocar, Lucius y yo empezamos a bailar la delicada sonata pero potente cascada de misteriosas notas de luz, una expresión musical de lo que sentía desde que vi por primera vez a Lucius después de que estuvimos separados, incluso por unos pocos minutos, como los que tuvimos después de la ceremonia.

Que la prisa incomparable de alegría, de calma y de emoción que se apoderaban de mí cada vez que él entraba en una habitación. Y allí estaban los matices oscuros, demasiado...

Nos movimos juntos en el centro de un círculo formado por todos nuestros huéspedes, y Lucius presiono su mano más firmemente contra el respaldo de mi vestido negro, como el negativo fotográfico de un vestido tradicional de boda, que me había cambiado después de la ceremonia, porque su corte en la palma de su mano había manchando mi vestido blanco de sangre cuando nos besamos.

La pieza se llena de cambios de tiempo y se hace difícil de bailar, nos condujo a través de la parte más pensamiento, agridulce, mis ojos fijos en él para no tropezar con él.

En los hermosos ojos que tiene mi esposo…

Él sonrió, y era algo que yo esperaba que ocurriera en algún momento, perdí el ritmo incoherente y golpeó su pie con el mío. Renuncie con facilidad, saqué mi mano y la deslice alrededor de su cuello, olvidándome de mi intento de hacer algunos pasos básicos, porque de repente sólo quería detenerlo, mientras que la hermosa canción sonaba conmovedora. De repente, la música, escrita hace mucho tiempo y todavía tan evocadora, me recordaba demasiado tiempo, que había estado en mis pensamientos toda la noche.Años, décadas, siglos... la eternidad.

Teníamos la promesa de que… pero sabiendo quiénes éramos, los gobernantes, ambos sabíamos que la promesa era probablemente falsa. Que un día, nos tomaremos unos de otros, al igual que nuestros padres habían sido separados para siempre. O la gente asustada a su vez sobre nosotros de nuevo, o uno de los nuestros nos traicionaría...

Cuando apoyé la mejilla contra su pecho, Lucius renunció a guiarme a bailar el vals, también, y me acarició el pelo mientras se movía, diciendo que no debía preocuparme de eso en mi boda, porque ese día terrible podría ser en una semana, o mil años en el futuro.

-¿Pasa algo malo, esposa mía?- Susurró Lucius, usando la palabra “esposa” Que no parecía poder dejar de decir esta noche. -Estoy sintiendo que no eres feliz...

Levanté mi cara, me di cuenta de que otros invitados se han sumado a nuestro baile, y me obligue a sonreír, porque yo no quería que él se preocupara pensando en cosas terribles que nunca podría ocurrir. Era sólo la canción que me había hecho sentir triste por un minuto...

-Me estaba preguntando cómo Lucius Vladescu trajo un piano hasta un claro del bosque alto en los Cárpatos - Dije, burlándome de él -Estaba tratando de averiguar la logística.

Lucius se rió con sorpresa y me envolvió con sus brazos con más fuerza.

-Me alegro de que conserves tu aspecto matemático, Antanasia. ¡Por eso te amo, también! - Miré alrededor del claro cubierto de hierba, que no era exactamente adecuado para un partido, sino que era especial para mí.

-Bromas aparte, Lucius - Dije, acariciando la parte de atrás de su cuello con el pulgar y el cumplimiento de sus ojos, para que pudiera ver lo mucho que realmente aprecio todo lo que había hecho. -Gracias por hacer esto posible. La comida, la música, todo, aquí.

Lucius se puso serio.

-Si este lugar es donde ves a tu madre en sueños, y sientes que Mihaela está con nosotros ahora, entonces arrastrare cien pianos a esta montaña para hacerla parte de la celebración para ti.

-Yo sé que es raro- Dije -Pero realmente siento su presencia aquí.

En primer lugar, había visto el claro cuando Lucius y yo habíamos ido a caballo un día, e inmediatamente recordé un semi-circular afloramiento de piedra que había visto muchas veces en mi sueño. Por lo general, era invierno en los sueños, y la tierra estaba cubierta de nieve, pero las afiladas rocas habían sido inequívocas. En realidad había arrastrado muy duro con las riendas, el aumento de la silla y la búsqueda de Mihaela, seguro de que ella tenía que estar ahí, esperando por mí, antes de que yo recordara que había estado ausente durante años. Yo estaba buscando a un fantasma. Un Fantoma, como mis nuevos compatriotas dirían.

-Estoy completamente irracional, como solía hacerlo con frecuencia - Bromeó Lucius, cambiando de manos para apretar la cintura. -Creo en el poder de los sueños. Como la mayoría de los vampiros. Lo que sientes aquí, no me parece “raro”, en lo absoluto.

Me estremecí en sus brazos, porque mi sueño parecía extraño para mí. Siniestro a veces, como la sonata…Eché un vistazo a nuestro alrededor, sorprendida de escuchar... nada más que el susurro del viento en los árboles, los vasos que chocan, y la conversación tranquila, en la distancia. Luego me volví a Lucius y lo encontré sonriéndome.

-¿Sabías que la canción terminó?- Le pregunté. -¿Que todo el mundo se fue?

-Si- Admitió Lucius, sosteniéndome -Pero no estaba dispuesto a dejarte ir.

A medida que nos separábamos de mala gana, me estremecí de nuevo, esta vez porque la noche se estaba haciendo tarde y fría... y con anticipación, también. Muy, muy pronto se irían todos y no habría razón para que Lucius y yo dejáramos de celebrar, o dejáramos de besarnos, o dejáramos de tocarnos...

-Debemos despedirnos ahora- Sugirió Lucius, tomándome de la mano y conduciéndome hacia una vaporosa, ondulante carpa blanca, donde todo el mundo estaba reunido, habían candelabros de hierro que no se diferenciaban a los que habían en el comedor de la finca Vladescu. La suspensión de las luces fuertes de la tienda frágil fue otro de los trucos de ingeniería que parecía imposible de logística, que el mago con el que me había casado había colocado, además de haber llevado a todos nuestros huéspedes, y otros siete sorprendentes platos, y el piano, muy arriba de una montaña.

-Ellos se sienten obligados a permanecer hasta que salgamos - Agregó, sonriendo. -Tenemos que salir pronto, así serán libres de irse, también.

Mientras caminábamos de la mano bajo las estrellas, traté de leer esa sonrisa. O bien se había dado cuenta de mi estremecimiento, o él estaba ansioso, demasiado...

A juzgar por el brillo que vi en sus ojos, tenía la sensación de que la respuesta era la segunda.

Entramos en la tienda, Lucius eludió el porqué era demasiado alto para las partes más bajas, y comenzó a decir nuestra despedida y nuestros agradecimientos, encontrando finalmente a mi tío Dorin, a quien apenas había visto durante la noche. Yo sólo me había dado cuenta de él en dos ocasiones: una vez hablando con Mindy, y una vez haciendo un buen esfuerzo en conversación con Claudiu, a quien, por supuesto, sabía de las reuniones de los sabios, pero que no era exactamente un amigo.Por el contrario, la verdad.

-Oh, Antanasia - Dijo Dorin, sus ojos brillaban más de lo habitual -Hermoso acontecimiento, exactamente encantador ¡Estoy muy feliz por los dos!

-Gracias- Le dije a mi tío, abrazándolo. -Gracias por estar aquí y por todo lo que hiciste para que esta noche sucediera.

Dorin un paso atrás y mi gratitud, casi derramando el vino tinto que estaba disfrutando de nuevo, tal vez porque no había servido cappuccino.

-Usted dice eso con demasiada frecuencia. ¡No fue nada! ¡Habían cosas que hacer!

Le di las gracias al tío Dorin. Pero no podía expresar la gratitud que sentía por haberme contado cómo se había orquestado la supervivencia de Lucius en el granero de Jake Zinn, y haber conseguido de alguna manera que el “Cuerpo de Lucius” hubiera vuelto a Rumania. O para romper la promesa que le había hecho a Lucius y volver a los Estados Unidos para decirme que estaba vivo.

Lucius llegó a mi lado para estrechar la mano de Dorin, añadiendo:

-Gracias, Dorin. Antanasia está en lo correcto. Fuiste muy amable en traerla de vuelta a mì.

Dorin estrecho la mano de Lucius, al parecer, como siempre, un poco intimidado por mi marido, incluso en una fiesta. Y mi tío definitivamente se puso pálido cuando Lucius agregó, sin dejar de sonreír:

-Sin embargo, yo no recomendaría sin tener en cuenta los comandos directamente en el futuro, no importa lo noble de sus intenciones -Era una broma, pero una advertencia, también. Lucius estaba contento con el resultado de la insubordinación de Dorin, pero como me decía a menudo, los vampiros son un grupo rebelde y es fácil perder el control si se permite la más mínima desobediencia pasar desapercibida.

-¡Tomo nota!- Dorin estuvo de acuerdo con una sonrisa nerviosa. Se soltaron las manos y, añadió, pareciendo aliviado de verme.

-¡Felicitaciones, ustedes dos!

Lucius se irguió, con el ceño fruncido y exploro entre los invitados.

-Ahora, ¿Dónde está Claudiu?

El rosado que acababa de regresar a las mejillas de Dorin se dreno de nuevo, y no miro a los ojos de Lucius, cuando nos informó:

-¿Claudiu? No... Él no se sentía bien. Yo... Creo que él se fue.

Lucius miró Dorin, con una ceja arqueada.

-¿De veras? ¿Salio de mi boda sin decirme una palabra? - Las mejillas de Dorin eran de marfil, como si temiera que Lucius matara al mensajero.

-Er... Yo creo que sí.

Yo sabía el origen de la enfermedad de “Claudiu” No podía soportar la idea de un Dragomir casado con un Vladescu. Apenas toleraba a Dorin como uno de los ancianos. Estaba segura de que Lucius no había estado ciego a la actitud de Claudiu, y él no deseaba un desaire...

-Si ves a mi tío - Dijo Lucius a Dorin -Por favor hágale saber que definitivamente voy a preguntar por su salud uno de estos días.

-Lucius... - Puse mi mano sobre su brazo, reconociendo por su tono muy serio que no iba a ser una visita amistosa. No parecía enojado... pero todavía era muy claro que él no aceptaba la desaparición de Claudiu en la noche. Claudiu que tendría que rendir cuentas, y estaría obligado a aceptarme como parte de la familia, si se llegara a eso...

-Le diré a Claudiu que lo vas visitar- Prometió Dorin nerviosamente. Se tomó el vino de un trago -¡Si lo veo, sin duda!

Lucius puso su mano sobre mi espalda y nos guió lejos de mi tío, cuando llegamos a unos pasos, me detuve y le susurre:

-Lucius, por favor...

Pero, ¿Qué podría pedir que haga? Incluso me di cuenta de que Claudiu se fue sin palabras, fue un insulto para nosotros, para mí, y si vamos a gobernar juntos, habría que abordar. De lo contrario, Claudiu podría pensar que me podría ofender a mí, y salirse con la suya, que comenzará a erosionar mi autoridad ya tenue. Y eso no sería bueno. De repente recordé algo que había leído cuando me desnatada regalo a mi madre biológica para mí.

"El poder perdido casi nunca se recupera..."

Sin embargo, yo no quería iniciar una pelea.

Lucius entendio la consternación en mi cara y me tomó del brazo, sonriendo y me aseguro, en silencio, por lo que sólo quiero oír:

-Gran parte de la falta es bravuconería, Antanasia. No te preocupes por algo tan insignificante como una confrontación con Claudiu. Lo que ascenderá a nada.

Sin embargo, Lucius había destruido al hermano de Claudiu. La violencia había ocurrido...

Lucius podría decir que yo no estaba convencida de que no había nada de qué preocuparse.

-Si te hace sentir mejor, voy a tomar mi hombre de confianza mejor - Prometió, con risa en los ojos. Luego se enderezó y examino a la multitud de nuevo.

-¿Dónde está Raniero? ¿Se fue también? - Comencé a buscarlo, también, estirando el cuello. -La última vez que lo vi, estaba con Mindy, y no estaban bailando muy lejos de nosotros.

Mire alrededor buscando a Mindy o Raniero, yo había pensado, muy brevemente, que había parecía estar golpeando apagado mientras que había bailado. Mindy se reía, como si hubiera encontrado a Raniero divertido, si físicamente y en condiciones higiénicas decepcionante.

Fruncí el ceño, ¿o había sido decepcionante después de todo?

Con su pelo castaño desordenado amarrado por una cola de caballo, y sus pantalones cortos bordo sustituido por uno de los esmóquines de Lucius, a medida tenía exceso de trabajo personalizados instalados en el cuerpo delgado del surfista, Raniero se ve bastante bien, a mi opinión. Él era alto como un Vladescu, y él tenía un inusual gris en los ojos verdes, tal vez heredado de su lado Lovatu italiano y una sonrisa del tipo de crecimiento. La mayoría de las niñas, especialmente las niñas que no habían visto Raniero en su tapa sucia, probablemente habrían sido muy felices de encontrarse emparejado con él en una boda.

Sin embargo, ¿Mindy y un vampiro...?

Miré a Lucius, que parecía estar pensando lo mismo.

-¿No creo que...?- Le pregunté.

Lucius sacudió la cabeza y suspiró.

-¡Oh, espero que no...! -Yo quería preguntarle por que estaba preocupado por Raniero, a merced de Mindy Stankowicz, que había leído de una década de Cosmo en la preparación para “atrapar” a un chico ¿O había algo que debo saber sobre Raniero Lovatu y su historial con chicas?

Pero antes de que pudiera preguntar, sentí un golpecito en el hombro y me volví para ver a mamá y papá, y me olvidó de Mindy.

************************************************************************************

Mis padres caminaron con nosotros a la ruta de acceso en el bosque que nos llevaría a Lucius y mí de regreso al castillo, donde pasábamos la noche de bodas.

Lucius se había ofrecido llevarme a cualquier parte del mundo, Roma, París o alguno sin nombre, una isla privada en medio de la nada, si es eso lo que quería, pero yo quería ir a casa con él. Yo quería pasar nuestra primera noche juntos en la cama enorme donde espero que pasemos otras tantas noches, y donde algún día empiece a nuestra familia...

-¿Realmente tiene que irse ya? - Le pregunté a mamá y papá. -Podría quedarse con el tío Dorin para unos días más. Podríamos visitar… - Pero ambos sacudieron la cabeza.

-No- Dijo mamá. -Ustedes dos están en su luna de miel, y nuestro avión sale a primera hora de la mañana.

-Está bien- Estuve de acuerdo. Sabía que no se quedarían, pero una parte de mí aferraba a ellos. -Entiendo.

Sin embargo, todos se quedaron en el borde del camino oscuro que Lucius y yo estábamos a punto de tomar. La mayoría de nuestros invitados que siguen un camino más corto, donde les esperaban el transporte para llevarlos el resto del camino por la montaña. Sin embargo, Lucius y yo decidimos caminar solos a la finca, tomando un atajo por el bosque. Que ni siquiera quiere estar cerca de un conductor. Estábamos dispuestos a simplemente estar juntos.

-¿Están seguros de que van a estar bien? - Preguntó papá, mirando a los árboles. -Parece tremendamente desolador allí.

Lucius, que había estado de pie detrás de mí, puso su brazo alrededor mío, doblando el codo lo que su antebrazo blindado mi pecho.

-Voy a ponerla a salvo, Ned - le aseguró a papá. -He paseado por estos caminos desde mi infancia.

Tuve la sensación de que Lucius no sólo estaba hablando de la pista literal que estábamos a punto de tomar. La metáfora de la que mi amoroso esposo estaba hablando abarca todo lo que teníamos por delante.

-Usted sabes que la protegeré con mi vida- Agrego.

Mis padres, que una vez habían temido que Lucius podría hacerme todo lo contrario, no hablaron de inmediato. Finalmente mamá dijo finalmente:

-Lo sabemos Lucius.

Nos abrazamos una vez más, la inversión de la felicitación que les había ofrecido unos a otros tan sólo unos días antes, y de repente era el momento para mí y Lucius de irnos. Pero así como nos dirigimos hacia el camino, con los ojos llenos de lágrimas, tuve que colgar en su mano, Lucius hizo una pausa y se volvió, llamando:

-¿Ned... Dara?-Mis padres se detuvieron, también, y se dieron la vuelta.

-¿Sí, Lucius?- Preguntó mamá, sonando incierta en la oscuridad.

Lucius parecía incierto, también, otro estado raro en él:

-¿Estaría bien si yo... si me dirigiera a ustedes como “madre” y “padre” en el futuro?

Hubo un silencio enorme, y por un segundo. Estaba asustada de que estuvieran a punto de decir que no. Tal vez luchando por una alternativa que no sería tan buena aceptación.

Yo les quería pedirles que no lo rechazaran. Eso destruiría otra parte de él...

Pero cuando mi papá habló por fin, me di cuenta de que sólo había dudado porque la cuestión había traído mi dulce, cerca de padre sentimental a llorar de nuevo. Su voz se ahogó y suave como le aconsejó a Lucius:

-Realmente preferiría “mamá” y “papá” hijo. ¡No hay necesidad de ser tan formal con la familia!

Lucius apretó mi mano, y su voz sonó un poco ahogada, también, cuando él dijo, simplemente:

-Gracias. Eso significa mucho para mí.

Sinceramente, dudaba de que Lucius se refiriera a mis padres como “mamá” o “papá” es difícil imaginar esas palabras saliendo de su boca, pero sabía que estaba feliz de tener esa opción. Era el permiso, y todo lo que implicaba, lo que había sido importante para él.

Luego, sin decir una palabra, nos separamos, mis padres que regresan a la fiesta y a sus vidas, mientras Lucius y yo partíamos por ese camino solitario. No hablamos en absoluto. Era demasiado bonito estar juntos, escuchando a la noche, pensando en lo que iba a suceder, que de alguna manera no me asusta más.

Finalmente, el castillo de Lucius, nuestra casa, entró en la vista, y cuando llegamos a la puerta maciza, uno de los guardias, que probablemente no había estado demasiado lejos de nosotros, se materializó para abrirla, Lucius me tomo en sus brazos, acunándome sobre su pecho.

El gesto fue suficiente para hacer un cliché, nos reímos, pero secretamente esperaba que Lucius me llevara a través del umbral. Me alegré de que no me defraudara.

Entramos en el hall de entrada cavernosos donde una vez me había declarado a un prisionero, y, sintiendo los pesados anillos de oro en mi mano izquierda, yo era muy consciente de que nada había cambiado desde esa noche. Incluso antes de esa noche, desde el pacto había sido firmado, que había sido incapaz de escapar de unos a otros, no importa cuán duro lo hayamos intentado.

Lucius me llevó por los pasillos, y me aferraba a su cuello hasta llegar a la puerta de la habitación, sólo que esta vez no había ningún guardia a la vista. Estábamos muy solos.

Se inclinó ligeramente para alcanzar el manojo, la retorció y abrió la puerta. Luego, suavemente me dejó a mis pies, me atrajo hacia él y dijo en voz baja:

-Bienvenida a casa, Antanasia.

Yo no, no podía decir nada. Todavía no quería hablar. Yo sólo lo quería... a él.

Pude ver en sus ojos que él también me quería a mí, demasiado.

Por último, íbamos a compartir todo. Nuestra sangre de nuevo, y mucho más...

Luego Lucius me abrazó y en el instante que sus labios tocaron los míos, cerró la puerta detrás de nosotros, cerrando el mundo de afuera.

Capitulo 22 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 22

Lucius tomó mis dos manos, y aunque era consciente de todos los que nos rodean como la ceremonia había avanzado, todo el mundo parecía desaparecer, una vez más, como si Lucius era un mago que podía convocar a reuniones y despedir a toda su voluntad. No había espacio en los profundos ojos de negro para ocultar un jardín salvaje entero, y muchos trucos más maravilloso, también, estaba seguro...

-Besame, mi esposa- invitó en voz baja, rompiendo el protocolo al hablar. Pero ninguno de nosotros se preocupaba por el decoro en ese punto. -Besa a tu marido.

Tenía los ojos aún llenos de amor, pero no hubo daño allí, también (uno de mis aspectos favoritos de Lucius) mientras caminaba hacia mí, y me encontré sonriendo, casi riendo, casi vencida por una alegría que había sido mantenida, muy dentro de mí, con experiencia en voz baja, pero que de pronto brotaba, ya no puede ser controlado con el sonido de las burlas de comandos de Lucius.

Besa a tu marido...

Dio un paso más cerca de mí, así que su alto y fuerte del marco se apretaba contra mi cuerpo mucho más pequeño, y pasó el brazo alrededor de mi cintura, me atraía a sí mismo. Me incliné mi cabeza para mirar hacia él, y en el último segundo, justo antes de los ojos cerrados, vi el daño bromas sustituido por una solemne promesa. Mi risa se desvaneció, también, como él movió sus manos hasta la cuna de mi rostro, dándole vuelta al oído directamente en el oído, sus ásperos labios pastoreo mi piel como él decía:

-Te quiero más con cada momento que pasa, Antanasia... y esto es sólo el principio.

Lágrimas en los ojos, me permitió Lucius a su vez mi rostro para que pudiera poner su boca contra la mía, y nos besamos por primera vez como marido y mujer... un beso que resumía todo lo que acababa de atravesar juntos. El nerviosismo, la anticipación, la vista impresionante de uno al otro, y el temor de que el momento en que ambos habíamos conocido éramos uno.

Apretó un poco más fuerte contra mis labios, por lo que abrió un poco... lo suficiente para nosotros el sabor de la sangre que se quedó recurrir a las lenguas, y así pude sentir que sus colmillos comenzaban a formarse, como las minas estaban en mi propia boca.

Y luego, porque no estábamos muy solos, nos retiramos, y Lucius apoyó la frente contra la mía, tanto de nosotros sonriendo de nuevo, y el tipo de beso continuó en nuestros ojos, más en privado, con la promesa de lo por venir, hasta que alguien (que tenía la sensación de que era Mindy) empezó a aplaudir.

Capitulo 21 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 21

Aunque me gustaría probar, era difícil de recordar cada detalle del resto de la ceremonia tan claramente como recordé el segundo, cuando supe que Lucio era realmente mi marido, yo tendría éxito en la captura de algunos momentos que siguieron.

Al instante paso Mindy para darme la copa de plata, me ofreció mi propia sangre para compartirla con Lucio, extraño, casi preocupada, mire en sus ojos, en lugar de las lágrimas sentimentales que yo esperaba, vi la forma en que Lucius cerró los ojos para aceptar la copa, se la llevó a los labios y bebió.

Y me gustaría recordar por último la advertencia a Raniero y me di cuenta que Lucio había se las había ingeniado para conseguir a su mejor amigo limpio y en un smoking, por lo que parecía adecuad, estaba regia cuando Lucio ofreció su copa, la sensación siempre iba a quedar grabado en mi memoria, también, tan profundamente como la V, que fue anotada en el buque antiguo, la carta de un precursor crudo y la elegante inicial que adornaba el marcador que Lucio me había dado.

Por supuesto, también quería recordar (por siempre) cuando Lucius me decía, con su voz profunda:

-Te ofrezco nada menos que mi sangre, Antanasia... nada menos que a mí mismo, - y la pesadez de la plata cuando acepté la copa de él y la lleve a mis labios, la mano temblando un poco con el nerviosismo y la anticipación. Tampoco se me olvida el sabor de la sangre... dulce, fresca, la esencia increíble de Lucius, él mismo, que yo había ansiado durante tanto tiempo. La copa no había tenido suficiente para satisfacer me, no se suponía pero yo sabía que iba a tomar más tarde...

Había imágenes vívidas, también, de Alexandru dando apertura a la genealogía que Lucius me había mostrado meses atrás y deslizándose por la mesa de piedra para poder colocar mi nombre junto a mi esposo. Me había convertido, poco antes de poner la pluma en el papel, y vi a mi madre mirándome con valentía feliz, mi padre llorar abiertamente, con los ojos alegres, con la historia de la ley, y Claudiu negándose a mirar a todos, cabeza volteada como doblada junto a Lucius y a mí, el cuerpo de Mindy estabilizando mientras cuidadosamente inscribió mi firma y escribió nuestra fecha de matrimonio sobre el lugar vacío donde los nombres de nuestros hijos deberían ser escritos con la misma tinta negro...

Todas estas cosas pasaron tan rápido, hasta el momento en que Lucius dejo un anillo brillante de boda en mi dedo, y yo hice lo mismo para él, consciente, maravillada, sin vergüenza, muy egoísta, que esto, incluso más que la marca en la palma de su mano, le diría al mundo que me pertenecía. No todo el mundo entendería una cicatriz sin que fuera vampiro, un anillo de oro, pero era casi universal en su significado.

Nadie más podría tenerlo ahora...

Lucius tendió su mano izquierda a mí, vio mi rostro, riéndose un poco por la forma en que estaba tan obviamente ansiosa de poner esta denuncia pública sobre él, como si leyera mis pensamientos, y sentí la fuerza en mis dedos cuando empujé la banda en la medida en que se deslizaba.

Luego, cuando nuestros anillos estaban en el lugar, Alexandru Vladescu pronunció las palabras que juré que no podía esperar un segundo más para escuchar.

-Lucius, puedes besar a la novia.

Capitulo 20 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 20
En los últimos momentos antes de que me comprometiera a ser para de él, por todo el tiempo, Lucius me permitió ver la oscuridad, el lugar dañado dentro de sí mismo, que había arrastrado a una participación de empuje afilado bajo mi esternón, antes de romperme a llorar en la rabia y la desesperación:

-¡Todo lo que se destruye alrededor mío!

Me miró a los ojos, sacudido, pero negándose a mirar a otro lado, este aspecto de Lucius era aterrador. Yo sabía que nunca volvería a ver esa parte de él otra vez, sin embargo, no era como yo quería tratar de entender este lado de él, antes de unirnos para la eternidad.

Y como he estudiado sus ojos, no vi justo al príncipe vampiro que casi me destruyó, y que había destruido a su tío, y que bien podría tomar la vida en el futuro, sino también al huérfano que creció con golpes, en lugar del amor. Fue como si me viera toda la historia de Lucius desplegada ante mí, tanto la fuente de su fuerza, su capacidad para soportar estoicamente el dolor terrible, para gobernar una nación vampiro de lejanos, y sacrificar incluso su existencia, si es necesario y la razón de que su poder siempre sería peligroso, también, porque estaba arraigado en el sufrimiento no templado con el amor.

-¡Oh, Lucius!... - El olvido la ceremonia, olvidando por completo a nuestros invitados, susurre su nombre. -Lucius...

Él me estaba dando una oportunidad más para huir de él, como había ofrecido en la noche, cuando por primera vez había probado la sangre. La última oportunidad para correr...

Pero ver su alma sólo me hizo querer a Lucius aún más.

Confía en mí lo suficiente como para revelar sus más oscuros secretos de la naturaleza. Confía en que, aunque el amor era nuevo para él, el nuestro era lo suficientemente poderoso como para que nunca me apartase de él. Nos quedamos en silencio durante un largo tiempo, la sangre que fluía entre las palmas de nuestras manos se engrosaba, era la vinculación de nosotros, incluso con más fuerza. Nuestros huéspedes no tienen idea de lo que pasaba entre nosotros, y probablemente se preguntaban si estaba a punto de suspender la boda.

Y luego, sin la menor vacilación, sin dejar de mirar a los ojos de Lucius, enfrentando el dolor profundo, y lo increíble, apenas controlado poder que vi allí, le dije a todo el mundo, y sin embargo sólo a Lucius, ya que el solamente me lo había dicho:

-Sí, Lucius te acepto como mi marido, ahora y siempre, por el tiempo que existas.

Cuando lo dije, Lucius bajó los ojos una vez más, y yo sabía que él nunca más pondría manifestar esa parte de sí mismo otra vez, tan abiertamente. Que no debería verlo de nuevo. Que, como el juego que había presionado contra mí, y que había desaparecido, tendría que aceptar que esta parte de Lucio existió de ahora en adelante fuera del alcance mío... pero siempre capaz de borrar sus heridas.

Cuando abrió los ojos, vi la felicidad completa en ellos, la restauración del vampiro que había llegado primero al amor, en el trascurso de un minuto, lo arrogante, maravilloso, e ingenioso, de él, había tomado el mando de nuevo.

Ojos que celebraron sin la menor la sombra de ese oscuro lugar, que siempre reconoceré, ahora juntos con el amor que siempre vio en su mirada. la oscuridad que albergaba no volvería a ver de manera tan completa, pero su fuente nunca sería totalmente oculto para mí, tampoco. Y como su esposa, pensé que parecía correcto.

Las esquinas de los labios de Lucio se moldearon en una sonrisa, y sonrió, sabiendo que los dos estábamos sintiendo los mismos. Ambos creíamos que aunque la ceremonia no se había terminado todavía, en ese momento en que acepté a Lucius y él me aceptó, nos habíamos convertido en marido y mujer.

Apenas podía esperar para darle un beso, para sellar el nuevo pacto entre nosotros...

Seguimos uno frente al otro, compartiendo la felicidad y una paz nueva y maravillosa.

Toco con esfuerzo dejar de mirarnos, y dejar de sonreír el uno al otro, pero al final dimos a conocer nuestras manos sin marcar y ambos nos volteamos hacia Alexandru, que asintió con la cabeza primero a Raniero, luego a Mindy, señalando que deben llegar a la planta, las tazas llenas de nuestra sangre.

Capitulo 19 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 19

Uno a uno nuestros invitados tomaron sus asientos detrás de nosotros, Alexandru Vladescu, el antiguo vampiro que iba a presidir nuestra ceremonia, se inclinó sobre la mesa y apoyó sus manos, que temblaban con la edad, sobre nuestras frentes, obligando tanto a Lucius y a mí a inclinarse ligeramente, mientras le ofrecía a nuestras familias una bendición.

-Nos reunimos esta noche a unir para la eternidad, el príncipe Lucius Vladescu y la princesa Antanasia Dragomir, y ofrecerles la bendición de nuestros clanes, - dijo, con los dedos sorprendentemente firmes en contra de mi cabeza. -De hoy en adelante, como se prometió en el pacto sellado en sus nacimientos, estarán como uno ante el Estado.

Luego le quitó las manos, y Lucius y yo levantamos la cabeza, y yo sabía que esta era una de las dos únicas veces que yo volvería a ver a Lucius Vladescu inclinarse ante otro vampiro, no importa cuán venerable, sabio o poderoso que los ancianos pueden ser . La próxima vez que Lucius bajaría la cabeza estaría en nuestra coronación como rey y reina. Si ese día nunca llegara...

Movi mis ojos un poco para ver en el perfil de Lucius. Su nariz recta y mentón fuerte y el choque de nuevo corte de pelo negro que le caía sobre la frente, como si no pudiera contener ese lado ingobernable de sí mismo, incluso para nuestra boda.

Lucius, sería el padre de mis hijos. Los príncipes y princesas... siguientes...

-Pero primero, - dijo Alexandru, llamando mi atención de nuevo hacia delante, por lo que me encontré mirando a sus ojos oscuros y familiares. Los ojos Vladescu, que habían visto durante siglos, quizás milenios, los matrimonios y nacimientos... y destrucciones. -Primero tienen que aceptar unos a otros como la novia y el novio, antes que sus testigos.

Era mi turno de apretar la mano de Lucius, puse mis dedos alrededor de forma automática, y se me hizo la respiración entrecortada.

Esta era la parte más importante de la ceremonia, y aunque sabía que Lucius quería casarse conmigo, sentí que un nudo en el estómago, también, con aprensión nerviosa, a la pregunta que iba a pedir no se planteaba como una mera formalidad. En el mundo del que yo venían, los votos eran realmente eternos, las palabras que se hablaban se pretendía darse a ambos compañeros una última oportunidad para reconsiderar antes de que la suerte estuviera echada para siempre.

-Lucius Vladescu, - Alexandru dijo, en voz baja, casi siniestro, -¿aceptas a Antanasia como su esposa, mientras exista?

Lucius y yo nos miramos el uno al otro, y él tomó mis manos, y el momento en que vi su cara, mi temor se esfumó. No sólo era que su expresión seguía abierta, sin vigilancia, para mí, pero volví a ver en sus ojos el profundo amor que siempre estuvo ahí, ahora, a veces un poco escondido detrás de la risa o la frustración o la de otras emociones más complejas que mi príncipe experimenta de forma complicada, pero siempre allí. Y esa noche, el amor es todo lo que veía en Lucius, hablando a todo el mundo y sin embargo sólo a mí, dijo con gravedad, con con reverencia:

-Sí, acepto Antanasia como mi esposa, ahora y siempre, por el tiempo que deberá existir.

A pesar de que yo había conocido en mi corazón que Lucius me aceptara, y que mi temor momentáneo había sido razonable, yo estaba aliviada y se movió en mi hasta las lágrimas, por oírle decir esas palabras en voz alta.

Él me quería, para siempre...

Entonces, mientras Lucius y yo nos quedamos frente a frente, con las manos apretadas y unidos, Alexandru Vladescu habló mi nombre, y me hizo la misma pregunta.

-Antanasia Dragomir... ¿Aceptará a Lucius como su marido, por el tiempo que deberá existir?

Abrí la boca para hablar, ni siquiera esperando que el sonido de la voz del anciano vampiro se desvanecerse en la noche tranquila, segura de que no necesitaba tiempo para considerar mi respuesta. Por supuesto que sabía que mi respuesta era...

Pero justo antes de que las palabras salieran de mi boca, Lucius apretó mis manos en una forma que como tenía entendido era la intención de hacerme callar, y bajó los ojos, dándome la espalda.

Esperé, incierta, sin entender lo que estaba haciendo.

Y cuando levantó los ojos, vi lo último, lo más recóndito del alma de Lucius... una mirada a un lugar dentro de sí mismo que nunca había esperado que se le permita ver. Ni siquiera si realmente vivir para siempre.

Capitulo 18 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 18
Solté una exclamación de asombro ante la creación, porque Lucius había elegido por nosotros para no casarse con gran salón de baile, en algunos, pero en un pequeño y acogedor patio (como una gruta) que estaba rodeado por muros de piedra ahogada por debajo de trepadoras, enredaderas silvestres y zarcillos de torsión flor de luna, que serpenteaban todo el camino hasta el alero alto por encima de nosotros. El brillante pasado, flores blancas de finales de verano se abrían por la noche, y se parecía a las estrellas que caían a la tierra que nos rodea.
La única luz de la luna llena y las velas (más velas por todas partes) se adentraban en los alféizares de las ventanas altas y arqueadas que cubrían las paredes, y agrupadas por docenas en la mesa de piedra donde las tazas de plata esperado, y escondido entre las flores que crecían en abundancia rebeldes en todo el jardín.
Toda la escena era perfecta, como Lucius había prometido.
A pesar de que estaban en el centro de un castillo que mantuvo con un ojo para el orden y la precisión, el patio tenía una belleza caótica, una especie de amor, sí. Al menos, era como el amor que sentía por Lucius, que parecía incontrolable. Una corrección desordenada, un lugar salvaje en el centro de mi corazón, que había insistido en el orden racional, también.
Sí, el jardín me hizo sacar una exclamación.
Pero fue la visión de Lucius, (no el impresionante entorno que se había creado para nosotros) la que me obligó a decir su nombre.
Él me esperaba al final de un camino a través del follaje, antes de la mesa de piedra, y yo nunca lo había visto tan serio... tan grave. Pero este no fue el lado oscuro de Lucius que a veces se apoderó de él.
No... Era como que estaba tan feliz que no podía ni siquiera sonreír. Comprendí que la expresión, porque me estaba sintiendo de la misma manera. Era como una alegría tan profunda que sólo podía expresarse con nuestros ojos, que parecían demasiado profundos para algo tan frívolo como una sonrisa.
Aunque sabía que nuestros invitados estaban esperando, mirando, yo apenas era consciente de ellos sentados en las filas de sillas de madera a ambos lados del camino, y de no caminar hacia Lucius de inmediato. Nos quedamos en silencio, completamente perdidos en el tiempo, el espacio... y entre nosotros. Incluso en la distancia, en la oscuridad, me di cuenta que me había sucedido en el movimiento de él. Que nunca se olvide cómo me miró cuando entré en el jardín de su novia, como yo nunca olvidaré el panorama de Lucius con su altura, de pie con su confianza habitual, sus anchos hombros hacia atrás y las manos entrelazadas en la espalda... una pose que me era familiar.
Pero esa noche, Lucius no inclinaba la cabeza ni paseaba. Se quedó inmóvil, la espalda recta, los ojos fijos en mí, como habíamos compartido esa extraordinaria, la felicidad profunda, tanto de nosotros, sabiendo que este momento sólo vienen una vez.
Podríamos habernos mantenido así durante horas, si papá no había retirado el brazo de la mía y me hubiera besado en la mejilla. Por fin se rompió mi mirada con Lucius a su vez a mi padre, cuyos ojos brillaban con lágrimas de nuevo, cuando me dijo:
-Te quiero, Jess.
Quería decirle a papá que lo amaba, también, pero mi garganta de repente atrapado, y yo tenía que confiar en que él entendía lo que yo no llegaba a decir.
Luego se hizo a un lado, porque la tradición era para mí a caminar los últimos metros a mi marido, solo. Yo ni siquiera llevaba flores. Se suponía que yo enfoque Lucius con las manos vacías, para simbolizar que a partir de esa noche, no habría nada entre nosotros.
Asentí a Mindy, que dieron un paso delante de mí y comenzó a caminar lentamente por el camino, y cuando llegó el final y ocupó su lugar, mirando hacia atrás para mí, los invitados se levantaron y se volvió también. Pero todavía apenas se fijó en ellos, o Mindy espera a la izquierda de la mesa de piedra, o de pie Raniero en la mano derecha de Lucius. Yo estaba de nuevo paralizada por la visión de Lucius, teniendo no sólo en sus ojos, pero la totalidad del hombre, el vampiro, con quien estaba a punto de casarme.
Su pelo negro brillaba a la luz de la luna, que, junto con las velas, iluminado su rostro, también. Los pómulos salientes, la nariz recta y mandíbula fuerte que por primera vez se había fijado de nuevo en una escuela de Pennsylvania de alta, en un día y en un lugar que parecía vidas retirado de ésta. Llevaba un traje oscuro como los ojos, y que se le ajustaba (y era adecuado) tan perfectamente como el jardín a nuestra ceremonia. El traje de él estaba subestimado (sin colas o solapas brillantes de seda) pero su simplicidad sólo parecía poner relieve a la libre seguridad de Lucius, como si tuviera la suficiente confianza en su propio poder no necesitan nada llamativo en su cuerpo. De alguna manera, se las arregló para parecer el príncipe que estaba en nada más que un abrigo oscuro impecable cocina equipada, una camisa blanca y corbata negro, y un pantalón negro, estrecho, como los que él había llevado a nuestro antes de la cena de boda.
Lucius estaba recto, sino en la facilidad, como el guerrero que había sido educado para ser, esperándome, y yo apenas podía creer que era mío.
¿Si hubiera mirado tan alto antes? ¿Así que mando? ¿Tan convincente?
Cuando comencé a caminar hacia él, sin alejar mis ojos de él, vi que llevaba un toque sutil de color. Una paloma chaleco gris, casi como el color de la blusa de mí vestido. Mientras caminaba a su lado, retiró sus manos detrás de la espalda, como no podía esperar un segundo más me toque, y también vi un destello de color blanco en su brazo. Un vistazo de tela blanqueada que asomaban por debajo de la manga, justo por encima de su mano.
-Antanasia... - dijo, cuando yo estaba lo suficientemente cerca para oírlo susurrar. Lo suficientemente cerca para ver el asombro, la maravilla, en sus ojos... emociones tan fuertes aún para Lucius Vladescu que (quizá por primera vez en su vida) se quedo sin palabras. -Yo... yo...
Sonreí, entonces, porque sabía que yo lo había logrado. Lucius, siempre tan elocuente, ni siquiera podía encontrar las palabras para expresar lo que sentía sólo para verme.
Me senté a su lado, y Lucio también sonrió, mostrando, por primera vez esa noche, los dientes de color blanco puro que experimentaría finalmente, de nuevo en contra de mi garganta, más tarde esa noche. Me quedé mirando a la cara hermosa, segura de que nunca había sido más feliz que en el momento en que Lucius me tendió la mano izquierda (la mano marcada) y estrechó mi mano derecha marcada también, apretando nuestras palmas de las manos, tan fuerte como si nos uniéramos en privado en ese lugar público... y para abrir con cuidado las heridas, por lo que podría mezclar nuestra sangre.
La incisión en la mano, tan fresca, me dolía que me molesten, la piel se separó, y Lucius miró mi cara con cuidado, preocupación y una disculpa en sus ojos por herirme, pero yo moví la cabeza, sólo un poco, diciéndole que estaba bien, que debía asegurarse de que la sangre fluía.
A mi señal, apretó los dedos con más firmeza en torno a la mano, torció las palmas de nuestras manos, sólo un poco, y yo no me obligó a demostrar que le dolía que mi corte en contra de su reapertura. Pude sentir la sangre empezando a escapar, y aunque sabía que Lucius estaba sangrado, también, era imposible decir cuya sangre era suya... tal como estaba destinada a ser, desde ese momento.
Yo creía que el instante en que Lucius había hundido primero sus colmillos profundamente en mi garganta siempre sería el mejor momento de mi vida, pero nada podía compararse con la unión con él delante de nuestra familia y amigos, para siempre. Nada se compara a esa mirada cálida, de adoración en sus ojos, que fueron una vez más vigilado, abierto, a mí, mientras nuestra sangre fresca mezclada en el punto donde nos conectamos.
Nos tomó un momento para simplemente ser, juntos (todo quedo como un sello en la memoria) y luego se volvió hacia el mayor de los ancianos, que había salido de las sombras y se unió a nosotros en la mesa de piedra, y que anunció:
-Vamos a empezar...

Capitulo 17 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 17

-Te ves hermosa, - dijo papá, con sus ojos un poco húmedos cuando entro para saludarnos. Pero estaba sonriendo. ¡Las dos!

Vi que vio mi vendaje cuando agarre mi mano, y una sombra cruzó su rostro, oscureciendo su sonrisa. Yo sabia que, habiendo viajado a Rumanía con mamá cuando ella estudio la cultura de los vampiros, debería estar familiarizado con los rituales de matrimonio... probablemente sabia exactamente lo que hice.

Y yo tenia la sensación de que, aun que siempre fue liberal, todavía no le gustaba ver a su propia hija sangrar. Pero él no dijo una palabra.

Como mamá, me dejaba ir.

-Se ve muy elegante, usted, señor Packwood, - Mindy señaló.

Comprobé la apariencia de papá, también, evaluandolo de la cabeza a los pies. Cuando llegué a la punta de los zapatos lustrados, alcé la cara a su oído y note la sorpresa en mi voz cuando le pregunté, "¿Papá?"

No sabia como esperaba ver vestido a mi padre para mi boda, pero el esmoquin que llevaba parecía algo que hubiera elegido Lucius. Se apoyaba perfectamente en sus hombros y los pantalones estaban justo donde debían, en la parte superior de los zapatos relucientes. Llevaba una corbata de lazo, también, y no sólo fue atada cuidadosamente, parecía como si alguien lo hubiera comprobado que con un nivel.

En resumen, mi padre parecía muy elegante en sí mismo.

-Es la boda de mi hija, - papá me recordó, entendiendo claramente mi estado de shock. -¡Por supuesto que estoy usando traje! - Luego sonrió y señaló: -Aunque, admito que es un traje muy bonito, lo compro Lucius, que al parecer tiene algún tipo de problema con la ropa alquilada.

Me puse a reír cuando papá añadió, imitando a Lucius: -He llegado a entender su pasión por el reciclaje, Ned, pero tiene que estar elegante. ¡Sobre todo en mi boda!

"Suena como Lukey," Mindy acordó, sonriendo.

Sonreí. Sí, lo hizo sonar como Lucius...

Entonces papá extendió su brazo hacia mí, con el codo doblado, y me lo ofreció, -¿Nos vamos? ¡Sus invitados (y su novio) la esperan princesa!

Aunque el gesto era también un tipo de broma (una extravagante fantasía para ir con su traje) ambos nos pusimos serios. En un santiamén, todos de la risa se detuvo.

Mindy sintió el cambio de humor, también, y sin decir una palabra se puso detrás de mi cuando tome el brazo de papá. Esperé mientras recogía mi vestido para que no se arrastrara por el suelo cuando camináramos hacia el lugar secreto donde la ceremonia se llevará a cabo.

Ya era hora...

-Papá, - dije en voz baja, cuando dimos un paso hacia la puerta, cogidos del brazo. -¿Sabes donde vamos? ¡Este castillo es como un laberinto! - Yo no quería que mi padre a supiera la ubicación sorpresa de Lucius (No, cuando yo había esperado tanto tiempo en suspenso) pero estaba sinceramente preocupado por perderse.

-¡Oh, Lucius pensó en eso, también! - dijo papá con un brillo en sus ojos.

Abrió la puerta, y cuando él me hizo pasar a través, puse la vista en algo que sólo había vislumbrado cuando mi padre se metió en la habitación, tal vez deliberadamente impidiéndome mirar por el pasillo.

"Oh, es hermoso", grite, deteniéndome en la puerta.

O quizá Mindy lo dijo. Tal vez las dos.

Todo el corredor estaba lleno de cientos de velas encendidas en pequeños recipientes de vidrio con plomo. Nos acercábamos paso a paso, siguiendo la única luz del pasillo de otro modo oscuro. Un iluminado camino que debíamos seguir. Un bello gesto de parte de Lucius...

Como siempre ocurre cuando parecía que iba a ver a Lucius, mi estómago se lleno de cosquillas por la anticipación, y aunque yo todavía estaba nerviosa por la ceremonia, apreté el brazo de papá, señalando que debíamos ir, y los nosotros tres comenzamos a seguir esa brillante vía, que se retorcía y se volvía profundamente hacia el corazón de la finca.

Caminamos por lo que pareció un largo tiempo, los tres en silencio, partiendo hacia partes del castillo que no había visto antes. O tal vez Lucius me había mostrado este lugar y no me acordaba. Todo parecía diferente esta noche. Mágico y extraño y callado.

Mi corazón, que se callaría completamente cuando llegara a ser completamente una vampiro, empezó a latir más fuerte con cada paso que daba. Sin embargo, yo estaba sintiendo una extraña calma, también.

Lucius se encontraba al final de este camino...

En el momento que habíamos estado esperando (para el que habíamos nacido) estaba a punto de realizarse...

Nos acercamos a una curva en el corredor que era tan aguda y angosta que por un segundo parecía que se dirigía a un callejón sin salida (una pared en blanco) y cuando la seguimos sentí una brisa tibia en mi cara. Respire el aire fresco, perfumado con flores. Y vi que las velas se terminaban a pocos metros de distancia, en lo que se parecía a un corte curvo en el pasadizo del muro.

Eche un vistazo a la cara de papá y vi que estaba sonriendo de nuevo, como si estuviera seguro que estaría satisfecha con lo que estaba a punto de ver, y unos momentos más tarde (cuando yo no estaba segura si quería saber con anticipación si finalmente estaría satisfecha o me estiraría una y otra vez, era tan maravilloso) llegamos al final de la ruta y Mindy lanzo la cola de mi vestido, lo que permitió que caiga al suelo.

Cuando entramos bajo el arco, apreté la mano contra mi corazón, olvidando que podría manchar el vestido con la sangre de mi mano, y grite en voz baja, -¡Oh, Lucius!

Capitulo 16 de La Boda de Jessica y Lucius

wiiiiiiiiiiiiiiiii
ya faltan corregir solo 7 caps xD
espero que los estén disfrutando
___________________________________________________________________

Capítulo 16

Pero cuando coloque la hoja en mi muñeca, sin embargo, pare mis manos.

El corte me iba a doler, y si el cuchillo era demasiado profundo, podría probocarme un sangrado excesivo. La gente se suicida cortándose las muñecas...

Yo sabía que en realidad no iba a morir esa noche (no puedo ser destruida de esa manera) pero todavía mis dedos temblaban un poco mientras descansaba la hoja contra un lugar donde una vena azul se veía justo debajo de la superficie de la piel.

Una cosa era que Lucius perfore con delicadeza mi carne en un momento de pasión... y otra muy distinta a sentarse solo, como un cirujano inexperto, y sacar mi propia sangre... lo suficiente para llenar un vaso que de repente parecía mucho mayor de lo que acababa de ver unos momentos antes de...

Detrás de mí, Mindy cambio sus pies, lo que causó que la tela simple de la vaina negra crujiera, y yo sabía que tenía que darse prisa. Se estaba haciendo tarde, y yo no quería mantener a nuestros invitados (y, especialmente, Lucius) esperando.

Lucius...

En algún lugar recóndito en el fondo de la finca Vladescu, donde quiera que se estaba preparando, estaba realizando el mismo ritual que yo. Sabía que su mano no temblaba, sin embargo. Puedo imaginar con calma levantando el cuchillo, colocando la hoja en su carne y trazando una línea casi invisible por el brazo. Una línea que el segundo turno carmesí cuando la sangre comenzó a fluir. Volví la muñeca por encima de la taza y le permití reunir unas gotas...

Los dedos más seguro, apreté el cuchillo más en contra de mi piel, y se encogió como la hoja bien afilada, afilada como un bisturí real, se abrió paso. Aplique sólo un poco más de presión, enfocada en el rastro delgado de vena azul, y escuche a Mindy jadeando en la oscuridad, la sangre espesa de repente salió de la herida, cubriendo mi muñeca.

El corte estrecho, no había dolido al principio, pero empezó a picar, entonces, y respiró hondo y traté de ignorar el agudo dolor palpitante.

Sólo hago esto por Lucius... la peor parte esta terminada...

Me rouge a mí misma en contra de más dolor, pase la hoja un centímetro más abajo en mi brazo, y luego con cuidado y rápidamente gire mi muñeca para que la sangre fluyera más rápido, para entonces, goteaba en un ritmo estable en la taza que esperaba.

Yo sabía que probablemente Mindy estaba horrorizada (tal vez incluso un poco mareada) por verme. Si yo hubiera estado en su lugar (si nunca hubiera probado o compartido la sangre) me habría sentido la misma manera. Pero, por supuesto, yo había cambiado, y que el líquido casi negro se derramaba de mi vena, no podía dejar de pensar, a pesar del dolor, lo hermoso que era. Cómo quería compartir esta misma esencia de mí misma con Lucius, esa noche, y muchas, muchas veces en el futuro...

-Jess... - la voz incierta de Mindy interrumpió mis pensamientos, y levante la mirada para encontrar que ella se había acercado y estaba agachada junto a mí, una mirada de preocupación en sus ojos. -Creo que es suficiente, - dijo, mirando mi brazo. -Creo que deberias dejar de...

-Sí, - yo estaba de acuerdo, señalando que la copa ya tenía unos cuantos gramos. -Eso es suficiente.

Cambie y gire mi brazo entonces para dejar la bandeja y luego utilice mi otra mano para levantar la cuchara llana de hiervas (el sauce y el jengibre) que impidió que la sangre coagule demasiado rápido. Removí estos en la taza, luego comenzaron a llegar a una de los pedazos de tela cortados.

-Aquí. - Mindy me sorprendió tomando mi brazo sangrante en mi mano y agarro la tela, también, antes de que pudiera tocarla. -Déjame ayudarte, para que la sangre no caiga en tu vestido.

-Muy bien, - dije, dejando el material sobre la herida.

Después de un minuto, cuando la sangre no se filtro a través de la tela, Mindy cuidadosamente levanto una esquina y vio por debajo.

-Creo que ya se detuvo, - dijo. Encontró mis ojos. -Pero voy a dejar que el paño en tu brazo, por lo que no abras accidentalmente la herida de nuevo, ¿de acuerdo?

Yo asentí.

-Gracias. - No era exactamente la respuesta correcta a la pregunta de Mindy, pero yo quería que ella supiera que aprecie la calma, la forma en que puedo tratar una situación que la mayoría de las damas de honor no hubieran podido manejar. Y yo también estaba agradecida de la mirada de sus ojos, que me decía que no me rechazaba.

Vi como ella ponía el vendaje alrededor de mi brazo herido con el mismo cuidado que había utilizado cuando peino mi cabello, y yo sabía sin ninguna duda que había elegido la persona adecuada para ser mi dama de honor. Que yo había elegido a la chica adecuada para ser mi mejor amiga, tantos años antes.

-Gracias, - repetí, escondiendo la tela, para que pareciera tan limpio como sea posible. Cuando Mindy se puso de pie, levanté el brazo, pensando en la venda, por que me temía que me arruinaste la apariencia, fue realmente extraña la razón. Era un recordatorio visible de que, a pesar del cuidado que Lucius y yo estábamos tomando para hacer nuestra boda perfecta, y buscar uno para el otro, todavía eramos dos individuos defectuosos que trajieron no sólo el amor profundo sino también las viejas heridas a nuestro matrimonio. Dentro de otros lugares con los que siempre habría que tener cuidado. Siempre había que recordar la horrible infancia de Lucius, y comprendería los momentos en que se callara y se guardara para si mismo. Y Lucius siempre tendría que asegurarme de que el lado oscuro de sí mismo nunca se desatara en mí.

Seguí mis dedos a través de la tela, haciendo una mueca de nuevo cuando pase mi mano encima del corte, que todavía picaba un poco. Lucius tendría un vendaje casi idéntico, atado por Raniero, y el mismo dolor...

-¿Debo tomar esto? - Mindy ofreció, alcanzando la bandeja.

-No, espera, - le dije, parándola con una mano en su brazo. -Yo no he terminado todavía.

-¿No? - Mindy levanto las cejas (y la forma en que gritó) me dijo que, mientras ella estaba haciendo un gran trabajo para hacer frente a una boda de vampiros, ella me había visto derramar la sangre suficiente por una noche.

Pero yo no tenía otra opción, y tome el cuchillo de nuevo, sin miedo esta vez, porque sabía que podía manejar la picadura. Luego, utilizando la mano izquierda, marcaque la palma de mi mano derecha con una profunda "x". Una vez más, la sangre se filtró, y cogí el paño limpio pasado, sujetándolo fuertemente en mi puño para detener el flujo.

-Lucius marcará su mano izquierda, - le dije a Mindy, que parecía desconcertada. -Así cuando nuestras manos se junten en la ceremonia de los votos, nuestra sangre se mezclara, palma con palma.

-Oh, wow... - Me di cuenta que Mindy, siempre romántica, se debatía entre pensar que este era el gesto mas bello que jamas había oído... creyendo que también era totalmente equivoco.

-Algunos vampiros llevan la cicatriz de por vida, - añadí. -Como un anillo de bodas que nunca se puede eliminar.

Por eso había tratado de cortar mi palma tan profundamente. Yo quería el recuerdo permanente de la noche en que me casé con Lucius. Una cicatriz de verdad. Yo sabia que Lucius definitivamente haría su corte profundo y amplio. Que, tras haber sufrido heridas de tantas cicatrices de su pasado, ni siquiera se inmutaría agregando otra a su lado, para marcarse a sí mismo como mío.

Mindy no parecía saber qué decir a esto, así que asintió con la cabeza para indicar que era el momento para ella para llevar la bandeja... y dejar de preocuparse por si iba a usar el cuchillo de nuevo.

-Voy a hacer esto ahora, si estás segura de que no te importa...

-Oh, seguro, - dijo, poniendo la tapa en la taza y llevándome la bandeja, dejando el equilibrio con una mano mientras abría la puerta.

En silencio, el criado espero aceptando la carga en sus manos, y Mindy cerró la puerta. Cuando ella regreso a través de la sala, pregunto:

-¿Y ahora qué?

-Esperamos, - le dije, -por quien nos llevará a la boda.

Una vez más, a pesar de los consejos de mamá, las mariposas en mi estómago comenzaron a revolotear como locas. En algún lugar de la finca, nuestros invitados (vampiros y humanos) se reunieron, y Lucius se dirigía a la ceremonia, y...

¿Quien vendría por mi?

¿Otro sirviente? ¿Uno de los dos guardias de Lucius?

No tuve tiempo a pensar, porque antes de que Mindy pudiera incluso decidir si se arriesgaba a arrugar su vestido para sentarse, hubo otro golpe en la puerta de la habitación contigua, y de nuevo se apresuró a responder, demasiado nerviosa e impaciente de dejar que mi dama de honor lo haga.

Y esta vez, cuando abrió la puerta para revelar el pasillo, vi que alguien había estado muy, muy ocupada como yo había estado derramando mi sangre por Lucius. También me saludó, con gran felicidad, a mi acompañante a la ceremonia.

Capitulo 15 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 15
Me puse delante de la mesa, estudiando los objetos de la bandeja, no muy dispuesta a tocarlas. Había una taza pequeña de plata, con tapa, adornada con un patrón profundamente marcado de vides que se habían oscurecido durante generaciones, la mancha era tan negra que obviamente que ni con pulirla con el mayor de los cuidados no podía quitárselo. El patrón era una reminiscencia de la vid igual que el encaje entrelazado a través de mi vestido, lo que más me alegro de haber elegido ese detalle. Parecía que, la forma en que había diseñado el vestido, tenia alguna relación con mi madre, y su madre, y todas las mujeres Dragoromir que habían utilizado esta taza antes que yo, a lo largo de cientos de años.
Y mis antepasados tambien habian utilizado el cuchillo de plata que estaba junto a la taza. Y la cuchara que sostenía la pizca de hierbas acre, y las tiras de paño blanqueado de algodón doblado debajo de la hoja...
Mamá colocó sus manos sobre mis hombros otra vez. Ni siquiera me había dado cuenta de que ella (y Mindy) se habían juntado conmigo al lado de la mesa. Gire un poco para ver su cara.
-¿Mamá?
No estaba segura de lo que quería preguntar, sin embargo. Yo sabía lo que tenía que hacer.
Mamá me dio una risa tranquilizadora, y saque alguna fuerza por lo tranquila que parecía:
-Vas a estar bien, - prometió. Entonces ella me dio media vuelta de modo que nos enfrentamos y me atrajo a sí misma, me apretó con fuerza. -Voy a unirme con los invitados ahora, - dijo, dando un paso atrás, pero teniendo mis manos en las suyas, manteniéndonos conectados.
-¡Mamá! - me opuse, agarrando sus dedos. -¡No te vayas todavia!
Yo quería que me ayudara...
Pero mamá sacudió la cabeza:
-No, Antanasia. Es hora de que me vaya.
Yo conocía a mi madre bastante bien para entender que había escogido este momento para marcharse... y utilizo a propósito mi nuevo nombre. Estaba recordando que yo era una adulta ahora. Mi boda comenzaba, y yo tendría un montón de cosas difíciles para enfrentar en el futuro, sin ella para ayudarme. Ya era tiempo de que los enfrente...
-Se que esto es difícil, pero trata de no tener miedo, - Mamá me dio un ultimo consejo. -¿Quieres saborear cada momento de esta noche? Esto no es sobre conseguir derechos... es sobre ti y Lucius prometiéndose el uno al otro. Eso es todo lo que importa.
Tome un profundo suspiro y despues estuve de acuerdo:
-Lo se.
-Te amo, - dijo, abrazándome una vez más.
-Te amo, también, - dije en voz baja.
Entonces mamá nos dejo a Mindy y a mi sin decir palabra, porque nos dijo todas las cosas importantes la noche anterior.
Cuando la puerta se cerró detrás de ella, Mindy me miro con ojos nerviosos, sabiendo que la Dra. Dara Packwood ya no estaba con nosotras, también.
-Um... ¿que debo hacer, Jess?, - pregunto, mirando a ambos lados para ver la bandeja. -¿No puedo... ayudar?
Sacudí la cabeza.
-No. Quédate en la habitación en caso de que algo vaya mal.
Mi dama de honor se puso un poco pálida, pero asintió:
-Muy bien.
Entonces Mindy, pareciendo entender que necesite algo de espacio (un poco de privacidad) retrocedió unos cuantos pasos, y me senté en la mesa, y sin darme tiempo para vacilar, extendí el brazo izquierdo a través de la bandeja y use mi mano derecha para levantar el cuchillo.

Capitulo 14 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 14
-Wow... - Mindy dijo mi pensamiento en voz alta, prácticamente resbalando cuando abrió la puerta. Hizo una pausa, mirando fijamente, y luego se acercó, caminando lento, como si tuviera temor del vestido. O tal vez era un temor hacia mí.Tal vez, por primera vez, me veía como una princesa... porque me sentía como una. Quede como una. -Wow, - repitió, acercándose a mi lado, así ambas vimos mi reflejo en el espejo.
Mamá se unió a nosotras, también, dando un paso detrás de mí y poniendo sus manos sobre mis hombros. Vi que ella también pensaba que me veía hermosa. Diferente.
-Vas a robarte el aliento de Lucius, - prometió.
Yo no dije nada porque no quería parecer vanidosa.
¿Cómo explicar que yo sabía que no era una chica "bonita"... pero que en ese momento, me sentí como la mujer más bella sobre la faz de la tierra?

La parte superior del vestido me quedaba como un guante, lo que acentuaba las curvas que Lucius me había ayudado a aceptar, antes de barrer plenamente como un tren, blanco como la nieve. Sin embargo, el corpiño no era de un blanco puro, como un vestido tradicional. Estaba recubierto con seda negra tan delicada, que creó un efecto hermoso, suave, como si fuera una neblina gris que giraba alrededor de mí.

Ese detalle solo, podría haber sido suficiente para hacer que mi vestido de novia no sea convencional. Pero yo quería más que sólo un vestido diferente. Yo quería un vestido que hablara de quien yo había sido en el pasado (la muchacha virginal) y también la mujer, la gobernante, en la que yo sabia que me estaba convirtiendo. Y entonces, yo había instruido al sastre sobre como tenia que estar colocada la seda negra, moldeada a mano, con el encaje de flores y hojas, enredadas como una vid salvaje a través de mi cuerpo. Un oscuro, toque dramático que simboliza, para mí, lo que Lucius llama el "lado oscuro de la naturaleza", al que me había unido cuando por primera vez me había hablado de los vampiros, y que estaba destinada a gobernar con él...

En el espejo, me encontré con mis propios ojos (oscuros y dramáticos, también, gracias a Mindy) y yo creía que mi mamá iba a tener razón. Realmente podría robarle el aliento a Lucius, como yo esperaba.

El espejo también reflejo una ventana a través de la habitación, y me di cuenta que la luz se desvanecía en el exterior. Los vampiros estaban juntándose en cualquier lugar secreto que Lucius había escogido para la ceremonia. Y yo estaba casi lista, salvo por una cosa...

De repente, el silencio que había en la habitación fue interrumpido por un golpe en la puerta que daba al pasillo, y olvidando mi vestido por un momento (olvide que Mamá y Mindy estaban allí para hacer cosas como abrir las puertas para la novia) me apresure a contestar la puerta.

Abriendo de golpe la puerta, me encontré a la persona a la que estaba previsto (temido, de alguna manera) que me esperaba. Mi garganta de repente se apretó, asentí con la cabeza para que el entrara, sabiendo que el criado en realidad no necesita ninguna instrucción.

Y como yo había esperado, él anduvo directamente, sin palabras, a una pequeña mesa y dejo la bandeja de plata que llevaba.

Entonces, todavía sin decir una palabra, se retiro a esperar afuera mientras realizaba el primer ritual para mi boda. El que más me asustaba.

En el próximo capitulo: ¡La ceremonia empieza!

Capitulo 13 de La Boda de Jessica y Lucius

me encanto el vestido xD
_________________________________________________________________

Capítulo 13
Le di la espalda hacia el espejo de cuerpo entero cuando entré en mi vestido de novia.

No estaba segura de si quería sorprenderme cuando viera el efecto total de la vestimenta y el maquillaje que Mindy me había puesto, y la delicada tiara que brillaba sobre mis risos oscuros... o si tuviera miedo de verme y darme cuenta de que el vestido... que yo diseñe... no era tan bello como esperaba.

-¿Estás segura que no quieres ayuda? - Mindy llamo por la puerta que comunicaba las dos habitaciones de la suite que Lucius había previsto para mis preparativos de la boda en la finca Vladescu. -¡Yo soy tu dama de honor!

-No, está bien, - le dije. -Ya salgo.

Quería estar sola la primera vez que me viera a mí misma como Lucius me iba a ver...

Tirando de la pesada seda blanca alrededor de mi cuerpo (sobre mi curvas) presione el vestido contra mi estómago con la mano izquierda, manteniendolo en su lugar mientras alcance alrededor para cerrar la cremallera ocultada, por lo que yo podría.

Cuando mi mano se detuvo, incapaz de ir más lejos, empecé a sonreír al recordar cómo Lucius una vez me sorprendió al comprimir un vestido similar por mí, de vuelta en la tienda de un condado de Lancaster.

Esta noche, Mindy o mamá me ayudarían, pero en el futuro, cerrar las últimas pulgadas siempre sería tarea de Lucius. Yo sentía como sus dedos fríos rozaban mi piel a lo largo de mi espina dorsal, de la misma forma en que lo había hecho por primera vez. Sólo que no se trataba de combatir el cosquilleo que experimente, como lo había hecho en aquel entonces...

-¡Jess, nos estamos muriendo aquí! - Mindy llamo, sonando ansiosa e impaciente. -¡Date prisa!

-Me estoy apresurando, - le prometí, sonriendo ante el entusiasmo de Mindy, también.

Pero todavía me tomó un momento alisar la tela, sentir la suavidad de la seda y la rudeza de los encajes (un agudo contraste que me recordó mucho a Lucius) antes de que finalmente mirara mi reflejo en el espejo.

Y la persona que vi reflejada en ella...

Wow...

3 ene. 2010

Capitulo 12 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 12

Lucius se alejo un poco de mí, un paso, pero siguió manteniendo mis manos en las suyas, y teniendo los ojos clavados en los míos, y poco a poco... vi cambiar su expresión de nuevo.

Por primera vez, yo veo en sus complicados ojos, a menudo cautelosos, la necesidad de estar desnudos para mi igual que los míos hacia él, y se que el ultimo muro se estaba derrumbando ante nosotros. Lucius me había dicho, muchas veces, que él me ama. Y vi el amor muchas veces en sus ojos. Pero nunca como esta vez. Se estaba revelando a propósito ante mi (exponiendo su alma en una forma que era difícil para él) y no puedo dejar de ver sus ojos, con ganas de recordar siempre este momento, esa expresión.

-Te he traído aquí esta noche para pedir que te cases conmigo, Antanasia, - dijo Lucius finalmente, justo cuando empiezo a sentir como si estuviera cayéndome en sus ojos, como me temía caer en un abismo escondido cuando vinimos a este lugar.

Pero esas las palabras (las palabras imposibles) todo se detiene.

El tiempo, si, pasa de bloquearse a detenerse.

-Lucius... - murmure su nombre no creyendo que este momento es real. El matrimonio con Lucius (tanto la evitacion de este como el tan desesperado deseo) era prácticamente todo lo que he pensado desde la reunión con él cuando aprendí sobre el pacto. Y sin embargo, sigo sin dar crédito a mis oídos, y yo sigo buscando en la interminable y oscura profundidad de sus ojos, que desean garantías de que no estoy soñando. -¿Lucius...?

Él apretó mi mano con más fuerza, presionándola más contra su pecho.

-Quiero pedirte que (en este lugar donde nos prometieron el uno al otro por un mandato) te cases conmigo no porque nos obliguen a hacerlo , sino porque te amo, - dice. -Te pido que me elijas por tu propia y libre voluntad, porque así es como yo te elijo a ti, Antanasia. No por cumplir un pacto, sino por seguir mi corazón, que se conformará con nada menos que una vida contigo a mi lado.

Quiero gritar: "¡Si!". Quiero gritar y arrojarme a sus brazos. Pero mis pies parecen arraigados en el lugar, y mi lengua esta encerrada en mi boca. No puedo hacer otra cosa que cumplir con sus ojos, segura de que ya ve la respuesta en los míos.

Y luego, de pie ante mí como un igual, lo que parece adecuado para Lucius y para mi (ya que estaba a punto de caer sobre mis rodillas) planteo la pregunta que he querido oír... tal vez desde el primer día en que lo vi.

-Antanasia, ¿quieres casarte conmigo? - Libera una de mis manos para acariciar mi mejilla, empujar mis rizos de mi cara, y su voz se hace más suave, más tierna, cuando pregunto de nuevo, casi en un susurro: -¿Quieres, Antanasia? ¿Quieres ser mi esposa?

La vulnerabilidad que había vito en sus ojos se hizo eco en su voz, y la dulzura (sin vigilancia, por la esperanza sobre mi promesa de estar siempre con él) finalmente me permitio hablar. Porque sé que esto es lo más cercano que Lucius nunca llegará a rogar por nada en toda su existencia, y lo esta haciendo por mí. Para mostrar lo mucho que me quiere a mí también...

-¡Sí, Lucius! - lloro. Al menos, creo gritar. Pero, en verdad, mi voz es suave, casi me atragantó. -¡Si! - repito, desasiendo su agarre y lanzando mis manos alrededor de su cuello. Yo estoy de puntillas para llegar hasta él y susurrar en su oído, porque quiero decirle, una y otra vez. -Sí, sí, sí...

Me aprieta contra si mismo, susurrando en mi oído, también.

"Gracias, Antanasia... Gracias por amarme..."

Nos tenemos uno a otro durante mucho tiempo saboreando la realidad. Nos casamos, no por cumplir un tratado, sino porque no podemos vivir el uno sin el otro...

Luego, Lucius deslizo una mano hasta mi pelo y cambie la postura en sus brazos para ver su cara de nuevo justo antes de que se agachara para cumplir con mis labios, me beso suavemente. Nos besamos así una y otra vez... suavemente. Cuando ambos nos dimos cuenta de que este momento merecía nuestro respeto, al igual que el espacio en el que se llevaba a cabo. Cuando los labios ásperos de Lucius estaban sobre mis labios blandos, con tanto cuidado, casi como si él prometiera: "Así es como siempre me preocupare por ti..."

Y de alguna manera, mientras que todavía nos estábamos besando, Lucius tomo mi mano izquierda en sus manos y deslizo un anillo en mi dedo. Ni siquiera me di cuenta que él había metido su mano en su bolsillo, no tenia idea de cuánto tiempo lo llevaba en su mano.

Sé que la mayoría de las niñas probablemente chillarían y se tirarían hacia atrás, con ganas de ver el diamante, pero yo ni siquiera abrir los ojos. Acabe de deslizar mis brazos alrededor de su cuello, sin importarme como era el anillo. Yo sería feliz con nada... nada más que lo que estamos compartiendo en ese momento...

"Antanasia".

La voz se entrometió en mi sueño. y yo rodé hacia el otro lado de mi cama, no queriendo abandonar a Lucius (y todo lo que estaba reviviendo) detrás. Pero la voz (mi Mamá) interrumpió de nuevo, y sentí la presión sobre mi hombro cuando me sacudió.

-¡Antanasia!

-Mamá - gemí, esperando cinco minutos más de sueño. -Por favor...

Pero mi madre me sacudió más, y a regañadientes abrí mis ojos, oyendo como se reía de mí.

Parpadee unas tres veces, porque la luz del sol se colaba en mi habitación... brillando ante el enorme diamante brillante que siempre adornaba mi mano izquierda ahora. Una reliquia de la familia Vladescu, que había sido retirado y escondido por la madre de Lucius, Reveka, cuando se enfrento a su destrucción. Un tesoro "tangente" de que ella quería que su hijo sólo me lo diera a mí.

Entonces miré a mamá, que parecía feliz de nuevo, y tal vez un poco sorprendida al oírse decir a sí misma la clase de palabras que me impresionaron, también, a pesar de que había estado planeando, esperando (y en ocasiones preocupándome) nada más que de este día por semanas.

-¡Despierta, dormilona! - me insistió con una sonrisa. -¡Tú te casas hoy!

Siguiente Capitulo: ¡El vestido de novia de Jess!

2 ene. 2010

Capitulo 11 de La Boda de Jessica y Lucius

Capitulo 11

Aunque no había revelado nuestro destino, yo sabia desde el principio que Lucius me llevaba para una aventura. Y sin embargo, había una oscuridad absoluta adelante de mí (el alto y estrecho agujero, como una rendija en medio de la montaña, una herida quizás sin fondo) me hizo retroceder un poco.

Sin embargo, Lucius no dudo. Sin una palabra, el paso dentro primero, y porque nuestras manos estaban unidas (y porque quiero seguir) le permití que me guiara en el paso restringido, tan pequeño que Lucius tubo que andar adelante, ligeramente inclinado, el brazo estirado detrás de él para alcanzarme. Nos movemos a pasos de caracol, sintiendo nuestro camino muy largo, porque no hay ninguna esperanza de que nuestros ojos se adapten a un vació total, un subterráneo.

Quiero preguntarle por qué no podríamos haber traído una linterna o una vela, incluso, pero algo me dijo que no debía hablar.

Tengo miedo... miedo de estar en un pequeño subterráneo, en la oscuridad es casi seguro que había criaturas que harían que se me pusiera la piel de gallina si las viera a la luz del día. Y tengo miedos irracionales, también, como si la tierra pudiera caerse lejos, justo por delante de nosotros y nuestro siguiente paso nos envié al vació. Pero también estoy excitada, y sé que Lucius esta familiarizado con el camino.

En ese preciso momento, se inclina más abajo y se da vuelta (no es fácil por la falta de espacio) y coloca su mano libre en mi cabeza, protegiéndola cuando me guía más allá de un cruce en e que sobresale la roca de arriba abajo.

-Cuidado aquí - susurro. -La roca es fuerte.

Sí, es bastante evidente que Lucius ha estado muchas veces aquí...

Cuando mí alrededor se transformo en una curva, con la espalda doblada, también, yo veo en a distancia un brillo débil, y mi anticipación creció... junto con una nueva confusión.

La luz... que parpadeaba como una llama.

¿Esta alguien más ya aquí?

¿Estamos con alguien?

Si Lucius se sorprendio, no lo dijo. Él solamente siguió llevándonos por el pasillo que se curvaba con cuidado y hacia esa luz, y mis ojos por fin comenzaron a ver detalles alrededor de nosotros. El paso era en realidad muy seco y liso, no tan temible como yo lo había pensado en la oscuridad. Las paredes parecían casi cuidadas. Mire hacia abajo y veo que el piso de tierra, parece barrido, también, así que no había nada con que tropezar. Y el aire, aunque hay humedad, tiene olor a especias... tal vez a algún tipo de incienso. Respire profundamente, pensando que el olor vagamente evoca a la colonia insólita que empece a asociar con Lucius cuando llego a Estados Unidos.

Camino cerca de sus talones, atreviéndome a señalar con la punta de mis dedos de mi mano libre a lo largo de la pared a mi largo, preguntándome si Lucius escogió esa colonia porque le recordaba a este espacio.

La luz se puso más fuerte y mi corazón comenzó a palpitar. Estoy a punto de ver lo que es probablemente (no, definitivamente) el lugar más importante de mi vida...

El techo se elevo mucho más y las paredes se ampliaron a medida que nos acercábamos, por lo que incluso Lucius pudo estar de pie completamente derecho, y en el último momento... cuando pasamos debajo de un soporte de madera cruda que separa el paso de la cámara que se encuentra al final, me lleva a su lado y luego se aparta, permitiéndome entrar en primer lugar, y diciéndome con una voz casi con reverencia:

-Este lugar, Antanasia, es donde nuestros padres nos prometieron el uno al otro.

Cuando entre a aquella caverna oculta, alumbrada por una hilera de pequeñas velas colocadas en una simple mesa de madera, casi como un altar... sinceramente era la primera vez que realmente me parecía haber estado aquí antes. El bebé que a veces me imagino siendo ofrecido en una ceremonia de compromiso subterráneo era realmente YO.

Esa niña... Ella siempre parecía como una extraña... Nada más real que una muñeca...

Pero, por supuesto ese bebé era... yo. En carne y hueso. Mis ojos habían sido testigos de todo ello antes. Tal vez me pusieron en la mesa...

Y Lucius...

Me vuelvo lentamente hacia él, y al ver que parecía feliz y adecuadamente solemne (claramente entendiendo lo que se me cruzaba por la mente) dijo:

-Sí, Antanasia... este... este lugar... es donde tu y yo nos conocimos.

El se quedo cerca de la entrada, dándome tiempo para tomar todo adentro mio. Tanto mirar con mis ojos como sentir todas mis emociones que por supuesto pasaban a través de mí como que estoy en un lugar que era, como Lucius prometió, sagrado para los clanes de vampiros.

La cueva no era grande, pero como el paisaje, era limpia y obviamente se mantenía. Junto con la mesa, hay bancos de madera cruda, como el apoyo de la entrada y arreglados en filas, osi como un salón o una iglesia.

-Aquí es donde nuestros antepasados hicieron todas sus decisiones más importantes, - explico Lucius, obviamente, viendo como mi mirada se detenía en los asientos. -Los ancianos y los vampiros de alto nivel se reúnen aquí para debatir. Aún se reúnen, para lo más crucial, reuniones clandestinas.

Yo lo contemplo y veo su mirada viajar por el espacio, como si lo viera de nuevo, también.

-Y ellos buscaron refugio aquí, también, ¿verdad? - pregunto. -¿Cuando los vampiros fueron atacados por la purga? - un escalofrió me recorrió... y no porque la cueva fuera fresca. -Nuestros padres fueron destruidos en la última purga. ¿Habrá otros?

-Sí, - confirmo Lucio, dando un paso en la cámara, entrelazando sus manos en su espalda, la cabeza inclinada, la forma en que lo hace siempre cuando esta pensativo, reflexivo. -Este ha sido siempre un refugio seguro - Levanta los ojos para encontrar los míos, y añadió: -La destrucción espera al vampiro que revela este espacio a un ser humano. Esa es la pena, sin esperanza de clemencia. Sin piedad.

Lucius miro fríamente indicando este hecho, y aunque sé que está preparado para gobernar, tengo un poco de curiosidad (y un poco de nerviosismo) pensando que el vampiro que me besa tan tiernamente, y quien sólo hace un rato protegía mi cabeza con una mano suave, no dudaría en llevar a cabo ese tipo de justicia.

La incertidumbre me agarro. ¿Voy, yo, como una princesa, ha encargarme de dictar una sentencia de este tipo? ¿ Seré responsable de hacerlo AHORA, si un Dragoromir rompe el código secreto?

Miro hacia los ojos duros de Lucius. ¿ Sirvió como juez, al emitir una frase como ésa?

Comienzo a preguntarle... pero cambio de pensamiento. Tal vez no quiero saber... no en ese momento. Así que otra pregunta me empezó a molestar.

-Si esto es un refugio seguro, ¿porque no a nuestros padres...?

Pero Lucius ya estaba sacudiendo la cabeza.

-Los gobernantes no se "ocultan", Antanasia, - me recordó. -Especialmente lideres como fueron nuestros padres. Como seremos. Reyes y reinas no se esconden en cuevas, aunque eso sea para salvar sus vidas.

Trague densamente, con una extraña sensación en la boca del estómago, y no sólo porque dudo de mi coraje en la cara de la destrucción. Lucius también acababa de elevarnos "el rey y la reina". Pero él y yo somos apenas un príncipe y una princesa. A menos, yo soy apenas una princesa. Y elevarse hasta ser la reina... solo ocurriría si... si Lucius y yo... alguna vez nos casáramos y tuviéramos un hijo. Un heredero al trono, cuando se complete la ultima parte del pacto que une a nuestros clanes...

Puedo ver el hermoso y poderoso vampiro que está delante de mí, no estoy segura si esa sensación en el estómago es pura emoción, porque yo quiero un futuro con él, yo si estoy experimentando una punzada de ansiedad, también...

-No estés tan alarmada, Antanasia, - dijo, su boca curvada en una sonrisa mientras se acercaba. Me tomo en sus manos y se inclino para apoyar su frente contra la mía.

-Todo a su debido tiempo, ¿si?, - se preguntaba en voz baja, obviamente, tratando de adivinar lo que estoy pensando. -¡Yo no quería asustarte!

Como estábamos juntos en una cueva, tranquilos, en el círculo de luz de las velas, la preocupación que sentía se desvanecía. Yo aceptaría cualquier futuro (hacer justicia dura, destruir una cara... cualquier cosa) sólo para estar así con Lucius por unos momentos, incluso.

-No tengo miedo, - le prometí.

-¿Estás segura?, - pregunto, juntando nuestras manos y presionándolas contra su pecho, así podía sentir sus latidos del corazón.

Después de unos segundos, me di cuenta de que el corazón de Lucius latía poco a poco más rápido que de costumbre. Solo ligeramente más rápido y más duro que sus familiares latidos lentos, casi imperceptibles, y levante mi rostro hacia el suyo, preguntándome lo que podría hacer que el corazón de Lucius Vladescu acelerara su ritmo.

Vi, entonces, que había algo diferente en sus ojos también. Una chispa que me decía que algo estaba pasando. Algo más que sólo que Lucius me mostrara la cueva donde las generaciones de vampiros rumanos habían llegado a sellar pactos y tratados de forja y, a veces se escondieron de la persecución de los seres humanos.

Por el rabillo del ojo, veo las velas encendidas, también, y tengo mi segunda revelación de la noche.

No sólo he estado realmente aquí antes, Lucius ha preparado este espacio para nosotros esta noche.

Los pasos que descendían la montaña... Eso es casi segura que uno de sus dos guardaespaldas, regresaba después de completar la tarea de preparar la cueva para nuestra llegada...

Y el hecho de que hemos hecho este viaje en la oscuridad, cuando habría sido mucho más fácil en la luz del día...

Estudie lo ojos negros de Lucius, deseando más que nunca que yo pudiera leer sus pensamientos tan bien como él parece capaz de leer los míos, aún sintiendo que su corazón latía en su nuevo ritmo, y pregunte:

-Lucius... ¿Por qué estamos realmente aquí esta noche?

Y su respuesta... no es lo que espero en absoluto.