28 dic. 2009

Capitulo 10 de La Boda de Jessica y Lucius

el cap 10 xD

____________________________________________________________________

Capítulo 10
El camino era escarpado, tallando bruscamente por encima de la ladera, era aun más alto de lo que he estado en los Cárpatos, sin embargo, y me agarro fuertemente de la mano de Lucius, quedándome sin aliento a pesar de que estábamos caminando lentamente. El terreno era pedregoso aquí, y los árboles tenían troncos más chicos. El aire, sí, es más fino, haciendo que la subida sea aún más difícil.
Incluso Lucius, que está en forma y que fue criado en estas montañas, parece respirar un poco más difícil. Es de noche y no estamos hablando, demasiado ocupados en mantener el equilibrio, y en el silencio puedo oírlo inhalar y exhalar con ritmo constante a mi lado.
Y luego el silencio de aquel lugar se rompe por alguien (o algo) muy cerca, pero oculto a la vista. Su pie pasa, moviéndose rápidamente en la dirección de enfrente, resbalándose y deslizándose por la montaña y las rocas se desprenden y caen hacia el valle que esta debajo.
Lo que paso parece grande... o tal vez hay más de uno de ellos...
Aplasto los dedos de Lucius con los míos, tirándonos a ambos a una parada, y pregunte en voz baja, con alarma apenas disimulada:
-¿Lucius? Se esta haciendo tarde... - miro a lo lejos en busca de formas o sombras en la dirección de ese crujido siniestro. -¿Piensas que deberíamos volver mañana?
Sé que no es necesario recordarle que osos y lobos (y las personas que destruyen a los vampiros) en estas montañas. Estoy segura de que entenderá porque me estaba poniendo nerviosa.
El sonido de los pasos se hacia más débil, arrastrado por el viento creciente, pero eso no me tranquiliza... hasta Lucius que estaba medio paso adelante, que nos guiaba en el camino del que había perdido la pista, gira y pregunta suavemente:
-¿Yo dejaría que te pasara algo, Antanasia? ¿ Permitiría incluso verte tropezar?
Esa era una pregunta que sabia que probablemente siempre estará con nosotros, considerando como nuestro compromiso del uno al otro empezó... y casi terminó. Teniendo en cuenta quien ES Lucius.
Aunque en mi corazón sepa que la repuesta siempre será no (que él nunca dejaría que me pasara nada) estoy también bastante segura que nunca olvidaremos, tampoco, que podría haber pasado aquella noche cuando Lucius me tomo como el primer prisionero de nuestra guerra familiar.
En ese momento cuando la estaca (la estaca que fallo) rodó hacia el fuego... eso siempre estará con nosotros.
A veces pienso que las preguntas de Lucius sobre mi confianza hacia él eran más para tranquilizarlo que para saber si creo lo suficiente en su amor para poder tranquilizarme de que no tengo nada que temer cuando estoy con el...
Cuando intento encontrar sus ojos negros en la oscuridad creciente, el viento se precipita hacia el valle de nuevo, se estrelló contra nosotros, y casi pierdo el equilibrio en la gran pendiente, y desde luego que él estaba allí para estabilizarme, apretando mi brazo con su mano libre.
Cuando consigo mi equilibrio, estamos de pie allí durante un segundo cara a cara, y olvido mis miedos, porque quiero tan desesperadamente que me bese, justo en ese momento. Cada vez estamos más cerca, y solos, y puedo oler su piel, sentir sus manos sobre mí, quiero sentir sus labios sobre los míos, también...
Pero Lucius tiene otros proyectos... un destino en mente.
-Vamos, - dice, sonriendo por que él sabe que su pregunta sobre la confianza fue contestada... probablemente por la mirada en mis ojos, que son más claros que los suyos, y sin duda fácil de leer por el brillo de la luna creciente. Estoy segura que el podía ver lo que yo pensaba, y aunque nosotros a menudo cada uno podíamos ver los sentimientos de cada uno, a veces todavía me avergonzaba un poco que mi amor por él estaba tan abiertamente manifiesto, en mis ojos. Esto todavía me parece extraño, estar tan expuesta que, cuando Lucius (entrenado desde su nacimiento para estar cerrado, invulnerable) a veces es difícil de leer, hasta para mí.
Comenzamos a andar otra vez, Lucius redujo su marcha, porque el terreno es cada vez más complicado y el aire se hacia cada vez más delgado para mis pulmones, acostumbrados a la vida cerca del nivel del mar en el sur de Pennsylvania.
Mis ojos miraban hacia abajo, porque no quiero depender completamente de Lucius para protegerme de las caídas, y el suelo se levanto delante de mí, cuando tomamos el camino a través del afloramiento de rocas enormes que he llegado a conocer como Cárpatos.
Estoy tan enfocada en la tierra bajo mis pies que pierdo la pista de todo alrededor de mí, incluyendo el tiempo, y me sorprendo cuando Lucius se detiene de repente y me aprieta la mano, señalando que debería dejar de caminar y levantar la cara para mirar por delante.
Y cuando lo hago, me enfrento a... nada.

Capitulo 9 de La Boda de Jessica y Lucius

acá les dejo otro cap xD

__________________________________________________________________

Capítulo 9

"...Confiar en sus instintos... y cualquier desconfianza te hace tener hasta el más mínimo cuidado... incluso entre sus más cercanos "amigos"."

"...Los Vladescus son de carácter fuerte, pero una princesa Dragomir nunca se encoge..."

"Yo siempre será una parte de ti, Antanasia..."

Cerré el cuaderno negro, encuadernado en cuero y me senté en mi cama, ni siquiera segura de cómo había ido al otro lado de la sala, porque había estado tan absorta en la lectura de un texto pequeño, pero cuidado de mi madre biológica. Parecía como si hubiera tratado de llenar cada pulgada del folleto pequeño (lo suficientemente pequeño para llevarlo en un bolsillo, o tal vez ocultos en mantas de un niño fugitivo) con toda su sabiduría colectiva. Todo lo

que era evidente que había pensado que se necesita saber para ser un gobernante de no uno, sino dos, clanes. Y para ser una esposa.

Acaricié la tapa con mi mano, trazando el cuero de grava, abrumada por lo mucho que debe haberme amado para haberme dejado un legado.

Lucius me había dado el manual para convertirse en un vampiro; Mihaela Dragomir me había delegado la guía para sobrevivir como tal.

Cerré los ojos por un momento, inclinando la cabeza en un gesto de gratitud y de respeto y amor por ella, también.

Gracias, Mihaela, para la protegerme, incluso cuando estaba claro que vio su propia destrucción inminente...

Aunque sólo desnataron el libro, sabiendo que yo iba a leer todo con más cuidado (vienen a vivir con sus palabras los meses y años siguientes) yo había visto cómo sus mensajes se habían hecho más acortados y concisos y su escritura más irregular cuando iba corriendo las páginas, como si hubiera sabido que el tiempo para la grabación de sus pensamientos se estaba agotando, también...

Temblando, de repente al darme cuenta de que la sala se había vuelto más fría, mientras yo estaba leyendo, me deslicé entre mis mantas y escondí el pequeño volumen debajo de la almohada, como si tal vez pudiera absorber su sabiduría en mi sueño. También quise guardar el cuaderno directamente conmigo. Incluso mi mesita de noche parecía demasiado lejos para algo tan valioso... al menos para mí.

La cabeza apoyada en mi suave almohada, cerré los ojos, ya sintiéndome más caliente, no sólo por las mantas, sino porque sentía que tenía un nuevo aliado en este mundo todavía desconocido que me unía. Alguien sabio, que ya había experimentado las cosas que me enfrentaba, y que me podía ayudar.

Comprendí, también, por qué mi madre adoptiva se había sentido tan fuerte cuando ella me lo entrego para comenzar mi nueva vida, con un nuevo consejero, porque las palabras Mihaela eran, sin duda, mi guía principal a partir de ahora. Pero yo sabía que siempre necesitaría a mamá también, y que también recurriría a ella por el tiempo que pudiera.

Aunque el regalo, y por la noche, fueran agridulces, comencé a sonreír, recordando un pasaje específico que había señalado como una pagina rápidamente a lo largo.

"...Espero que vengas a amarlo..."

Yo sabía que Mihaela se refiere, por supuesto, a Lucius... con quien me casaría con el día siguiente. A quien realmente amaba, con tal intensidad que era casi aterradora, y sin embargo maravillosa (increíble) también.

Lucius... ¿Cómo pude alguna vez no quererlo?

Empecé a tratar de imaginar nuestra boda, pero tal vez porque todavía no estaba segura donde se celebraría, me costaba imaginarlo, y como sucede a menudo desde la tarde, cuando Lucius me lo había propuesto, me encontré recordando que, reviviendo todo esto en mi mente. Y aunque yo había estado segura de que no iba a dormir durante un segundo en la noche antes de casarnos, después de poco tiempo me iba a la deriva en mi sueño favorito, que siempre empezaba con Lucius tomando mi mano y llevándome por un camino secreto que sólo un puñado de vampiros (y dos personas muy especiales) ni siquiera sabía que existían.

"Ven conmigo, Antanasia", me invito, con los dedos fuertes y fríos alrededor de mi mano. "Es hora de que te muestre un lugar que no sólo es especial, también es sagrado...”

En la próxima edición: La propuesta...

25 dic. 2009

Capitulo 8 de La Boda de Jessica y Lucius

Bien, como no seria correcto dejarlas con las ganas, estoy subiendo este cap... he intentare subir mas pronto
besos
Perse
___________________________________________________________________

Capítulo 8

Mindy había sentido el estado de ánimo de mi madre, también, y ya estaba arrastrándose fuera de la cama, de acuerdo:

"Claro, Dra. Packwood. Debo ir a mi habitación de todos modos. ¡Mañana es el gran día! "

Cuando Mindy ofreció ese recordatorio, mi corazón latió con anticipación... y miedo otra vez. Me las arreglé para distraerme de los pensamientos de la boda por unos minutos, pero en apenas unas horas llegaría mi vestido, y un criado con las cosas necesitaría para el acto privado que se realizaría primero...

¿Tendría el coraje...?

"Va a ser maravilloso", Mindy me tranquilizó, sin duda viendo como mi sangre se juntaba en mi cara. "Quiero decir, ¡te vas a casar! ¡Con Lucius! "

Sí... yo realmente... esto realmente estaba pasando...

Entonces ella se acercó a darme un abrazo rápido, dijo sus buenas noches, y me dejó sola con mi mamá.

Subí a la cama, también, y me dirigí hacia mi madre, curiosa por la mirada de su cara.. y el objeto que tenía en sus manos.

"¿Qué es eso?", Le pregunté. "¿Qué está pasando?"

Mamá sonrió con su boca... pero que no llegaba a borrar la triste, casi solemne, mirada en sus ojos cuando dijo:

"Tengo un regalo de boda anticipado para ti. Algo que quiero que tengas esta noche ".

Volví a mirar el objeto que llevaba, pensando que el presente era tan extraño como el estado de ánimo de mi madre. A diferencia de la mayoría de los regalos de la boda, éste no estaba envuelto en un papel lindo. Más bien, el paquete que mamá acunaba, con mucho cuidado, estaba cubierto por un paño simple blanco, que empezó a desenrollar, casi como una venda.

"Este es un regalo especial de mi misma... y tu madre biológica," revelo Mamá, con los dedos temblando un poco mientras continuaba desenrollando la tela.

Yo nunca había visto a Dara Packwood, siempre tan fuerte y segura, realmente temblando, y eso me sacudió. Me acerque un poco más a ella.

"¿Mamá...?"

"Le prometí a Mihaela que iba a darte esto en las vísperas de tu boda... si te casaras con Lucius,", dijo. "Guárdalo a salvo, como Mihaela lo hizo, y luego yo, en su nombre. Debido a esto, a su vez, puedes mantenerlo a salvo. "

Ella levantó la vista de desenrollar la tela, y vi esa extraña expresión en sus ojos, y comprendí, de alguna manera, lo que mamá estaba, en ese momento, regalándome. La ceremonia de mañana sería una formalidad para ella. Este acto, a ella... lo que me estaba dando... simbolizaba la realización de su promesa de criarme como su propia hija... pero para Lucius y para la familia a la que yo volvía.

"Mamá..." Sentí que las lágrimas comienzan a formarse en los ojos. Yo no estaba preparada... yo no quería dejarla...

Pero, por supuesto, mamá sabía que yo estaba lista, y que tenía que dejarla, y ella ofreció el presente, presionándolo en mis manos.

"Vas a ser una gobernante maravilloso... y una esposa maravillosa", prometió. "Ustedes son dos personas muy especiales, y que comparten un amor muy poderoso. Yo lo sabía, incluso antes de que ambos lo hicieron."

Lucius y yo... que al parecer nosotros habíamos sido los últimos en enterarnos...

Luego, antes de que realmente pudiera ver lo que me había dado... tal vez por las lágrimas con las que todavía estaba luchando, mamá me abrazó y me susurró:

"Estoy orgullosa de que ti eres mi hija. Mihaela que me eligió para ser tu madre, también. "

"Siempre vas a ser mi mamá," le dije al odio por que parecía que estábamos diciendo adiós.

"Lo sé, Jessica... Antanasia", se corrigió. "Y siempre tendrás una casa en Pensilvania. Pero también sé que desde el momento en que tomes tus votos mañana, tu vida va a estar centrada aquí... y que siempre será así mucho, mucho tiempo después de que tu padre y yo nos hayamos ido... "

Por primera vez, de lo que yo podía recordar, la Dra. Dara Packwood parecía incapaz de enfrentarse a un concepto... la eternidad, refiriéndose a mí... y nos quedamos en silencio, sólo abrazadas.

"Te amo, Jessica", dijo, decidiendo utilizar mi antiguo nombre... tal vez por última vez.

"Te quiero, también, mamá", dije, cuando mis lágrimas realmente comenzaron a fluir, empapando su hombro.

Después mamá se retiro un poco hacia atrás, estabilizó mi hombro con una mano, y utilizo la otra para secar las lágrimas de mis mejillas, como solía hacer cuando era pequeña, y ambos tratamos de sonreír de nuevo.

"Me ayudarás a conseguir que todo este listo mañana, ¿verdad?", le pregunté. No estaba seguro de que yo podía hacer que un acto aterrador de la preparación sin ella a mi lado ...

"Por supuesto", prometió. "¡Por supuesto!"

Sentí alivio, porque casi había tenido miedo de que realmente nos íbamos a separar una de la otra. Y sin embargo, no pude evitar la sensación de que algo había cambiado para siempre entre nosotras.

Quería que mamá se quedara un poco más, pero ella me dejó entonces. Y cuando la puerta se cerró detrás de ella, me atreví a mirar el regalo en mis manos, y pensé que era apropiado que hubiera llegado envuelto en una tela como una venda, porque parecía que mi corazón agrietado y desangrado, solamente pudiera mantener algo tan valioso.

Mis manos en realidad empezaron a temblar, también, y yo no estaba segura de si estaba llamando a Dara o Mihaela (o tal vez a ambas) cuando dije, en voz baja:

"¡Oh, mamá..."

7° capitulo de La Boda de Jessica y Lucius

Perdonen si hay faltas de ortografía pero siento que en cualquier momento me va a estallar la cabeza xD
luego les agrego el siguiente
___________________________________________________
_______________

Capítulo 7

-Así que... - Mindy levantó las rodillas hasta el pecho y se abrazó a las piernas, probablemente tratando de mantener el calor en mi habitación, que hacía frío incluso en verano. -¿Qué pasa con ese tipo Raniero? Fue una sorpresa, ¿eh?

Terminé de abrocharse el pijama y me arrastre sobre el colchón con ella.

Nuestra última "fiesta de pijamas", antes de empezar a dormir cada noche con alguien diferente. Y no sólo para dormir...

-Raniero no es lo que yo esperaba- dije, tratando de distraerme de los pensamientos de mi noche de bodas, que de pronto tenía gran influencia en mi mente de nuevo.

Lucius fue... con experiencia. No lo era. ¿Ojalá que importa a él? ¿Se muestran, por mal camino?

Me preocupa como se insinuó esta noche, cuando Lucius y yo había estado a solas en su estudio, los besos - Lucio obviamente luchando con el deseo de hacer más, a pesar de nuestra decisión de esperar hasta después de nuestra boda, por eso, también. Yo no había podido dejar de hacer preguntas si yo sabía lo que estaba haciendo, aunque sólo besos, y yo especie de timidez disculpas por mi inexperiencia. Lucio se había replegado, una extraña mirada en sus ojos y una media sonrisa en sus labios que le había dicho: "Yo no creo que pueda permitir a otro hombre que le había tocado seguir caminando esta tierra. La única razón por Zinn sobrevive es la deuda que le debo. Había sonreído un poco más ampliamente, en broma," Su falta de experiencia salva vidas, Antanasia”.

Al menos, el tipo que había sido una broma, porque sabía que Lucius realmente no le gustaba la idea de que yo sea con nadie más que yo le gustaba pensar en él con los "debutantes Bucarest", que escondía en su pasado, o con Faith Crosse. Especialmente con Faith, que fue tan terrible y que no tenía ninguna duda se jactaba de mucha experiencia...

-¿Ustedes están comenzando a decir algo sobre Raniero?- le solicite a Mindy, sacudiendo mi rodilla y por suerte terminando mi tren de pensamientos. -¡Tierra a Jess!

En realidad moví la cabeza, desalojando las imágenes que no quería evocar en mi imaginación - o recuperación de la memoria. -Sólo sé que Raniero es primo de Lucius- le dije a Mindy, forzando a la imagen de Lucius y Faith, enredados juntos en la cama en el apartamento, garaje, fuera de mi mente. -Pero Lucius considera a Raniero como un hermano, porque a menudo vivían en la finca Vladescu cuando estaban creciendo. Se criaron casi como hermanos-

-¿Raniero no tienen padres?- Mindy preguntó. -¿Por qué él vive con Lukey?

Le sonreí a Mindy al uso de un sobrenombre que yo no había escuchado en mucho tiempo.

-Raniero tiene padres, en Italia- le expliqué, tratando de recordar todo lo que Lucius me había hablado de su mejor hombre. -Pero los ancianos pensaron que sería prudente educarlo con Lucius.

Mindy inclinó la cabeza, aparentemente confundida, tal vez porque había crecido en una cultura donde "los herederos del trono" no eran para tanto. -

¿Por qué?- Preguntó.

-Desde que Lucio es realmente un hijo único, los ancianos creen que tendría sentido preparar otro vampiro Vladescu joven al paso, sólo en caso de que algo pudiese suceder...

De alguna manera no me atreví a terminar la frase. No en la víspera de mi boda, cuando se suponía que iba a ser la planificación para un futuro largo, feliz con Lucius. Yo no podía pensar en la posibilidad de que algo terrible le ocurría...

-De todos modos, los ancianos tenían el pensamiento de que Raniero prometía, y podría ser elevado a servir como mano derecha de Lucius, casi como un general- añadí. -Un segundo en el mando, ya que no hay pura sangre en aquel hermano Vladescu.

-Entonces, ¿qué salió mal?- Mindy preguntó, cogiendo una almohada que abrazo a su pecho, también. -Debido a que Raniero no parecía que podría dar lugar a un concurso de limbo en cualquier playa que apareciera, y mucho menos hacerse cargo de un ejército o una nación.

Me encogí de hombros.

-Lucius no me ha dicho mucho más de él. Sólo que de repente se mudó a California hace unos pocos años, poniendo distancia entre él y los líderes del clan.

Me preguntaba, de repente, si Raniero había sufrido en ese tiempo en las salas de calabozo que había visto. ¿O era ese tipo de "educación" reservada para los príncipes auténticos en formación? Porque si Raniero se llevaba algunas de las mismas cicatrices que Lucius tenia, si le hubieran tenido en las salas oscuras para ser "educado" a una pulgada de su vida, hasta que su carne se había roto y se había roto los huesos, que podía imaginar por qué había ido a vivir en una playa al sol.

-Él y Lucius son, evidentemente, aún cercanos, sin embargo- añadí, descartando pensamientos más terribles. Recuerdos, ahora, de la manera en la que los tíos de Lucius le habían dado una paliza cuando habían llegado a Pennsylvania, y la forma en que lo había cambiado, lo ha llevado a un lugar oscuro...

-Bueno, Lucius y Raniero seguro son diferentes- señaló Mindy, poniendo los ojos en blanco.

-Lucio es totalmente real, y Raniero es, como un vago.

Aunque mis pensamientos habían sido atrapados en un lúgubre calabozo, no pude contener la risa ante la idea de un vampiro vago - especialmente un holgazán Vladescu.

-Sólo le vi un par de horas- le recordé. -Tal vez sólo estaba teniendo un mal día.

-¿O un año difícil?- dijo Mindy. -Ese tipo necesita un corte de pelo, o al menos una ducha.

-Mindy- Comencé a protestar, queriendo defender el mejor amigo de Lucius.

Pero descubrí que no podía hacerlo. Raniero Vladescu Lovatu había parecido un poco... desaliñado. Había sorbido la sopa como un bárbaro con hambre, encorvado en su silla, y de hecho convocó a un siervo, agitando la mano y gritando con su acento italiano con un toque surfista de California, dude, más lentejas, prego.

Yo seguía mirando a Lucius, esperando encogerse o incluso sugiriera algo a Raniero al ver sus modales, pero yo no había visto nada más que una diversión indulgente en los ojos de mi novio.

¿Quién, exactamente, era ese tipo que Lucius había llamado "hermano?" ¿Y él tiene interés en el poder que él también había sido llevado a tal vez un día manejarlo? ¿Eran las chanclas un disfraz...?

-Creo que vamos a ver si se limpia para la boda, ¿eh?- Le dije, riendo de mis propias sospechas sobre el amigo más íntimo de Lucius. -No puedo imaginar que Lucius dejaría a su mejor hombre, incluso un tipo al que considera un hermano, llevar pantalones cortos en la ceremonia- Mindy abrazaba la almohada más estricta y frunció el ceño. -A menos que alguien hiciese un verdadero cambio extremo de ese tipo entre hoy y mañana, no estoy haciéndome esperanzas.

-¿Las esperanzas?- Le pregunté, sin saber por qué Mindy se interesaba en Raniero. Quiero decir, era mi boda. Si el hombre mejor de Lucius parecía que acababa de rodar con la marea, que era mi problema.

-Bueno, yo soy la que tiene que pasar toda la boda con él, ¿verdad?- Me recordó. -Y tengo que bailar con él, ¿no?

Me di cuenta, entonces, que, como dama de honor, Mindy probablemente estaba considerado Raniero como su cita para la noche. Y tal vez, sólo tal vez, ella esperaba que el tipo con el que estaría emparejado... pudiera ser mejor. O, dada su edad en aplastar a "Lukey," un poco como el novio, él mismo, incluso.

-¡Oh, Mindy...!

Quería decirle que yo a la vez lamentaba que el mejor hombre de Lucius fuese una decepción, y que ella realmente no quería ni pensar cómo colaborar con cualquier vampiro. Yo he nacido para casarme con Lucius, no quería nada menos que una vida para compartir, y sin embargo, no recomendamos la sangre, la eternidad, y considero tremendamente diferente como un estilo de vida para cualquiera de mis amigos.

Vampiro novios o lanza, incluso, que no siempre fueron una gran idea. Mis dedos se clavaron en las cobijas de mi cama, pensé una vez más, con una mezcla de celos y la ira, de Faith Crosse. No, un coqueteo con un vampiro puede ser peligroso para todos los involucrados...

Antes de que pudiera asesorar a Mindy que fuese probablemente la suerte de que Raniero no era su tipo, sin embargo, fuimos interrumpidos por un golpe en la puerta, y mi madre asomo la cabeza para preguntar:

-¿Mindy? ¿Te importa si hablo con Jessica solo por un minuto? Tengo algo que darle.

Comencé a contarle a mamá que Mindy probablemente podría quedarse.

Después de todo, éramos prácticamente hermanas, tan seguro como Lucius y Raniero eran hermanos. Pero luego vi la cara de mamá, y me volví a Mindy, diciéndole:

-Creo que será mejor que te vayas, ¿de acuerdo?

Debido a que la expresión en el rostro de mi madre... yo no la había visto así en todos los años que me había criado.


Del 4° al 6° capitulo de La Boda de Jessica y Lucius

bien, se que tardamos, pero de a poco vamos mejorando la rapidez xD
besos
__________________________________________________________________

Capítulo 4

El castillo Vladescu podría haberme intimidado con su tamaño y su historia severa, y las paredes de piedra podrían hacerme sentir frío. Sin embargo, el comedor, donde Lucius y yo tuvimos nuestra cena previa a la boda con nuestros amigos más cercanos y la familia, parecía cálida e íntima con la gente que yo más quería en el mundo que se reunieron cerca de la larga mesa de caoba brillante, que reflejaba la luz de no menos de cuatro grandes candelabros de hierro forjado, cada uno con docenas de cirios que arrojaban una luz suave en la habitación.
A pesar de que fuéramos ambos teníamos que recibir a los invitados, Lucius fue el primero, especialmente desde que mi pequeño grupo de invitados estaban llegando tarde, gracias al reajuste de Mindy interminable de nuestros peinados, él sonrió y se acercó a nosotros cuando entramos en la habitación.
-Bienvenido, todo el mundo- nos saludó, acercándose a mi lado y deslizando mi mano en la suya, presionando las palmas de nuestras manos juntas. Se reunió con mis ojos, y vi el aprecio, el amor, que yo siempre anhelaba en su mirada. -Te ves hermosa hoy, Antanasia- dijo, mirando hacia abajo para apreciar el vestido rojo que había escogido para esa noche. Una largo y completo, vestido de seda con un diseño delicado, pero complejo, de cristales de Swarovski en el corpiño. Yo había elegido este vestido en realidad no para impresionar a Lucius, pero si en honor a mi madre biológica, que había sido conocida por usar carmesí.
-Siempre amare el rojo- agregó Lucus, alzando los ojos a mí otra vez. Aunque tenía los ojos muy oscuros, vi que brillaban con gusto, así que sabía que yo le gustaba, también. -Una vez más- él señaló, bromeando -¡Yo te quería, incluso con tu camiseta de caballo!
Compartimos una sonrisa privada en la referencia a una camiseta de la que Lucius se burlaba, y que me había puesto en la noche que él había intentado desafiar el pacto y terminar nuestro compromiso. Pero, por supuesto, no había sido capaz de evitar un destino que los dos
queríamos...
Luego se inclinó ligeramente y tomó mi barbilla en la mano y me besó en los labios, y mi corazón latía con fuerza, como siempre lo ha hecho cuando nos tocamos, me ruboricé un poco, porque mis padres estaban allí. No hace mucho tiempo, me habían humillado sólo por haberme pillado sentada en el porche con Lucius, ambos moviéndonos cerca de un beso que nunca sucedió. Cuando Lucius y yo nos separábamos, mis ojos lanzaron una mirada a mamá y papá, para poder ver mi vida adulta repentina... el hecho de que me estaba besando con un chico... un hombre... en público, aunque era sólo un saludo casto, dulce, parecía extraño para ellos, también.
Sin embargo, cuando miré a sus caras, era difícil de leer sus expresiones. Entonces, miré a Mindy, y por segunda vez esa noche, me preguntaba si agarre un destello de celos en sus ojos. En una ocasión había estado enamorada de Lucius, antes de que hubiera reconocido mis sentimientos por él...
-Ned, Dara, que bueno verlos- dijo Lucius, interrumpiendo mi especulación. Me soltó la mano y dio un paso por delante de mí para abrazar a mis padres. - Bienvenidos a mi casa.
-Es bueno verte a ti, también, Lucius - dijo mamá, cerrando los ojos y tirando de él a sí misma, sujetándolo firmemente como una verdadera madre lo haría. -Te he echado de menos.
Se abrazaron lo suficiente para saber que mi futuro marido había echado de menos a mamá, también. El hecho de que él no le respondió de inmediato me hizo pensar que Lucius, Lucius que no tenia a su madre, saboreaba el toque maternal, o tal vez estaba demasiado cerca de superarlo por la emoción al hablar.
Durante los breves meses que todos habían compartido una casa en Pensilvania, mi madre había desbloqueado definitivamente algo dentro de Lucius. Un lugar vulnerable que incluso yo no estaba realmente al tanto. Una parte de mi príncipe guerrero curtido que era sólo un niño, anhelaba el amor de un padre.
-Gracias por venir - dijo finalmente, y aunque su voz era tranquila, estaba bastante segura de que estaba lleno de sentimientos que estaba trabajando difícilmente de controlar.
Cuando mamá lo libero, se enderezó y se trasladó a mi padre, y aunque sospechaba que mi padre, incluso más que mamá, había desconfiado de Lucius durante las últimas semanas que él había vivido con nosotros, Ned Packwood nunca rechazaría un abrazo. Los dos hombres dudaron frente el uno del otro por un segundo, hasta que papá abrió los brazos y lo invitó.
-¡Ven aquí, Luc! - Luego estrechó a Lucius hacia sí mismo y le dio en la espalda cerca de cinco golpes abundantes, hasta que Lucius, riendo, se alejo de papá, señalando.
-¡Fácil, Ned! ¡Golpea duro para ser un pacifista!
Nos reímos todos, entonces, y todos a la vez que exhalaba con un casi audible zumbido y sentí que mi hombros relajados. Ni siquiera me había dado cuenta de lo tensa que había estado sobre la reunión hasta que vi que las cosas estaban bien entre ellos.
Yo sabía que mis padres estaban preocupados, tal vez con miedo. Acerca de que me casara con la realeza de los vampiros. Pero una parte de ellos siempre habían sabido que este momento podría llegar, y, fiel a sus creencias sobre la crianza de los hijos, me dejaron ir. Dejaron que fuera el adulto que habían planteado que yo fuera. Me dejaron elegir a Lucius, y llevarlo de vuelta a sus corazones.
Para ser honesta, yo dudaba que alguna vez realmente lo dejaran entrar.
Lucius fue a Mindy, que de repente parecía un poco incierta, casi nerviosa, sobre cómo actuar en un escenario tan real. O tal vez le preocupaba, la forma, de reunirse con Lucius, después de todo lo que había ocurrido en Pennsylvania.
-Umm...- Ella en realidad se comenzó a reverenciar un poco, y le tendió la mano, como si esperara que él la besara. Pero Lucius tomó suavemente la mano extendida y señaló a mi amiga en un menos vigoroso, pero acogedor, abrazo.
Habló en voz baja, también, pero le oí decir.
-Gracias, Melinda, por venir. Gracias por todo.
Se alejaron, pero Lucius le dio la mano y un apretón antes de soltarla, y vi que los ojos de Mandy brillaban. Ella había entendido todo lo que había querido decir. Gracias por insistir en que Antanasia me diera una oportunidad... Para tratar de salvarme... por estar de pie por nosotros cuando nadie más lo haría...
Volvió a mi lado, el dominio de sus propias emociones, se vio de nuevo sorprendentemente cerca de la superficie, y me coloco una mano sobre la parte baja de mi espalda, que nos conectaba como hacía a menudo cuando estábamos en público. Me encantó como siempre era sutil para mí como ahora.
Sentí el mismo instinto posesivo para él, también. Miré hacia arriba y su hermoso rostro. Y pronto estaríamos de pie ante el mundo y haciéndolo oficial...
-Tengo que disculparme- dijo, dirigiéndose a mí primero, y luego mamá, papá y Mindy. -Necesito mezclarme con nuestros clientes rumanos, como dirían los estadounidenses.
Miré a mi alrededor para darme cuenta de que varias personas, los vampiros, habían llegado al mismo tiempo nos habían preocupado. Entre ellos vi a algunos de mis familiares Dragomir, incluyendo a mi tío Dorin, la cara ya enrojecida con el calor de la sala y tal vez la copa de vino de color rojo oscuro que tenía en la mano, como dijo una historia animada a tres de mis primos.
Me volví a mirar al otro lado de la habitación, a una esquina, y vi que el tío de Lucius, Claudiu se había unido a nosotros también, y la paz que sólo había sentido al ver a mis amigos y la familia al reunirse con Lucius fue sacudida un poco.
Claudiu, hermano menor de Basilio, a quien Lucius había destruido en la misma casa donde estábamos...
Yo no estaba segura de Claudiu se presentara en una ocasión feliz. Aunque él fue uno de los ancianos que gobernó a los clanes, no hay amor perdido entre él y Lucius. Sin embargo, Lucius, siempre uno de decoro, había insistido en que lo invitáramos a él, porque al no hacerlo, lo alejaría aún más y tal vez incluso provocaría una ruptura que no se pudiera corregir.
La presencia de Claudiu en la habitación parecía bajar las velas un poco, emitiendo sombras más profundas sobre la piedra. Me quedé mirándolo, recordando que junto con el amor eterno, la obligación, la política, la intriga y la diplomacia eran parte de mi nueva vida. También sería vinculante para el mismo clan Vladescu cuando uní mi vida a la del vampiro que estaba presionando su mano contra mi espalda, me prometió
-No será largo, Antanasia.
-Iré contigo- dije, pensando que probablemente era adecuado para mí saludar a todos.
Pero Lucius me detuvo por el deslizando la mano a mi brazo y dándole un apretón tranquilizador.
-Tendrás tiempo para hablar con todo el mundo más tarde - dijo con una sonrisa. -¿Por qué no atender a nuestros visitantes americanos? ¿Asegúrate de que estén cómodos? Voy a traer a nuestros familiares para ti, que es perfectamente adecuado, dado que no son sólo derechos, sino también, por un día más, todavía técnicamente una huésped de aquí.
Le di una mirada de agradecimiento, sabiendo que probablemente era doblar un poco el protocolo que para dar a mamá, papá y principalmente dando tiempo de que Mindy resolviera antes de que nos quedáramos solas en un partido. Miré alrededor de la sala, una vez más, señalando un poco más de invitados que habían llegado y tratando de recordar quienes eran un Vladescu y quienes eran un Dragomir. No es que yo no fuera prácticamente una extraña, yo lo era para mi misma...
Por ahora.
Entonces vi a Lucius pasearse con su confianza habitual obvia hacia Claudiu y el pequeño grupo que rodeaba al hermano de Vasile, y envidiaba a mi novio por la facilidad con que se movía en los círculos del poder, el poder a veces era peligroso, al que me uniría.
Yo también me encontré admirando otras cosas acerca de Lucius. Su altura siempre impresionante, y su grueso, cabello negro, un poco más corto y más limpio de lo que normalmente se usaba, para nuestra boda, y la forma en que llevaba la oscuridad, la costumbre del traje hecho, que había elegido para esta ocasión. Tenía los hombros anchos debajo de la chaqueta, y sus piernas parecían especialmente largas y de gran alcance en un par de estrechos, pantalones de estilo europeo.
Yo estaba tan atrapada observando a Lucius que apenas escuche a papá diciendo a Mindy:
-¡Vamos, Melinda Sue! Vamos a ver si no podemos encontrar algo para beber.
A medida que avanzaban juntos, ni siquiera me percate de conseguir las bebidas para mis invitados era probablemente mi responsabilidad.
No, como ocurría a veces, casi me había fascinado por Lucius.
Mientras saludaba a Claudiu y los demás, él sonrió, por lo que sus dientes blancos, blancos como su camisa rizada, brillaron en la luz de las velas, y mi corazón dio un ritmo cardiaco. Yo no había visto ni sentido los colmillos de Lucius desde la primera noche que había completado mi transformación de mortal a vampiro. Estábamos esperando a nuestra noche de bodas para tocarlos como la otra vez, saboreando la anticipación, que era casi insoportable, dado lo cerca que estaba de mí, todos los días...
Puse mi mano sobre mi pecho, con esa sensación de mi corazón, que había empezado a correr.
-Es muy hermoso.
Mi madre me susurró en mi oído y me sacudió y luego me volví a encontrar su sonrisa, reí un poco, al saber que estaba bromeando, y su mirada que provoca a sus ojos inteligentes.
-¡Mamá!- Comencé a protestar, me ruborice por haber sido sorprendida mirando a Lucius con lo que debe haber sido evidente la lujuria. Entonces me acordé de que yo no era más una chica de secundaria, y que Lucius era casi mi esposo. Se me permite mirar. Pronto sería uno de los compañeros de mamá... una mujer casada. Yo controlaba la necesidad de confesar con mi rubor -Parece que se está haciendo aún más atractivo, para mí.
He ganado otro vistazo a Lucius y vi que estaba sonriendo ampliamente, pasándose la mano por el pelo negro mientras conversaba con su tío, actuando como si no hubiera tensión entre ellos.
-Creo que cada vez es más hermoso, también- Mamá estuvo de acuerdo.
Me tiró un poco hacia atrás, sorprendida por el comentario, y señaló que no se reía más. Ella se quedó pensativa, pero de una manera cómplice, como agregó
-Él es feliz, Jessica. Es por eso. La felicidad hace a la gente hermosa.
Le sonreí a mi madre.
-Espero que él sea feliz, mamá.
Entonces papá y Mindy se unieron a nosotros, papá llevaba una especie de jarra de peltre que nunca tuve la oportunidad para beber, porque de repente, la voz profunda de Lucius irrumpió en las discretas conversaciones que estaban teniendo lugar a nuestro alrededor cuando anunció:
-¡Por favor, todos! ¡Tomen sus lugares! La cena se servirá.
Me fui en un extremo de la mesa, tome a Lucius en el otro extremo lejano, y el resto de los invitados buscaron sus nombres en las tarjetas el lugar que les correspondía artísticamente por dispuestos cubiertos de plata ante cada silla.
Cuando todos estuvimos en nuestros asientos, me di cuenta de que había un lugar vacío, una persona desaparecida, la mano derecha de Lucius, y de mi vida, no pude recordar quién estaba destinado a sentarse allí.
Estaba distraída al preguntarme, sin embargo, un equipo de silencio, los servidores uniformados barrieron las tarjetas del lugar y los reemplazaron con menús individuales que explican las selecciones de la noche impreso a mano, la caligrafía espectacular.
Uno por uno, de los menús se deslizó por debajo de nuestras narices.
Y unos segundos más tarde, todos nosotros, los estadounidenses empezamos a reír a carcajadas.

Capítulo 5

-Lindo toque, ustedes dos -dijo Papá, sonriéndome a mí, luego a Lucius. -Muy atento.
Me reí debajo de la mesa, Lucius, también, amándolo por su consideración a mis padres, y por su gentil humor en su gesto. Su secreto, adicción de último minuto en el menú “la Cazuela de Lenteja a la Vladescu” era definitivamente una broma interior, considerando como él había despreciado la confianza de mis padres sobre granos y frijoles, y sobre todo lentejas, pero ello era también solamente una cosa agradable de incluir para ellos.
-La cazuela fue idea de Lucius -dije, ignorando la confusión sobre las caras de mis parientes vampiros. Estuve segura que todos ellos sabían que eran las lentejas, pero su importancia sobre el menú, salía bien sobre las cabezas de Vladescus y Dragomirs.
Mamá sabía que Lucius, bromeaba con ella, aunque él exactamente no había sido tímido, sobre compartir sus opiniones sobre su cocina en el pasado.
-Debería haber llamado y preguntado por mi receta personal, Lucius, -dijo ella, dándole un arco, pero cariñosa, risa. -¡Yo lo habría compartido! -Incluso desde lejos en la mesa, que estaba rodeada por dos servidores de vasos, con tallo largo con vino rojo, pude ver la diversión en los ojos de Lucius.
-¡Oh, yo no tengo problemas si te gusta eso! -Bromeó. -Vamos a ver, cómo mi cocinero maneja, esta siempre tan adaptable y persistente leguminosas por su cuenta. Siempre estoy ansioso de probar una nueva variante. -Todos a la vez, para ver a Lucius, a la cabeza de esa gran mesa, en el control del menú y la conversación, yo estaba realmente impresionada por la magnitud y la velocidad de los cambios que ocurrieron en mi vida. Menos de un año atrás, mamá tenía prácticamente a Lucius, arrastrado por la oreja, de nuestra modesta mesa del comedor y le reprendió por ser grosero con Jake, durante nuestra primera cita. Miré desde mamá a Lucius y de nuevo, pensando que nunca podría ocurrir ahora. Lucius fue mucho más allá del control de nadie. Yo vivía de forma independiente en un país nuevo, pero ¿era yo un adulto de verdad, también?
Yo me retorcía en mi silla y mire a Mindy, que me pareció pequeña y joven y todavía un poco incómoda en un grupo tan formal. Parecía estar mirando (de recelo) el casi vertiginoso, y deslumbrante, colección de platería, que se extendía ante cada uno de nosotros.
Recorrí las opciones en mi propio lugar, no estando segura de si sabía cuándo o cómo utilizar algunos de los brillantes instrumentos, cualquiera, y la confianza que he sentido cuando Lucius, había tomado mi mano, me sacudió de nuevo.
Había ejercido el poder con Lucius, en la noche que había parado la guerra de vampiros y había reclamado mi lugar, como líder del clan Dragomir. Pero yo no podía dejar de preguntarme en ese momento... ¿A quién me parezco más?
¿Lucius, estaría a gusto en el mando? O ¿Mindy, sonriendo, pero nerviosa?
¿Estaba preparada, para estar al final de esta mesa, como el príncipe ve lejos, muy a través de mí? ¿O es que todavía me parece que pertenecía al margen, un humilde invitado en mi propio partido?
Los dos sirvientes le sirvieron vino a Lucius, y a mi simultáneamente, su rendimiento en su coreografía era algo del pasado, y casi coloqué mi mano para indicar que no quería, no podía beber, vino. Luego mire rápidamente a Lucius y vi que parecía ajeno a sus servidos. Mire a mis padres, también, para su aprobación, antes de recordar que un sorbo de vino para mi era legal en Europa, y el permiso no era necesario. Más al punto, esperarían a que formara parte del brindis, aunque el sabor me hizo temblar.
Metí la mano de vuelta a mi lado, esperando que nadie se hubiera dado cuenta de mi error, viendo como el oscuro, casi negro, líquido se arremolinaba en el vaso. En la luz del fuego, se parecía mucho a otra cosa que yo quería mucho, mucho más. Ansiaba y necesitaba, en realidad.
Mis ojos se quedaron fijos en el líquido de tinta. Sangre y vino... Dos cosas que yo había probado sólo un par de veces, cada uno, ahora a punto de convertirse en parte regular de mi existencia….
Luego, por el rabillo del ojo, vi a Lucius, levantarse, y mi atención (junto con la de todos los invitados) pasó de nuevo a él, cuando levantó su propio vaso alto, para brindar por todos nosotros.
Yo sabía, cuando lo vi, que estaba disfrutando. Que estaba viendo a Lucius Vladescu, en su elemento. Sin embargo, yo también era muy consciente, de que parte de su placer deriva del hecho, de que dado quien estaba en la audiencia, incluso aún algo tan simple, como la acción de dar la bienvenida a invitados, podría ser cargada por el peligro. Que un desaire, intencionado, no deseado o simplemente percibido, podría tener graves repercusiones.
Pero, por supuesto, la presión no se mostró en el rostro de Lucius, cuando él empezó el brindis, que no sólo daba gracias a nuestros invitados por compartir una comida especial, sino que también podría, manejar con gracia y delicadeza, algún día empezar una guerra.
Mirando alrededor a mis parientes Dragomirs, y al tío de Lucius, Claudiu, quien estaba rígido en su asiento, sus largos y pálidos dedos, se deslizaban de arriba hacia abajo sobre el tallo de la copa de vino, y sentí un nudo en la garganta, como si esos dedos estuvieran alrededor de mi cuello.
Claudiu, a él probablemente le gustaría una guerra. Como un Vladescu Mayor, él había sido parte del complot, de hacer que Lucius, me eliminara en alguna noche oscura, en la cama que nosotros compartiríamos, entonces los Vladescus, podrían manejar el poder incontestado, sobre un Imperio de vampiros…
Me volví hacia Lucius, casi aterrorizada, de pronto, por mi propio futuro, y desesperada por la tranquilidad, que el poderoso príncipe-guerrero, que estaba frente a mí, presidiendo en la mesa, el me impediría algún daño.
Y la vista de Lucius me hizo tranquilizarme... durante un instante. Desde luego yo estaría a salvo sola con él, en aquella enorme cama, que él me había mostrado cuando nosotros habíamos recorrido el castillo.
Sin embargo, mis ojos volvieron a Claudiu. Pero ¿qué pasa con los momentos, en los que Lucius, no podía estar a mi lado?
Yo estaba tan preocupada, con la lucha contra el pánico creciente, que me tomó un segundo para notar, que Lucius no había comenzado aún su brindis. Ni siquiera estaba mirando a sus invitados... o a mí.
No, su atención se centró en la puerta de madera en la espalda, que chirrió sobre sus goznes abiertos de edad. Cuando la puerta se volvió más amplia y se inicio un proyecto de frío, que hizo que las velas parpadean frenéticamente en las arañas, la expresión de Lucius, cambió drásticamente, por lo que me olvidé de Claudiu y sus parcelas en secreto.
Comencé a dar vueltas en mi asiento, segura de que quien entraba en la habitación, no era sólo un criado, con una bandeja de comida o más vino. Y así como yo trenzada para ver detrás de mí, Lucius, confirmó mi sospecha, de que alguien importante, se ha sumado a la fiesta.
-A pesar de que llega deplorablemente retrasado -Lucius anunció, cuando ya habia dado mi primer vistazo del pasado, invitados que llegan tarde. -¡Les pido a todos, qué le den la
bienvenida, a mi primer y único hermano!

Capítulo 6

¿Hermano? Por un segundo, la palabra me cogió fuera de guardia, y yo tuve un
flash de la traición, la certeza de que Lucius, había mantenido algo importante,
un gran secreto, oculto de mí. Él no tenía un hermano...
Me quedé sorprendida, también, por la apariencia de nuestros resultados del
nuevo, mientras se dirigía en nuestro medio, haciendo una línea recta hacia
Lucius.
El resto de nosotros, estábamos en traje formal. Incluso mi padre, quien solía llevar la decrépita remera, que abogaba por causas, que nadie había pensado en diez años, estaba en un traje. Pero el hombre, que paseaba la longitud de la sala, sonriente, como no se dio cuenta, que estaba haciendo una escena, tenía un par de pantalones cortos y una sucia camiseta amarilla, que anunciaba, una tienda de surf de playa de Venecia. Una camisa que parecía peor que la mayoría de papá...
Al pasar por la mesa, la luz de las velas se reflejaba en un brillante, pelo castaño largo, que se ceñía con una coleta suelta, con lo que parecía un cordón de zapato de cuero viejo. Pelo que fue quizás demasiado brillante, como que necesitaba un lavado.
Me di cuenta de un sonido familiar, mientras caminaba, y miró a sus pies, donde descubrí un par de caucho negro... ¿Flip flops?
Me elevé de mi asiento, inciertamente, y me di vuelta hacia Lucius, queriendo algún tipo de explicación, aún en mi shock, mitad esperando, de mi príncipe vampiro impecablemente amanerado, a ser muy disgustado. Si este realmente era su hermano, la llegada tarde… la ropa descuidada… ellos eran irrespetuosos.
Pero cuando vi la cara de Lucius, me di cuenta de que no parecía enojado.
Por el contrario, fue también una sonrisa de oreja a oreja, dejando la de vidrio y haciendo a un lado su silla, con el fin de paso hacia el recién llegado.
¿Qué...?
Miré a mis padres y a Mindy, que también parecían confusos, y avergonzados de ser capaz de hacer nada más, que ofrecerles un desconcertado a encogerse de hombros, a mí misma.
Aún de pie, torpemente, me giré de nuevo a Lucius, justo a tiempo para verlo extender un apretón de manos, al tipo al que había llamado hermano, que a su vez, apretó la mano de mi futuro marido, antes de tirar de él, en el mismo tipo masculino, palmadas en la espalda, abrazo, que Lucius, había compartido con mi papá.
No fue sino hasta, que Lucius, agarró el extranjero por los hombros y lo giró hacia nosotros, pude ver que compartían sonrisas casi idénticas, los dientes blancos y relucientes de la nobleza Vladescu, me di cuenta, de quien era esta persona en realidad. Era casi, como que estaba pensando las palabras que habló como Lucius, anunció, sin dejar de sonreír.
-Este surfista, que se atreve a unirse a nosotros, tarde, y en la vestimenta inadecuada como es, casi me avergüenza admitirlo, mi mejor hombre. - Me hundí en mi asiento, todavía sin poder creerle a mis ojos.
Ese... ese... era el legendario, ¿Raniero Vladescu Lovatu?

12 dic. 2009

Prologo de Jekel Loves Hyde

wiiiiiiiiiiiiiiiiiii
ya salio el prologo de Jekel!!!!!
aunque hay que esperar hasta el año que viene para el libro completo esta hermoso como para esperar sin leer algo xD
Perse

PD: lo pueden descargar aquí
____________________________________________________________________

Sinopsis:

Jill Jekel siempre ha obedecido a las reglas de sus padres... especialmente la de no abrir la misteriosa caja vieja en la oficina de su padre. Pero cuando asesinan a su padre, y sus ahorros para la universidad desaparecen, esta buena chica se siente tentada a mirar dentro, porque el contenido podría ser la clave para ganar una beca de química lucrativa.

Para mejorar sus probabilidades, Jill pidió la ayuda de magníficos, meditando Tristen Hyde, que tiene sus propios secretos oscuros bajo llave. Como equipo, Jekel y Hyde, recrean experimentos basados en la novela clásica, con la esperanza no sólo de ganar un premio, sino para salvar la cordura de Tristen. Tal vez su vida. Como las cosas se calientan en el laboratorio, sin embargo, el gusto accidental de Jill en una fórmula da rienda suelta a su más oscura naturaleza y obligarla a arriesgarlo todo - incluso el amor de Tristen - sólo por la ilusión de ser... mala.

Jekel Loves Hide

Prologo:


Enterré a mi padre el día después de mi cumpleaños diecisiete.
Incluso el sol era cruel esa mañana, un día de enero obscenamente brillante pero frió. La nieve que sofoco el cementerio fulminado con la mirada severamente blanca, cegando a aquellos dolientes que no podían exprimir bajo la tienda que cubrió la tumba abierta de Papá. Y su propia tienda brilló nítidamente, sin descanso blanco, por lo que dolía un poco ver eso, también.
Dolía mucho, en realidad.
Contra este telón de fondo inapropiadamente inmaculado, toques de negro estaban claramente en el relieve, como las salpicaduras de tinta sobre el papel nuevo: el coche fúnebre pulido que brillaba a la cabeza de la procesión, el ministro de la camisa perfectamente planchada, y los abrigos sobrios usado por muchos amigos de mi padre y sus colegas, que se acercaron uno por uno, después de ofrecer a mi mamá sus condolencias.
Tal vez lo vi todo en términos de color, porque yo soy un artista. O tal vez era demasiado abrumado para hacer frente a cualquier cosa menos extrema. Tal vez mi dolor era tan crudo que el mundo entero parecía grave y discordante y chocando entre sí.
Yo no recuerdo una sola palabra de lo que dijo el ministro, pero él parecía hablar para siempre. Y como la reunión empezó a dispersarse, yo, la muchacha que cumplió años ayer, soportaba allí bajo aquella tienda que se movía en mi propio vestido incómodo, con un nuevo negro y pesado abrigo de lana, en el escenario como un debutante perverso en el peor partido en el que sale un líder mundial.
Miré a mi madre en busca de apoyo, de ayuda, pero sus ojos parecían vacíos como si esperara a papá. Te lo juro, la mirada de mamá era casi tan dolorosa como la nieve, o el ataúd, o ver las noticias sin fin sobre el asesinato de mi padre. Mamá estaba desapareciendo, también...
Sentí algo próximo al pánico, busqué entre la multitud.
¿Quién me ayudaría ahora?
Yo no estaba lista para ser una adulta ...
¿Estaba yo realmente... sola?
Incluso mi única amiga, Becca Wright, había pedido quedarse a fuera del funeral, protestando por que tenía una gran prueba de educación cívica, que ya había reprogramado dos veces por los viajes de las porristas. Y, más que sola "no podría manejar" ver a mi pobre padre asesinado realmente metido en el suelo.
Busqué a mi profesor de química, el Sr. Messerschmidt, a quien yo había visto antes de que subsistiera en los márgenes de los dolientes, mirando nervioso y fuera de lugar, pero no pude encontrarlo, y supuse que había regresado a la escuela, sin una palabra para mí.
Solo.
Yo estaba sola.
O tal vez era peor que eso, porque justo cuando pensaba que las cosas no podían conseguir ser más terrible, mi compañero de clase de Darcy Gray salió de la multitud, se acercó y metió la mano en la mía, con un frío beso en la mejilla. Y aunque este gesto, que yo sabía Darcy ofrece más por obligación que por compasión, se encontró con el reconocimiento condescendiente de la victoria de los vencidos. Cuando Darcy dijo: "Lo siento por tu pérdida, Jill," yo juré que era casi como si estuviera felicitándose a si mismo por tener todavía padres. Al igual que había cuando me superaba una vez más, como lo había hecho una y otra vez desde el jardín de infantes.
"Gracias", dije estúpidamente, como si realmente apreciara ser digna de lástima.
"Llámame si necesitas algo," Darcy ofrecio. Sin embargo, me di cuenta de que ella no anoto su número de celular. Ni siquiera miro su bolso para fingir buscar una pluma.
"Gracias", dije de nuevo.
¿Por qué estaba actuando siempre agradecida por nada?
"Claro", dijo Darcy, ya mirando a su alrededor para encontrar una ruta de escape.
Mientras se alejaba, vi el pelo rubio brillando como un trofeo de oro en aquel sol demasiado brillante, y la soledad y desesperación que estaban en mí se elevó tan alto y tan poderoso que no estaba muy segura de cómo me las arreglé para mantenerme sobre mis rodillas. No había ni un solo amigo de verdad para mí...
Fue entonces cuando me di cuenta de Tristen Hyde de pie en el borde de la tienda. Parecía muy adulta, medio abrigo desabrochado, y pude ver que él se había puesto una corbata, también, para esta ocasión. Tenía las manos enterradas en los bolsillos, un gesto que por primera vez tome como una señal de malestar, incomodidad. Quiero decir, ¿qué tipo de adolescente no se sentiría incómodo en un funeral? Y yo no sabía de Tristen. No era como que éramos amigos. No cabía duda de que conoció a mi padre.
Sin embargo, allí estaba él, cuando casi nadie había estaba ahí por mí.
¿Por qué? ¿Por qué ha venido?
Cuando se Tristen vio que me había fijado en él, sacó sus manos de los bolsillos, y me di cuenta de que no se inquieto en absoluto. De hecho, mientras caminaba hacia mí, tengo la impresión de que sólo había estado esperando, pacientemente, su turno. Por el momento adecuado para acercarse a mí.
Y con lo que en ese momento dijo lo desaprovecho. No podría haber dicho otra cosa para matarme.
"Vas estar bien", prometió cuando llegó a mí, sostuvo mi brazo, cuando se dio cuenta de que estaba plegada en el interior, a punto de romperme.
Me miró, en silencio moviendo la cabeza en forma negativa.
No, no, no iba a estar bien.
No podía prometer eso.
Nadie podría. Ciertamente, no un chico de mi escuela secundaria, aunque sea alto, vestido de manera convincente como un hombre hecho y derecho.
Sacudí la cabeza con más vehemencia, con lágrimas en los ojos.
"Confía en mí", Tristen dijo en voz baja, su acento británico era calmante. Él me apretó el brazo más fuerte. "Yo sé lo que estoy hablando."
Yo no sabía, en ese momento, la enorme experiencia que tenia Tristen con este tema de "el dolor". Todo lo que sabía era que lo deje, un chico al que apenas conocía, envolver sus brazos alrededor de mí y me tire a su pecho. Y, de repente, cuando el aliso mi pelo, me puse a llorar. Deje que todas las lágrimas que había acumulado, desde el momento en que la policía había golpeado a la puerta de nuestra casa para decir que mi padre había sido encontrado masacrado en un estacionamiento fuera del laboratorio donde trabajaba, y durante toda la la planificación del funeral, cuando mi madre cayó a pedazos, obligándome a hacer absurdas, imposibles como seleccionar ataúdes y escribir cheques increíblemente grandes para el empresario de pompas fúnebres. De repente, yo estaba enterrando a mí misma bajo el abrigo de Tristen y llorando tan fuerte que debo haber empapado su camisa y su corbata.
Cuando yo termine, agotando mis lágrimas, me aparte de él, limpiándome los ojos, una especie de vergüenza. Pero Tristen no parecía molesto por mi espectáculo de emoción.
"Esto realmente mejora, duele menos", me aseguró, repitiendo: "Confía en mí, Jill."
Un comentario tan inofensivo entonces, pero que se convertiría en el centro de mi existencia en los próximos meses.
Confía en mí, Jill...
"Nos vemos en la escuela", Tristen añadió, presionando mi brazo otra vez. Luego se inclinó, y en un gesto que me pareció muy maduro, me besó en la mejilla. Sólo cambie un poco, sorprendida, no acostumbrada a estar cerca de un hombre, y las comisuras de sus labios.
"Lo siento", murmuré, aún más incómoda... y un poco horrorizada de mí misma. Nunca me había acercado a besar a un chico en los labios, bajo ninguna circunstancia, y mucho menos en un día tan terrible. No es que realmente había sentido algo, por supuesto, y sin embargo... me parecía mal incluso a considerar cualquier cosa menos la muerte en ese momento. ¿Cómo podría incluso pensar en cómo un tipo se sentía, cómo olía, cómo había debido solamente rendirse y ser sostenida por alguien más fuerte que yo? Mi padre había muerto. "Lo siento", dije de nuevo, y creo que fue una especie de disculpa a mi papá, también.
"Está bien," Tristen me tranquilizó, sonriendo un poco. Fue la primera persona que se había atrevido a sonreírme desde el asesinato. Yo no sabía qué hacer con eso, tampoco. ¿Cuándo se debe sonreír a la gente otra vez? "Nos vemos, ¿de acuerdo?", Dijo, la liberando mi brazo.
Me abracé a mí misma, y me pareció un pobre sustituto para el abrazo que me habían ofrecido.
"Claro. Nos vemos. Gracias por venir. "
Seguí el progreso de Tristen cuando se alejó a través de las tumbas, inclinándose ahora y después de cepillarse un poco de nieve fuera de las lápidas, leyendo una inscripción o tal vez un cheque de fecha, sin prisa, como si el cementerio fuera su hábitat natural. Un territorio familiar.
Tristen Hyde había llegado a... mi.
¿Por qué?
Pero no había más tiempo para reflexionar sobre los motivos que habían conducido a ese compañero de clase particular a asistir a un extraño entierro, porque de pronto el director de la funeraria estaba tocando mi hombro, diciéndome que era tiempo de decir algo bueno para la despedida final antes de la procesión de coches negro que se apartaban demasiado de la carpa blanca, y la retroexcavadora discretamente colocada apresuradamente para hacer su trabajo porque no había más nieve que lo pronosticado.
"Muy bien", dije, recuperando a mi madre y dirigiéndola de la mano, forzándonos a ambas a agachar nuestras cabezas por última vez.
Sellamos la tumba de mi padre en un día de fuertes contrastes, de negro sobre blanco, y fue la última vez que me encuentre a mí misma en un lugar con tales extremos. Debido a que en los meses posteriores cuando la tierra cayó sobre el ataúd, mi vida comenzó a cambiar a tonos de gris, casi como si el universo tomara un gran palo y despertara toda la escena en ese cementerio, mezclara todo y volviera a pintar mi mundo.
Pero resultó que mi padre no era el hombre que todos habíamos pensado que era.
Corrección.
Nada ni nadie, como yo aprendería, a su vez seria lo que me parecía, de nuevo a partir de ese día.
Ni siquiera yo.
Y Tristen... él resultaría ser la más delicada, la más complicada, la más convincente de todos los misterios que se estaban a punto de desentrañar...

***
¡Lee el resto en la primavera 2010!