5 ene. 2012

Love by Numbers 02 - 10 lecciones para casar a un Lord y que te adore: Capitulo 4


Capitulo 4

Varias horas más tarde, Nick y Rock estaban en Townsend Park. La casa de campo del conde de Reddich era una casa grande y señorial de tres pisos, con ventanas altas y arqueadas y una
fachada que hablaba sobre el pasado del condado indicó que su situación actual bastante impresionante.
Había un silencio tranquilo dentro de la casa que Nick encontró fascinante, era tanto el producto que rara vez vio a los visitantes de una casa de campo como un sueño, o algo no del todo sueño e infinitamente más interesante. Si la señora de Townsend Park era una indicación, la apuesta de Nick estaba en su última instancia. Si sus sospechas eran correctas, estaba a punto de descubrir a la mujer que estaba buscando.
Es decir, suponiendo que se le permitiera alguna vez entrar a la casa.
Él y Rock se habían parado a los pies de la escalinata que conducía a la mansión, con las riendas en la mano, esperando que un padrino o un lacayo reconociera su llegada durante varios minutos.
En este momento, no parecía muy probable.
"Te das cuenta de que parecemos necios." Rock dijo secamente, llevo a su caballo a la orilla de la escalera, y se apoyo en el lado de los escalones de piedra ancha de la puerta de la casa. El pareció percibir la desaprobación de su amo, pateando en el suelo una vez con un bufido de impaciencia.
"No podemos mirar como tontos si no tenemos un público que nos etiquete como tal. No nos quieren aquí. Ella probablemente no ha recibido funcionarios".
Rock le dio a Nick una mirada franca.
"Veo que su creencia en que las mujeres son capaces de cuidar de sí mismas permanece intacta."
Nick ignoró las palabras, tirando las riendas hacia el turco y caminando en dirección a las escaleras, dos pasos a la vez.
Rock seguía sus movimientos, la curiosidad conseguía lo mejor de él.
"¿Qué piensas hacer?"
Nick se paro frente a la puerta de roble ancho y lo miro, con una sonrisa irónica.
"Voy a hacer lo que cualquier buen caballero hace en esta situación. Voy a tocar la puerta."
Rock cruzó los brazos sobre su pecho.
"Esto va a ser entretenido, si no resulta otra cosa."
Nick levantó la aldaba de metal y lo dejó caer con un siniestro ruido metálico tratando de recordar la última vez que había utilizado una aldaba. Antes de que pudiera responder la pregunta, sin embargo, se abrió la puerta. Por un momento muy breve Nick pensó que lo había hecho por su cuenta, hasta que miró hacia abajo a un par de familiares ojos marrones, situado en la cara de un niño. Un joven con la cara cubierta en lo que parecía sospechosamente a mermelada de fresa.
Nick no estaba del todo seguro de cómo proceder en tales circunstancias, pero, antes de que pudiera decir nada en absoluto, el niño tomó el asunto en sus propias manos.
La puerta se cerró tan rápido como se había abierto.
"¡HAY UN HOMBRE EN LA PUERTA!" El grito era lo suficientemente fuerte para llevar claridad a través del espeso estupor, y Nick, sorprendido, se volvió para mirar hacia atrás a Rock para confirmar que todo había pasado como él pensaba.
Su amigo estaba temblando de risa profunda y retumbante.
"Veo que vas a ser de gran ayuda."
Con una risa final, Rock, levantó una mano con solidaridad.
"Yo te aseguro, una vez que usted hayas roto las defensas del castillo, voy a estarte apoyando detrás de ti."
Nick se volvió hacia la puerta y, después de un largo momento de reflexión, presionó su oído en la madera de roble, como si fuera a ser capaz de oír lo que estaba pasando detrás de ella. Rock dejó escapar una carcajada por la acción, y Nick le hizo un gesto silencioso, casi seguro de que podía oír susurros frenéticos procedentes del interior de la casa.
Dando un paso atrás, toco una vez más la aldaba, pero fue interrumpido antes de que la pudiera utilizar.
"¿Milord?" Se volvió para encontrar a un chico alto y desgarbado con pantalones de lana, camisa blanca y un chaleco verde sucio al doblando la esquina desde un lado de la casa. El niño llevaba
una gorra baja en su frente, y Nick tuvo un breve momento de preguntarse por qué el funcionario no se había quitado el sombrero antes de darse cuenta que nada en este estado parecía funcionar normalmente.
"Estamos aquí por invitación de Lady Isabel".
El muchacho llego al pie de la escalera y se detuvo.
"¿No se supone que iban a venir mañana?"
Haciendo caso omiso de la insolente conducta… ¿cuando había sido cuestionado por un lacayo? Nick respondió:
"Estamos aquí ahora."
"Usted no la va a encontrar en el interior."
"¿Ella no está en casa?"
El niño se echó hacia atrás sobre sus talones, teniendo en cuenta sus palabras.
"Ella está en casa... pero no dentro."
Nick comenzó a sentir que su temperamento iba a explotar.
"Muchacho, yo no estoy interesado en juegos. ¿Esta su señora? ¿O no?"
El sirviente sonrió, con una amplia sonrisa que parecía de mujer más que de un lacayo.
"Ella no está dentro. Ella está fuera. En la parte de arriba, más bien." Señaló el chico. "Ella está en el tejado."
"¿Ella está en el tejado?" Sin duda, Nick había entendido mal.
"Así es", dijo el chico. "¿Debo llamarla?"
La pregunta era tan extraña que Nick tardó unos segundos en procesar su significado. No así Rock. Incapaz de contener su amplia sonrisa, el turco dijo:
"Sí, por favor. Nos gustaría mucho que la llames".
El muchacho dio un paso atrás en el borde opuesto de la escalera, se llevó las
manos alrededor de su boca, y gritó:
"¡Lady Isabel! ¡Usted tiene visitas!"
Nick dio un paso atrás y después Rock se acerco a su lado, los caballos hicieron lo mismo. Miró hacia arriba, sin saber qué podía venir a continuación, dispuesto a aceptar la posibilidad de que la señora que se había encontrado anteriormente en el día tenía alguna razón para estar en el techo de su hogar ancestral, de tres pisos sobre el suelo.
Muy por encima del suelo, una cabeza se asomó por el borde de la casa.
Parecía que Lady Isabel estaba, en efecto, en el techo.
Querido Dios. La mujer tenía deseos de morirse.
La cabeza desapareció por un momento, y Nick se preguntó si tal vez él estaba alucinando. Cuando reapareció, se encontró decepcionado de que toda la tarde no era un producto de
su imaginación.
"No esperaba que llegue hasta mañana." Las palabras llegaron hasta él. "No estoy recibiendo
visitas."
Rock dio una risa parecida a un ladrido y le dijo:
"Parece que hemos encontrado a una mujer que no piensa en ti como alguien irresistible."
Nick lanzó una mirada de reojo en dirección a su amigo.
"No estás ayudando." Mirando decididamente lejos de Rock, llamó, "Parece que vine hoy, Lady Isabel. Al parecer, es posible que necesite un guardián nuevo."
La sonrisa que ofrecía era angelical y falsa por completo.
"He sobrevivido a veinticuatro años sin un guardián, mi señor. No tengo que adquirir uno hoy. "
Tenia un intenso deseo de ir a buscar a esa exasperante mujer y traerla hacia abajo y mostrar su
extrema precisión de cual era su necesidad de un guardian. La idea se había formado apenas en su mente antes de que fuera expulsada por una visión de la mujer suave, hermosa que estuvo en sus brazos esa tarde, completamente a su merced. Por un momento fugaz, permitió que la fantasía siguiera su curso natural, estando exuberante y desnuda a su antojo.
Empujó la imagen a la distancia.
No había nada en esta mujer que estuviera a su antojo.
"Teniendo en cuenta lo que casi paso esta mañana y que está peligrosamente cerca de caer de su techo ahora, perdóneme si no comparto su certeza".
"Yo no estaba cerca del borde antes de su llegada, Lord Nicholas. Si caigo, será en su cabeza." Ella
ladeó la cabeza, pensativa. "Tal vez literalmente."
Ella volvió a desaparecer, y el lacayo se rió en realidad. Nick le dirigió una mirada de desdén señorial, que de ninguna manera sirvió para intimidar al insolente cachorro.
Rock volvió a reír, sacudiendo las riendas de los caballos hacia el niño.
"Da lo mismo que los tomes. Creo que podríamos estar aquí por un tiempo."
El lacayo no se movió, también fascinado por la escena que se desarrollaba en frente de él.
Nick le dio una mueca a su amigo.
"La mujer prueba la paciencia de un santo. ¿Crees que se le ha olvidado que fue ella quien me invitó a esta maldita casa?"
Se asomó la cabeza por encima del borde de la casa una vez más.
"Usted haría bien en recordar que el sonido se propaga, milord. Controle su lenguaje, por favor."
"Mis disculpas." Él ofreció una reverencia exagerada. "Yo no estoy acostumbrado a conversar con las señoras en los techos. Las reglas de etiqueta para la situación se me escaparon."
Ella entrecerró los ojos en él.
"Incluso con tres pisos de altura, puedo decir que está bromeando."
Hizo caso omiso de eso.
"¿Tal vez le gustaría decirnos por qué está en su tejado?"
"Estoy aprendiendo", dijo, como si se tratara de una respuesta totalmente normal.
"¿Aprender a casi matarte otra vez?"
"¿Cuántas veces voy a tener que decirle que no me iban a matar?"
"Reconozco mi error. Una vez más. ¿Qué está aprendiendo? "
"Los fundamentos de la reparación de techos... fascinantes, realmente", sonrió de nuevo, esta vez, lo hacía en serio.
Él contuvo el aliento. ¿Alguna vez se acostumbraría a su sonrisa?
¿Reparación de techos?
"Le ruego me disculpe, ¿usted dice que usted está reparando el techo?"
"Bueno, ciertamente no se reparara por sí solo, mi lord."
Hermosa o no, ella estaba loca. Era la única respuesta.
Él miró a Rock, que sonreía como un bufón.
"Ella tiene un punto, Nick."
Y su locura era claramente contagiosa.
"Lady Isabel, debo insistir en que venga hacia abajo." Ella lo observó durante un largo rato, como si evaluara la probabilidad de que saliera de la finca si se quedaba en el techo. "Me gustaría mucho ver sus estatuas, y será un placer valorarlas. ¿Yo diría que encontraría mi oferta lo suficientemente generosa como para aceptarla?"
Ella miró a Rock, luego al mozo de cuadra, antes de lanzar un impresionante suspiro.
"Muy bien. Voy a bajar."
Nick no pudo evitar la ola de triunfo que lo inundo por las palabras. Había restaurado la normalidad en este pequeño rincón de Gran Bretaña.
Al menos por el tiempo que la llevaría confeccionar su siguiente plan loco.
"¡Lara!"
Isabel cayó por la ventana del pequeño ático que llevaba a la cima de la casa, con sus pantalones cubiertos de tierra debido a estar reparando los techos. Lanzo el libro que había estado usando a un lado, sopló un pelo errante en su cara y se dirigió a las escaleras estrechas que conducían desde la parte superior de la casa a los cuartos de servicio. Jane, que había estado en el techo con ella, la seguia muy de cerca.
"Jane, debes…"
"Todo estará listo para el momento en que lo estés", interrumpió el mayordomo, mientras corría por el pasillo largo y oscuro que conducía a la escalera central de la casa y al ala de la familia.
Isabel asintió con la cabeza cuando Jane se fue y salió, en dirección a las escaleras, sin detenerse, cuando encontró a Lara, sin aliento por la velocidad de su ascenso. Abriendo la puerta de su dormitorio, Isabel y Lara se apresuraron a encontrar un vestido limpio de su armario. Habló desde el interior del mueble, en el segundo en que Lara cerró la puerta.
"¡Le dije a ese hombre exasperante que no viniera hasta mañana!"
"Parece que él no te hizo caso."
"¡No! ¡No lo hizo! ¿Lo has visto por ahí? ¡Ofendido! ¡Como si yo no tendría que haber estado haciendo otra cosa que empujando una aguja a través de un aro de bordado y esperando a que llegue!"
Isabel mostró un vestido de día amarillo por el que siempre la habían halagado y resaltaba su figura.
No es que ella estaba interesada en que Lord Nicholas la viera con un vestido favorecedor.
No, en absoluto.
"Yo no lo vi", dijo Lara, que agregó: "Estás de luto, Isabel".
Isabel se quejó y se volvió hacia el armario, aumentando el sonido de su voz.
"¡He casi decidido a ir allí tan sucia como estoy! ¡Entraría allí, estando a la altura de su sensibilidad de caballero!" Ella agarro de un tirón un vestido de paseo gris y se volvió hacia Lara. "Por supuesto, eso no serviría de nada, como estoy de luto. A medida que tu intrusión me lo recuerda”.
La comisura de la boca Lara hizo una mueca.
"Eres, por supuesto, una dama. Si bajas con los pantalones puestos, incumplirías con la etiqueta y el luto lo que, sin duda, le causaría alarma a Lord Nicholas".
Isabel levantó un dedo sucio a su primo.
"No es divertido."
"Soy más divertida que vos y estoy más limpia." Ella se fue a verter un poco de agua en un lavabo. "Yo agradecería que lo eches. Encontraremos otra manera de hacer dinero."
"No. Tú fuiste la que empezó esto sobre las señales. Ese hombre es hasta ahora la señal más fuerte que he tenido. Estoy vendiendo los mármoles. Él es la respuesta. "
Isabel lanzó el vestido sobre la cama y se metió en el lavatorio.
Lord Nicholas St. John era su única esperanza, y ella había estado en el techo cuando llegó, por amor de Dios. Las damas no estaban penosamente reparando los techos.
Y, ciertamente, los lores no frecuentaban las casas de las señoras que reparaban techos.
No importaba si el techo en cuestión estaba en extrema necesidad de reparación.
O que la dama en cuestión no tuviera otra opción.
"Será un milagro si no ha descubierto todos nuestros secretos ya. Kate esta allí, codeándose con el hombre. Estoy seguro de que él y su gigante amigo ya han descubierto que es..." Se interrumpió, agitando una mano en el aire salpicándose agua en la cara.
"Tonterías. Si he aprendido una cosa de mis años aquí, es que la gente ve lo que desea ver." Lara observó como Isabel borraba la suciedad de su cara. "Lo importante es que Lord Nicholas vea a una Lady en ti… lo que puede ser difícil en este momento."
Isabel dejo de bañarse por un momento.
"¿Cómo voy a convencerlo de que debe quedarse?"
"Bueno, es muy posible que te haya encontrado fascinante."
Isabel miró a su prima, con el agua corriendo por su cara.
"No, es muy posible que él me crea una loca".
"Eso también es una posibilidad muy probable, sí."
"¡Lara! Se supone que me tienes que hacer sentir mejor en esta situación" Lara le dio a Isabel un
trozo de lino y ella se secó la cara, mientras se secaba el resto del cuerpo, ella levantó la cabeza y volvió sus ojos horrorizados a su prima. "Las chicas. Sus papeles."
"Jane organizó todo." Lara levantó el vestido gris de la cama, y lo arrojó sobre la cabeza de Isabel. "No tienes tiempo para esas cosas".
Le dio la espalda para que su prima pudiera abrochar su vestido, Isabel bajo la mano a su falda para desatar sus calzones y se los saco. Los lanzo como una bola de lana marrón a un lado, y se trasladó a través del cuarto a su tocador, arrastrando a Lara junto a ella.
Una vez allí, Isabel desenredo su pelo largo, cepillando en forma violenta, tratando de domar los rizos que se habían enredado durante su tiempo al aire libre.
Cuando Lara terminó con el vestido, tomó el cepillo de la mano de Isabel y comenzó a restaurar su cabello a su estado normal.
"Necesitas una doncella".
"Yo no lo necesito. Yo me podría haber vestido perfectamente bien sin ti. Pero no tan rápidamente. "
"Precisamente por eso necesitas una doncella", dijo Lara. "Hay una casa llena de chicas a tu disposición, Isabel, ¿por qué no eliges una para ser tu chica?"
Isabel negó con la cabeza mientras observaba el trabajo de Lara en el espejo:
"Nada del otro mundo… no tienes tiempo." Después de una breve pausa, ella contestó la pregunta. "No puedo hacerlo. Tal como estamos, ellas se encargan del funcionamiento de la casa. Ellas cocinan, limpian, ellas cuidan a James. Se sienten parte de algo más grande así. La mayoría de ellas nunca habían trabajado antes de venir a Minerva House. Si una de ellas fuera ser mi doncella personal... eso... bueno, no me sentiría bien".
"Eso es completamente ridículo. Eres la hija de un conde. Nadie te privara de un lacayo o dos, Isabel. "
"Tengo los lacayos. Yo simplemente no quiero tener una doncella. Y no tengo la necesidad de una. ¿Cuándo fue la última vez que estuve corriendo para cumplir con las expectativas de un elegante caballero?"
"Apuesto, ¿verdad?"
Sí. Muy.
"No. No, en absoluto. Él es un hombre que parece tener poca comprensión de las palabras fecha e invitación. ¡No se suponía que estuviera aquí hasta mañana!” Isabel vio como su prima le hizo una rígida cola de caballo. "Eso está bien. No puedo demorarme más." Ella se giro hacia su prima y aliso su falda. "¿Cómo me veo?"
"Muy seria. No, en absoluto, como una lady que recientemente estaba reparando un techo. "
Isabel tomó una respiración profunda.
"Excelente".
"No tienes que hacer esto, lo sabes."
"¿Qué quieres decir?"
Lara dio un pequeño suspiro.
"No tienes que vender los mármoles. Podemos encontrar otro camino."
Isabel miró hacia otro lado por un momento mientras tomaba una respiración profunda.
"No tenemos necesidad de ellos. No sirven para nada aquí."
"Ellos no sirven para nada en cualquier lugar. Sin embargo, son tuyos, Isabel".
Como si ella necesitara recordarlo.
Isabel le dio una sonrisa forzada, negándose a permitirse a sí misma pensar muy cuidadosamente en su decisión.
"Ellos son nuestra última esperanza. Ellos son la última esperanza de la Minerva House. Yo los venderé."
Ella enderezó los hombros, y se fue, a través de la habitación y el pasillo, donde James, Jane y Gwen estaban esperando.
"Isabel" cantó James, corriendo hacia ella, "¡Había un hombre en la puerta!"
Isabel no pudo evitar la sonrisa que tiró de una esquina de su boca por la sorpresa en el rostro del muchacho.
"Sí, lo vi."
"Es muy alto." La observación fue como un tiró en el corazón de Isabel. Por supuesto que James habría notado que habían hombres… era algo extraño y poco común en Minerva House. Por supuesto, a los diez años de edad, recogió toda la información que fue posible sobre los visitantes masculinos de forma rápida y voraz.
James necesita a un hombre.
Isabel empujó a un lado el pensamiento.
"Él es un hombre muy alto, sí", ella estuvo de acuerdo, agitando el pelo rubio y sedoso de su hermano. “Una altura muy rara. Como su amigo."
"¿Hay dos de ellos?" La boca de James cayó abierta. También lo hizo la de Gwen. "¿Qué están haciendo aquí?"
"Yo les invite a venir", contestó Isabel, llevando al grupo hacia las escaleras.
"¿Por qué?" La pregunta de James hizo eco de la curiosidad de todos los que se encontraran en el pasillo.
Se dio la vuelta.
"Bueno, uno de ellos es muy inteligente, con talento para las estatuas griegas. Pensé que lo podía usar ".
"Ya veo", dijo James con un gesto que indicaba una comprensión que Isabel estaba segura de que no tenía. "Así que están aquí para agarrarte".
"¡Dios mío! ¡No!" Ella miró en dirección a las escaleras. Lord Nicholas podía esperar un minuto más. "Nadie me va a llevar a ninguna parte."
"¿No necesitas que intervenga?"
Isabel tuvo que tragarse una sonrisa por la seriedad de su tono.
"No. Estoy bastante segura. "
"¿Y el otro?"
Isabel parpadeó ante la preocupación de James.
"No necesito que me rescates, amor. Hoy, no. "
"Pero estamos muy contentas de que nos proteja", dijo Gwen con una sonrisa. "Usted es un excelente protector."
"De hecho," Jane estuvo de acuerdo fácilmente. "Tenemos mucha suerte por vivir con
usted, mi señor."
El pecho de James estaba tan hinchado que Isabel casi se rió del orgullo del muchacho. Casi. Pero el señor que estaba en su sala de estar frenó el momento.
"Y ahora, tengo que ir y convencer al hombre en la puerta que, si bien podría parecer a primera vista que eso no es así, no estamos en un estado de caos."
"Excelente," dijo
Lara con una sonrisa.
"Sí, yo creo que sí." Isabel guio al grupo por las escaleras antes de que ella se detuviera y se volviera hacia el grupo. "Georgiana", dijo, refiriéndose a la nueva residente de la mansión. "¿Dónde está?"
"En la biblioteca. Ella no va a ser vista." Jane había, de hecho, considerado todo.
Isabel dio una leve inclinación de cabeza.
"Excelente. Voy a ir a ver a nuestros visitantes."
"¿Alguien lo hizo entrar? ¿Después de que James le cerrara la puerta en las narices, lo hicieron?" Gwen preguntó.
Isabel palideció.
"Oh, no." Ella miró de un rostro a otro, con la boca abierta en estado de shock. "¡Oh, no!"
Ella ahora estaba, corriendo por las escaleras, ignorando el dolor de su tobillo.
Querido Dios. Él iba a estar furioso.
Si él estaba allí.
Él tenía que estar allí. Él era su única esperanza.
"Ella lo llamó antes", dijo a Lara en un susurro demasiado fuerte, ya que bajó ruidosamente las escaleras.
"Yo no".
"¿Ella lo hizo, ahora?" Jane le preguntó.
"Me estaba refiriendo a los hombres en un sentido más amplio".
"Bueno, ese sería el caso", dijo Jane secamente, "Teniendo en cuenta las legiones de hombres que vienen corriendo aquí en el medio de la nada a lo largo de todos los días."
Lara se echó a reír. Isabel considero empujarlas a todos hacia abajo el siguiente tramo de escaleras.
"Es una lástima que toda la esperanza de la lección número uno se haya ido por la ventana", dijo Gwen con nostalgia.
Isabel se volvió cuando ella llego a la planta baja.
"¿Qué significa eso?"
Gwen sacudió la cabeza.
"Nada, simplemente que en el último número de Pearls and Pelisses había algunas sugerencias
para esta situación."
Jane soltó un bufido de incredulidad.
"Espera". Dijo Isabel alzando una mano. "Yo no tengo tiempo para esto, Gwen".
"Pero no dice…"
"No. De alguna manera debo reparar el daño que he hecho y conseguir que Lord Nicholas eche un vistazo a las estatuas".
Isabel se dirigió a la puerta, y Regina, uno de los lacayos, tomó la manija. Con una respiración
profunda, Isabel dijo, nerviosa:
"¿Está todavía allí? Vayan por delante. Ábranla" Luego dijo: "Que…"Se volvió a Gwen. "Pensándolo bien, necesito toda la ayuda que puedo conseguir en este momento. ¿Cuál es la ridícula lección?"
Gwen la recito de memoria:
"Lección número uno: No intentes demasiado dar una buena primera impresión."
Isabel hizo una pausa, teniendo en cuenta el consejo, y su primer encuentro con Lord Nicholas. Y su segunda reunión con Lord Nicholas.
"Bueno. He hecho bastante bien eso."
A medida que la puerta empezó a abrirse, ella las ahuyentó a todas.
"Ocúltense".

0 comentarios: