2 ene. 2012

Love By numbers 02- 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Prologo

Holis!!
Bue... este libro no lo esta traduciendo nadie y la verdad es que el primero me encanto asi q para enamorarme una vez mas lo empezamos a traducir en el blog xD
Espero que las atrape tanto como a mi xD
Besos
Perse

________________________________________________________________

Love by numbers 2: "10 lecciones para casar a un Lord… y que te adore"

"¿Por qué te escondes de mi?"
"Yo diría que seas más claro."
Cuando Nicolás no respondió, Isabel continuó, deseosa de llenar el silencio. "Me sorprendió nuestro... momento. No esperaba que sea tan... "
Nicholas de pronto se dio cuenta del lugar en donde estaban... en el ático oscuro, con la lluvia fuera amortiguando todos los sonidos, en ese espacio cálido, como una pequeña protección en torno a ellos.
Era el lugar perfecto para una cita clandestina.
Dio un paso más cerca, dejando escasos centímetros el uno del otro. "¿Así que...?"
Ella suspiró, resignada. "Así que... estoy atraída hacia ti."
Vio cómo la vergüenza inundaba sus mejillas de un feroz rojo. Ella habló rápidamente. "Estoy segura de que es sólo una fase pasajera. Creo que lo mejor es que te vayas. Voy a buscar otra manera..."
Él extendió la mano, su toque detuvo el flujo de sus palabras.
No debe darle un beso. Él lo sabía.
Pero ella no era como la mujer que había conocido... y él quería descubrir sus secretos. Más que eso… la deseaba.
Puso sus labios en los de ella, y ella ya era suya.

Prologo


No se puede negar que hay una verdadera epidemia que se progaga entre las jóvenes de Londres... una trágica realidad que termina en nada más que en el peor escenario posible.
Nos referimos, por supuesto, a la soltería.
Hay tantas damas solteras en nuestra bella ciudad, haciendo que lamentablemente el sol brillante de la felicidad conyugal se convirtiera solo en una sombra, ¡es nada menos que criminal que estas jóvenes promesas nunca podrían tener la oportunidad de florecer! Y es así, querido lector, es en interés del servicio público que hemos compilado una lista de soluciones para afrontar esta dura prueba, probada tantas veces para simplificar la tarea más difícil que es... conseguir un marido.
Humildemente presentamos, Lecciones para conquistar a un Lord.
Pearls and Pelisses

Junio 1823
Townsend Park'
Dunscroft, Yorkshire

Lady Isabel Townsend estaba en la sala de recepción en mal estado del único hogar que había conocido queriendo disminuir el estruendo en sus oídos. Ella entrecerró los ojos en el hombre pálido, lleno de cañas de pie ante ella.
"Mi padre le envió."
"Precisamente".
"Y ¿le importaría repetir eso último?" Seguramente ella no había entendido bien las palabras que habían tropezado en la lengua de este visitante más inoportuno.
Sonrió, con una expresión vacía y poco atractiva. El estómago de Isabel se retorció. "De hecho," dijo él, la palabra floto entre ellos en la sala que de repente era demasiado pequeña. "Estamos comprometidos."
"Y por que... Supongo que quieres decir..."
"Usted. Y yo nos vamos a casar”.
Isabel negó con la cabeza. "Lo siento, usted es...?"
Hizo una pausa, claramente satisfecho con la idea de que ella no había estado prestando atención. "Asperton. Lionel Asperton”.
Isabel hizo una nota mental para pensar en el desafortunado nombre en un momento posterior. Por ahora, tenía que tratar con el hombre. Que no parece ser muy inteligente. Por supuesto, ella había aprendido hace mucho tiempo que los hombres que se relacionaban con su padre rara vez
eran hombres de intelecto.
"¿Y cómo es que llegamos a estar comprometidos, Sr. Asperton?"
"Yo le gané".
Isabel cerró los ojos, prometiéndose a sí misma permanecer estable. Para ocultar la ira y el dolor que provocaron las palabras. Siempre esas palabras. Ella lo miró a los ojos más pálida que nunca. "Me ganó."
Ni siquiera tuvo la gracia para fingir vergüenza. "Sí. A su padre, que la ha apostado."
"Por supuesto que sí." Isabel exhalo su frustración en un pequeño soplo de aire. "¿Contra?"

"Cien libras."
"Bueno. Eso es más de lo habitual. "
Asperton detuvo las críticas palabras, dando un paso más cerca de ella. Por su sonrisa estaba seguro de sí mismo. "Gane la ronda. Tú eres mía por derechos." Él estiro la mano, trazando un dedo por su mejilla. Bajó la voz hasta un susurro. "Creo que vamos a disfrutarlo tanto."
Ella permaneció inmóvil, su voluntad era lo único que mantenía a raya el estremecimiento por la amenaza. "Yo no estoy tan segura."
Se inclinó, e Isabel se vio atrapada por los labios del hombre... de color rojo y pálido. Ella se apartó, desesperada por mantener una distancia, cuando él dijo: "Entonces voy a tener que convencerte de lo contrario".
Ella se retorcía debajo de su tacto y su proximidad la incomodaba, coloco una silla vieja, deshilachada entre ellos. Un destello brilló en los ojos del hombre cuando él la siguió, acercándose.
A él le gustaba la caza.
Isabel iba a tener que terminar con esto. Ahora.
"Me temo que ha recorrido un camino muy largo para nada, señor Asperton. Usted ve, yo hace mucho que pase la mayoría de edad. Mi padre..." hizo una pausa, por el mal sabor de la palabra, "debería haber sabido mejor que apostar. Nunca ha funcionado antes. Sin duda, no va a funcionar ahora."
Él detuvo su acecho con los ojos muy abiertos. "¿Él ha hecho esto antes?"
Demasiadas veces.
"Veo que apostar a una hija una sola vez es un juego limpio, pero hacerlo varias veces, ¿de alguna manera ofende la sensibilidad?"
Asperton estaba boquiabierto. "¡Por supuesto!"
Isabel entrecerró los ojos ante su aspirante a prometido. "¿Por qué?"
"¡Porque sabía que en última instancia, no cumplirían con la apuesta!"
El hombre era sin duda un conocido de su padre.
"Sí. Esa es, obviamente, la razón por la que esta situación se considera un delito insostenible", dijo Isabel con ironía, volviéndose bruscamente y abriendo la puerta a la sala de estar. "Me
temo, señor Asperton, que es el séptimo hombre que ha venido a reclamarme como su novia." No pudo evitar una sonrisa al ver su sorpresa. "Y, como lo es, también será el séptimo hombre que dejará Park Townsend soltero".
Asperton abrió la boca y la cerró en una rápida sucesión... sus labios carnosos le recordaron a Isabel a un bacalao.
Contó hasta cinco.
Siempre explotan antes de que pudiera llegar a cinco.
"¡Eso no va a pasar! ¡Me prometieron una esposa! ¡La hija de un conde!"
Su voz se había elevado adoptando un tono nasal... el tono que Isabel había asociado siempre con la desagradable espera que confraternizó con su padre.
No es que ella haya visto a su padre en media docena de años.
Se cruzó de brazos, otorgando al hombre su mejor mirada comprensiva. "¿Me imagino que él hizo alusión a una dote considerable, también?"
Sus ojos se iluminaron como si lo hubiera entendido finalmente. "Precisamente".
Ella casi sintió pena por él. Casi.
"Bueno, me temo que no hay una de esas, tampoco." Frunció el ceño. "¿Le importaría tomar
el té?"
Isabel vio como el cerebro de Asperton se movía como una rueda muy lentamente, completó su giro y anunció: "¡No! ¡No me importa el té! ¡Vine por una mujer y por Dios, voy a irme con
una! ¡Con usted!"
Isabel intento mantenerse calmada, suspiró y dijo: "Yo tenía muchas esperanzas de que no llegara a esto."
Su pecho se hincho con las palabras, no comprendiendo su significado. "Estoy seguro de que usted lo hizo.
¡Pero no voy a salir de esta casa sin la esposa que fue prometida! ¡Usted me pertenece a mí! ¡Por derecho!"
Se abalanzó sobre ella, entonces.
Siempre lo hacían. Ella se hizo a un lado, y salió por la puerta abierta, entrando al vestíbulo.
Donde las mujeres estaban esperando.
La siguió hasta el vestíbulo, enderezándose mientras se fijaba en las tres mujeres que estaban allí como soldados bien entrenados, un muro de defensa entre él y la puerta de la casa. Ciertamente nunca había visto a ninguna mujer como esas antes.
Por supuesto, nunca se daría cuenta de que estaba al lado de tres mujeres.
Isabel siempre había encontrado que los hombres tienden a ver sólo lo que querían ver.
Ella vio cómo su mirada pasó a la cocina, con un mayordomo, y con un cocinero con un látigo en la mano.
Se volvió a Isabel.
"¿Qué es esto, entonces?"
El mayordomo le pego con el látigo en contra de uno de sus muslos, causando que Asperton retroceda. "No nos gusta que le levante la voz a una dama, señor."
Isabel vio como del enojo su garganta subía y bajaba. "Yo soy..."
"Bueno, una cosa segura es que no es un caballero, si la forma en que usted llegó y salió de esa habitación es una indicación." El cocinero indico la sala de recepción con el látigo.
Miró a Isabel, y ella se encogió de hombros de forma poco femenina.
"Y lo asegura el hecho de haberle hablado a Lady Isabel de tal manera." Esto lo dijo el mayordomo, que, con un traje perfectamente planchado, perezosamente investigó el borde de la espada que sostenía. Isabel hizo todo lo posible por no mirar el espacio vacío en la pared de la que la antigua... y probablemente muy aburrida, por cierto... espada había llegado.
Ellos en realidad tenían un gusto por lo dramático.
"Yo... no"
Hubo un largo momento de silencio mientras Isabel vio un brillo de sudor establecer su residencia en la frente del Sr. Asperton. Ella vio como su respiración se aceleró, y sólo entonces se decidió a intervenir.
"El Sr. Asperton se estaba yendo", dijo, con un tono de voz cortante.
“¿No es así, señor?"
Él asintió con la cabeza nerviosamente, hipnotizado por látigo de Kate, moviéndose en círculos lentos, amenazante. "Yo... yo."
"No creo que él vaya a regresar. ¿No es así, señor?"
Él no respondió durante un largo rato. Kate dejó caer la suave piel del látigo en el suelo, y el movimiento brusco le sacó de su trance. Se cuadró y sacudió la cabeza con firmeza. "No. Yo no lo creo. "
La punta del sable de Jane golpeó el suelo de mármol, con un ruido tan fuerte que retumbo a través del gran espacio vacío.
Los ojos de Isabel se ampliaron, bajando su voz a un susurro. "Yo diría que usted quiere reformular su respuesta, señor."
Se aclaró la garganta con rapidez:
"Sí. Por supuesto. Quiero decir... no. No voy a estar de vuelta”.
Isabel sonrió, con su sonrisa amplia y agradable. "Excelente. Yo le digo adiós, entonces. ¿Estoy seguro de que usted es capaz de encontrar su propio camino hacia fuera?" Indicó la puerta, ahora flanqueado por las tres mujeres. "Adiós".
Volvió a la sala de recepción entonces, cerrando la puerta detrás de ella con firmeza y paso a la ventana justo a tiempo para ver como el hombre se apresuraba por las escaleras del parque y subía a su caballo, montando y alejándose, como si los perros del infierno estuvieran sobre él.
Ella lanzó un largo suspiro.
Sólo entonces permitió que las lágrimas vinieran.
Su padre la había apostado en un juego.
Otra vez.
La primera vez se sintió muy mal. Uno podría pensar que se había acostumbrado a que la tratara así, pero la verdad es que la sorprendió, sin embargo.
Como si, algún día, todo podría ser diferente. Como si, algún día, podría ser otro antes que Wastrearl.
Como si, algún día, él podría cuidar de ella.
Como si, algún día, alguien podría cuidar de ella.
Por un momento, se dejó pensar en su padre. El Wastrearl.
Un hombre que había dejado a sus hijos y su esposa escondido en el país y regresó a Londres para vivir una vida de libertino, escandaloso. Un hombre que nunca se había preocupado: no cuando su esposa había muerto; no cuando sus siervos, dispuestos a no pasar otro día sin goce de sueldo, habían abandonado sus puestos en masa; no cuando su hija le había enviado una carta para pedirle que volviera a Townsend Park y restaurar la casa de campo para que vuelva a su antigua gloria... si no fuera para ella, que lo haga por su heredero.
La única vez que había vuelto...
No, ella no podría pensar en él.
Su padre. El hombre que robó el espíritu de su madre. Que le había robado a su hermano, un bebé, el derecho de tener un padre.
Si no los hubiera abandonado, Isabel nunca habría asumido la responsabilidad de la finca. Ella había aceptado el reto, haciendo su mejor esfuerzo para mantener la casa en pie y la comida en la mesa. Si bien no es fructífera, la finca había sido capaz de mantener a duras penas sus habitantes e inquilinos, mientras que su padre había gastado hasta el último centavo de los ingresos de sus tierras en sus actividades escandalosas.
No había suficiente para comer, y la negra reputación del Wastrearl había mantenido a curiosos siguiendo los pasos de Townsend Park, por lo que Isabel llenar la casa y los cuartos de sus agentes, sin embargo ella se mantuvo lejos de las miradas indiscretas.
Pero no le impidió desear que todo hubiera sido diferente.
Deseando que ella hubiera tenido la oportunidad de ser la hija de un conde que fue para lo que nació. Deseando que hubiera sido criada sin preocuparse por el mundo. No teniendo dudas de que algún día sería su día de brillar; que un día sería bien cortejada... por un hombre que la quería a ella, no como un botín de un juego de azar.
Deseando que no estuviera tan sola.
Por qué no la habían ayudado nunca.
La puerta de la habitación se abrió y cerró los ojos, Isabel fingió reír, secándose las lágrimas de sus mejillas. Finalmente, se dio la vuelta, descubriendo que era Jane con la mirada seria.
"No debería haberle amenazado."
"Se lo merecía", dijo el mayordomo.
Isabel asintió con la cabeza. Asperton había tomado el lugar de su padre en los minutos finales. Las lágrimas pedían salir una vez más, pero las mantuvo a raya.

"Lo odio", susurró.
"Lo sé", dijo el mayordomo, sin moverse de su lugar en la puerta. "Si estuviera aquí, lo mataría."
Jane asintió con la cabeza.

"Bueno, parece que eso no será necesario." Levantó una mano, dejando al descubierto un trozo de pergamino. "Isabel. El conde... está muerto."

0 comentarios: