5 jul. 2009

12° y 13° capitulo de Royal Blood (Sangre Real)

Bueno... parece q Queen no se puede conoctar asiq yo lo he traducido en borrador a los capitulos y los voy a postear hasta que ella pueda cinectarse y los arregle
espero que les gusten los capitulos a mi me han encantado!!
Alice

_____________________________________________________________________

Capitulo 12: Sangre Real.

Parecía como si Jameson hubiera necesitado una hora para llevarme a la mansión. Yo tenía miedo cuando nosotros llegamos a la puerta.
Aparcamos delante de la Mansión, aunque ya era bastante extravagante. Velas parpadeaban dentro de la mansión como una fiesta.
Jameson abrió la puerta del coche para mí.
Llegué a la parte superior de la escalera, y, como un reflejo inmediato, la puerta principal crujío abierta. Por otro lado eran los primeros vampiros adultos que yo conocería. Al principio no vi a nadie. Entonces andado vi a Alexander, que llevaba una camisa de seda azul de gran tamaño y vaqueros negros.
-¡Wow! Estas hermoso. - Él me ofreció su mano y me dio un beso en la mejilla.
La música de un violín llenó la mansión.
En la entrada de la puerta había una media docena de paraguas.
-La Señorita Raven llego, - llamó Jameson al primer piso, y se retiró a la cocina.
El aire de la mansión era excepcionalmente frío, y temblaba.
-¿Estas nerviosa?
-Petrificada Y con frío.
-A mi mamá le gusta ajustar el termostato a la congelación. Arreglare esto.
-Esta bien... - comencé a decir.
Pero Alexander ya se habia ido.
Una mujer macabra y morbosa bajó las escaleras de terciopelo rojo como una aparición. Su perfectamente lacio pelo negro azabache, rayado de un violeta vivo, cayó en cascada sobre sus huesudos y hermosos hombros.
Ella siguió bajando las escaleras, con la confianza de Cleopatra, pero la vestimenta de Elvira. Con un profundo color berenjena de lápiz labial y las uñas eran horrorosas y magníficas contra su piel blanca como el cadáver.
El lápiz de ojos negro intensificó sus ojos felinos azules, y sus largas pestañas moradas brillaron.
Un tatuaje de una rosa negra se elevó sigilosamente desde su corsé aterciopelado oscuro, que formó en su pecho como un corazón. Su pequeña cintura se acentuaba con un cinturón de tela y una falda de sirena negra, larga y suelta. Ella tenía buenas curvas.
Fui hipnotizada por su belleza.
Al final de las escaleras un hombre apareció de las sombras. Él era alto, con amplios hombros y cabello de color gris y negro hasta los hombros. Él era completamente guapo, como cualquier estrella de cine de los años cincuenta.
Sus cejas oscuras eran en contraste con su piel de tono pálido. Él vestía un traje de seda negro con una corbata de color rojo sangre y una capa que hace juego. Él tenía un bastón de madera antiguo. El padre de Alexander formalmente tomó la mano de su esposa y la llevó hacia mí.
Me congele. Yo estaba de pie delante de los padres de Alexander. No sabía si debería inclinarme o saludar. Para mi eran los padres de aspecto mas normal que había visto alguna vez.
La Sra. Sterling extendió su mano hacia mí. Con su acento rumano lírico, ella dijo:
-Es un placer conocerte, Raven.
No pude evitar notar la mordedura de dos marcas de color morado en su cuello.
Traté de hablar, pero yo estaba muy impresionada. Mis palabras se pegaron a mi garganta.
En ese momento Alexander volvió.
-Esta es Raven, - dijo con profundo orgullo.
-Nos presentamos nosotros mismos, - dijo su madre.
-Estoy muy feliz de conocerla, Sra Sterling, - dije finalmente.
Su mano era fría, pero firme.
-Llámame Cassandra.
-Y este es mi padre, Constantino, - dijo Alexander.
El Sr. Sterling extendió su mano hacia mí.
-Es encantador conocerte, Raven. - Su voz era profunda, y causaba escalofríos en mi cuerpo. Sus ojos oscuros eran intensos e hipnóticos.
-Eres tan hermosa como Alexander describió, - me elogió el apuesto Sr.Sterling. -Y él
tiene un gusto exquisito. - Él sonrió abiertamente, y la luz de la vela capturo el borde de sus colmillos afilados.
Yo no estaba segura si él quería decir "un gusto" literalmente. Era saludada después de todo por un vampiro.
-Alexander nos ha dicho tanto sobre ti, - dijo la Sra Sterling.
-¿De verdad?
-Ven, vamos a cenar fuera esta noche. Estoy hambrienta y sedienta de sangre.
Anduvimos por una puerta lateral, donde un paraguas se apoyaba contra la pared.
-La luz de la luna puede ser tan fuerte. - La Sra Sterling abrió su paraguas y bajó la escalera trasera.
La música de violín se puso más fuerte.
El patio de atrás era en tono festivo. Un largo corredor negro corrió a lo largo de
la hierba de la parte inferior para una mórbida cena bajo las estrellas. Cuatro antorchas se quemaron, probablemente para repeler a los insectos (pero en este caso, sería para atraerlos) a varios metros de distancia, había una mesa de madera oscura. En una inspección más cercana, pude ver que la tapa de un ataúd se había transformado en una mesa de comedor. Varios candelabros de longitud rodearon la mesa, como el goteo de cera que gotea sangre. Alexander me ofreció una silla y suavemente la empujó hacia a mí, cuando el Sr. Sterling hizo lo mismo con su esposa. La Sra Sterling se sentó en la cabeza del ataúd y el padre de Alexander al final, mientras Alexander y yo nos sentamos al otro lado.
Me sorprendió ver a un trío de personas en la cena, dos hombres vestidos con traje y una mujer con un traje de noche... que hacia juego en tono con la música fúnebre. No reconocí a los músicos como parte de Dullsville. Yo había supuesto que la música venia de un centro de entretenimiento, no tenía ni idea de que era en vivo.
Esto era increíble. Era como si ellos habían transformado el patio de atrás en un comedor secreto.
Si Becky y mis padres pudieran verme ahora, ellos nunca creerían que yo estuviera en el centro de esta macabra cena de celebración. Si yo solo pudiera inmortalizarlo con una fotografía... pero entonces, la mayor parte de los invitados no saldría, Jameson rápidamente atendio a la Sra Sterling. Él vertió en su copa champán que parecía ser mezclado con sangre.
-Me gusta el mío burbujeante, - dijo ella con una risa.
Jameson se acercó a mí con las bebidas.
-Tomare una Coca-Cola, - dije.
-Por supuesto, señorita Raven.
Entonces Jameson intentó servirle a Alexander, pero mi novio cubrió su copa con su mano.
-Voy a tomar lo que Raven tome.
Luego terminó cuando le sirvio al Sr. Sterling en una copa alta.
-Vamos a brindar, - dijo la Sra. Sterling, levantando su bebida. -Por Raven y Alexander, por su eterna amistad.
¿Amistad? Me pregunté. ¿No les había dicho Alexander que estábamos saliendo? ¿o lo dijo solo por cortesía? Yo mire fijamente a mi novio, quién parecía distraído. Nuestras copas tintinearon debajo de las estrellas centellantes.
-¿ Como se conocieron tú y Alexander exactamente? Sabes que los hombres no dan tantos detalles.
Me moví sigilosamente en su casa y lo encontré estando de pie detrás de mi, o mejor dicho cuando Becky casi atropella a su hijo en el camino fuera de la Mansión.
-Uh... Yo...
-Vi a Raven varias veces antes de que tuviera el valor para invitarla a cenar aquí, - Alexander respondido por mí.
-Que romántico, - la Sra, Sterling comentó, -el Sr. Sterling y yo nos conocimos en una cena privada en el cementerio.
-Wow... que romántico, también, - dije sinceramente.
-Estamos felices de que Alexander haya encontrado a alguien de compañía, - dijo ella cariñosamente.
-La Sra. Sterling y yo entendemos que Alexander te ha hablado sobre nuestra familia, - dijo el Sr. Sterling.
-Esperábamos una reacción diferente de una muchacha como tu y encontramos no sólo tu tolerancia, sino que también tu entusiasmo.
No sabía que decir, entonces permanecí en silencio.
-Nos parece muy interesante que tienes la misma pasión por determinadas cosas que hizo mi madre, - él continuo, haciendo gestos hacia su familia. Parecía como si él aludiera a la realidad. -Alexander compartió su interés en la pintura, mientras que tu pareces compartir su otra pasión...
¿Vampiros? Ellos esperaron mi reacción. ¿Cómo se supone que yo respondería? Mire a Alexander por ayuda. Sus ojos normalmente sentimentales parecían ser rojos.
-Creo que deberíamos hablar de otra cosa... - dijo Alexander a su padre.
-Debo decir, esto realmente nos importa a la Sra. Sterling y a mí, - siguió el Sr. Sterling. -Mi madre era una mujer muy solitaria, aislada en una ciudad muy diferente de su propia familia. Yo no quiero que sufra el mismo destino.
Alexander echaba humo.
-Hemos invitado a Raven a cenar, no para un debate.
-Constantino, Alexander se siente incomodo, - intervino la Sra. Sterling. -Hay un montón de tiempo para esos asuntos.
-Estamos muy agradecidos por tu aceptación de nuestro estilo de vida, y lo dejamos así - dijo él. -¿Qué disfrutas hacer? - él preguntó cortésmente, cambiando de tema.
-Amo ir al cementerio, ver la televisión, y escuchar música.
-¿Y la escuela? ¿Disfrutas de tus estudios? - el Sr. Sterling me preguntó.
-No mucho. Prefiero estudiar en casa, como Alexander.
-¿Hay algún tema que te interese? ¿Algo qué te gustaría hacer? - el Sr. Sterling preguntó.
Un vampiro, yo moría por decirlo. Como todos ustedes. Pero no tuve las agallas.
-Raven tiene mucho tiempo para los interrogatorios, - dijo la Sra Sterling. -Déjenla cenar.
Jameson entró con una bandeja de carne demasiado fresca. Era tan poco apetitoso. Yo estaba realmente demasiado nerviosa para comer de todos modos.
Jameson me dio un plato especial de pollo totalmente cocinado.
-¿Estás segura que no preferirías uno de nuestros platillos? - La Sra Sterling pregunto. -Hay bastante aquí.
-Raven prefiere el suyo bien cocido, - respondió Alexander.
-Asegúrate de probarlo de esta manera, es muy adictivo. - La Sra Sterling añadió.
Fue entonces cuando la luz de las velas capturo las heridas de las marcas de mordeduras.
¿Ser vampiros era algo que los padres de Alexander habían querido? O, ¿ellos querían resistirse a traerme al mundo de los vampiros?
Nos retiramos del patio de atrás a la sala de estar de la mansión, Jameson trajo nuestros postres.
Encima de una pequeña chimenea había un retrato de un señor muy distinguido.
-Era mi padre, - dijo el Sr. Sterling, notando que lo miraba fijamente.
-Él era muy guapo, - dije.
El Sr. Sterling se rió.
-Él habría estado tan contento de saber que lo pensaste.
-Esta mansión fue construida en honor a él, - la Sra. Sterling comenzó. -Ha sido un maravilloso lugar para Alexander. Él ha estado mucho aquí.
-Él ha pintado tantas pinturas, podrías decorar la mansión con ellos, - dije.
-¿Has visto sus pinturas? - el Sr. Sterling preguntó.
-Sí. Él ganó una competencia en una feria de artes. ¿No le dijo Alexander?
-No, no sabíamos eso, - dijo el Sr. Sterling.
-Alexander, ¿estas ocultándonos cosas?, - dijo la Sra Sterling.
-Era un cuadro sobre mí, - me enorgullecí. -Y la gente dijo que estaba para morirse.
-Interesante, - dijo el Sr. Sterling. -¿Así que eso es lo que has estado haciendo en tu tiempo libre?
-Él pinta en todo su tiempo libre, ha hecho docenas. ¿Los han visto?
Alexander sacudió la cabeza y me hizo señas para que cortara esta discusión.
-No, Alexander no comparte su trabajo con nosotros, - dijo el Sr. Sterling.
-Bien, ¿por qué no traemos algunos? - Ofrecí.
De repente el aire se torno hielo.
-Más tarde, - dijo Alexander. -Constantino es un hombre muy ocupado. Él se preocupa demasiado por lo profesional. Prefiero no gastar su tiempo.
¿Constantino? ¿Alexander llamó a su padre Constantino?
-Pero...
-Así que, Raven, - dijo el Sr. Sterling cambiando de tema, -Háblame de tus padres.
-Ellos son como todo el mundo aquí en la ciudad. - Entonces me di cuenta de que podría acentuar su mortalidad. -Pero realmente les gustan quedarse tarde y ellos aman la noche. Y a mi papá le gustan sus filetes realmente raros. Crecimos mirando películas de Drácula juntos. Él ama a los vampiros.
Los tres vampiros me miraron directamente. Yo había dicho demasiado.
-He terminado mi postre, Alexander, - dije.
-Es tiempo de que te lleve a casa, - respondió él enseguida.
Alexander sostuvo mi mano cuando los Sterlings me acompañaron a la puerta.
-Fue estupendo conocerlos, - dije sinceramente. -Y gracias por la comida.
-Por favor da nuestros saludos a tus padres, - dijo el Sr. Sterling, y me dio un beso cortés en la mejilla. Fue suficiente para que mi corazón se congelara.
-Sí, debemos encontrarnos entonces, - dijo la Sra Sterling. -Haremos que Jameson arregle algo inmediatamente.
Mala idea, quise decir.
-Sé que ellos se honrarían, - dije en cambio.
-Qué muchacha tan agradable, - dijo la Sra, Sterling. -Me gustaría llegar a conocerte mejor, Raven, - comentó ella antes de que yo saliera a la puerta.
Mis ojos se iluminaron.
-Absolutamente. Estoy libre en cualquier momento. - imaginando a la Sra. Sterling y yo yendo de compras, daría vuelta a toda la ciudad. Probablemente nos revelaríamos en las noticias locales.

Capitulo 13: Graveyard Glam

Nunca esperé que me gustaría tener una “noche de chicas” con la Sra. Sterling. Con Becky siempre determinábamos una. Mi mamá me solía hablar cuando ambas estábamos en un buen estado de ánimo. La tía Libby cuando visitaba Hipsterville. ¿Pero… la Sra. Sterling? ¿La madre de mi amor verdadero? Yo no podría haber soñado con esta noche, incluso con mi imaginación demasiado extravagante. Y esto iba a tener lugar.
Tuve que preguntarme qué motivos podría tener. ¿Era ella tratando de obtener la primicia sobre la forma en que realmente veía a Alexander? ¿O se había presentado una oportunidad de obtener una primicia sobre mí?
De cualquier manera, no me importaba. Yo estaba preparada para salir con la más fabulosa y macabra mamá en todo el planeta. Todo estaba planeado desde hace tiempo, después de todo. Tengo que cumplir con los padres de Alexander, unos vampiros adultos por algún tiempo, y pronto obtener con calma el reinado de la Mansión de nuevo.
Estacione mi bicicleta en la puerta de la mansión al atardecer y golpee la puerta.
En lugar de ser recibida por Alexander, Jameson me ofreció su bienvenida.
-Hola, señorita Raven. La Sra. Sterling esperaba su visita. Si va a esperar en la sala, ella estará con usted en breve.
Estaba hojeando un folleto rumano de castillos cuando sentí una presencia en la puerta.
La Sra. Sterling, tenía puesto un vestido negro hasta el suelo con un escote en V, una hermosa gorra con un encaje de lavanda y con un pañuelo, extendió su mano hacia mí.
Relucientes joyas brillaban por sus largas, púrpuras, y medievales uñas.
-He estado esperando una noche como esta hace siglos.
-Yo también, - le dije.
-Hay algo que me gustaría mostrarte. - Me mostró un antiguo álbum de fotos.
Jameson nos trajo una bandeja de bebidas y las coloco en una mesa. Había una copa alta y roja con un palo de apio y una guarnición de coque con un paraguas.
-Tú me recuerdas mucho a alguien que conocía, - dijo ella con una sofocante voz.
-¿Quién?, - Le pregunté.
-La abuela de Alexander, - respondió.
-¿En serio?
-Aquí hay una foto de ella. - La Sra. Sterling abrió el álbum de fotos. -Esta es la madre de mi marido. - Ella me mostró una foto de una mujer delgada, con pómulos altos y los mismos ojos de Alexander.
Algunas de las páginas estaban deshilachadas fuera de la unión y a unas cuantas fotos las tenias que despegar.
-La Mansión significaba todo para ella. Y para su familia también. Como podrás saber, ella y el abuelo de Alexander fueron barones. Ellos tuvieron la compañía de jefes de estado y otras personas importantes, como reyes y reinas a través de toda Europa.
¡Lo sabía! Ella me va a decir que yo no soy de sangre real… por lo tanto, no soy digna de su hijo.
-Pero ellos escaparon Rumania, - continuó, -cuando la familia estaba siendo perseguida. Ella se salvó, en serio. Si no hubiera tenido su rápido pensamiento, no habrían tenido nunca un lugar seguro y nunca hubiera existido un Constantino o un Alexander. Ella mantuvo la línea de sangre real viva. Y eso es muy importante para todos nosotros.
-Vaya… suena muy valiente, - comencé a decir.
-Cuando estuvo a salvo, Constantino volvió a Rumania. Su madre permaneció aquí.
Me sorprendió cada una de sus palabras.
-¿Le dijo Alexander por qué él se mudo aquí? - pregunto.
-Sí, pero el pudo no haberme contado algo. Puede ser misterioso a veces.
“Nuestra familia tenía un acuerdo con los Maxwells (otra destacada y noble familia en Rumania) para su hija, Luna. Queríamos llevar a cabo nuestra línea de sangre real. Era muy importante para la Sra. Sterling. Había pasado tanto tiempo preocupándose por ella misma, aislada en esta mansión, lejos de nuestra propia especie. Quería a alguien para Alexander que fuera como nosotros… que nos haga felices a todos. Lo que no se dio cuenta era que el gran día una persona no era el feliz: Alexander.
“Luna era una muchacha fina y los Maxwells son una familia maravillosa. Pero cuando Alexander la rechazo, envió a nuestro mundo al caos. El único refugio para Alexander era venir aquí y vivir en la Mansión. Lejos de los Maxwells.
“Mi corazón se rompió ese día. Alexander estaba tan lejos mió. Y ahora que habíamos vuelto para estar con él, había algo más en lo que no habíamos pensado: Tú.
No sabía qué decir.
-Me parecía mucho a ti cuando yo tenía tu edad.
-¿Eras una extraña?, - Le pregunté.
-Sí, y me vestía con equipos salvajes y bailaba en las fiestas hasta el amanecer.
Me preguntaba qué podría ser más salvaje que mi atuendo deportivo.
-Cuando me uní con el Sr. Sterling todo estuvo en el lugar correspondiente. Sin embargo, su madre fue la diferencia de todos nosotros. Fue valiente y real… y mortal. Yo nunca podría estar a la altura de su imagen. El Sr. Sterling y Alexander creen que eres como ella.
-¿Valiente? -Sí. Y ella era una verdadera forastera. En tu mundo y en el nuestro. Pero ella era apasionada sobre el despojo. Tú tienes una pasión para nuestro mundo que muchos aún no tienen. Y eso es lo que compartes con la abuela de Alexander.
“Sólo quería que supieras que solo por Alexander existen las preocupaciones que tenemos. Nosotros no seriamos adultos responsables, si no cuidáramos de nosotros… al igual que para nuestro propio hijo, - continuó ella.
¿Quería que me convirtiera? Que quería decir. Que diga la fecha. Pero yo sabía que no era sencillo.
Y la Sra. Sterling no parecía ser la partida para aquel camino.
-Ahora, tenemos que hablar de algo serio, - continuó. -Me gustaría tener un tiempo de chicas.
-Bien por mí.
-¿Hay por aquí alguna sala de tatuajes? - pregunta con una risa caprichosa.
-No por aquí.
-¿Adivinos?
-En unas cuantas ciudades.
-Algún encantador de serpientes?
-Solo una vez al año cuando viene el carnaval.
-Bien entonces, tendremos que hacer nuestra propia diversión, - dijo ella enérgicamente.
-¡Jameson, trae el coche! - yo me subí al Mercedes al lado de la Sra. Sterling, y su paraguas descanso entre nosotras cuando Jameson nos condujo a la ciudad.
-Para aquí, - llamo la madre de Alexander a Jameson cuando llegamos a la plaza de la ciudad. Jameson tardo unos momentos en reaccionar y presionar los frenos. Salimos del auto para encontrarnos con la plaza fuertemente concurrida.
La calle principal estaba llena de tiendas para adolescentes. Esta plaza era algo ideal para las familias, los paseadores de perros, y los mayores que salían a dar un paseo. La Sra. Sterling, serena con su paraguas, gafas de sol, y el monedero púrpura aterciopelado con cintas de cordón negras, era algo muy bueno para ver. Incluso me sentí como una reina con ella. Era como si estuviera con una estrella de cine. Los Dullsvillianos, sin embargo, pensaban que éramos una exposición de monstruos.
Se reían disimuladamente, tontamente y luego nos miraban fijamente de arriba a abajo.
La señora sterling, con su figura escultural y su estilo glam de cementerio, era inconciente de las miradas. Ella se veía como cualquier súper estrella, sin que le molestaran los paparazzi. Cuando pasaron unas pocas personas con perro, los animales se hicieron ingobernables. La Sra. Sterling no pareció alterarse por el trastornó de las mascotas.
Nos paramos frente a una tienda y la Sra. Sterling se enamoro de una cartera de encaje de leopardo que se veía en una vidriera.
-Voy a echar un vistazo dentro - dijo ella.
Entramo en una tienda demasiado cara. Podías escoger tu propio estilo de artera, la tela, los botones y las cintas, y e ibas con una cartera exclusiva. Había mesas largas en el medio de la tienda, con varias telas de muestra esparcidas, como si se tratara de una colección.
Las empleadas no tenían idea de que (o quien) acababa de entrar en la tienda. Podría decir que su cara mostraba nerviosismo, como si trataran de esconder sus pensamientos. Yo estaba lista para entrar en pánico. En cambio la Sra. Sterling hizo todo lo posible par fingir entusiasmo.
-Nos especializamos en cartera peculiares. Podemos ir a su casa y si nos muestra como mínimo cinco, consigue una cartera gratis.
Solo podía imaginar como la empleada, con sus muestras de tela, llegaba a la Mansión en vez de ir a simples casas grandes con las cinco habitaciones habituales y apresurándose para irse antes de que sus neumáticos pasaran por las puertas de hierro forjado.
La Sra. Sterling no dijo una palabra mientras caminaba por la tienda. Ella sostenía su paraguas con una mano, y con la otra inspeccionaba las carteras.
Sentía como la empleada miraba constantemente su reloj, esperando que saliéramos rápidamente de la tienda.
-¡Estoy absolutamente loca por este! - exclamó la Sra. Sterling, sosteniendo una cartera negra. -¿Tienes en leopardo?
-Si. ¿Usted quisiera cordones o cintas? - la mujer pregunto entusiasmada por una venta posible.
-De encaje negro… y me gustaría una cadena gruesa para poder colgármelo.
La vendedora trato de esconder su asombro, ya que en absolutamente toda la tienda lo único que había era plástico o cinta.
-Estoy segura de que podemos encontrarlo en algún sitio, - dijo ella.
Yo sostenía un bolso carmesí. La cartera más barata de este lugar era de noventa y cinco dólares. Y era del tamaño de un bolso porta cosméticos.
-Esto es para morirse. Elige uno, Raven.
Yo estaba en una situación incomoda. Sabía que mi mamá se volvería loca si se enteraba de que alguien fuera de mi familia me compro un regalo caro. Incluso mi mamá, que lleva carteras de famosos diseñadores de moda, las consiguió todas en el centro comercial.
-Es un regalo de mi parte - la voz de la Sra. Sterling era intensa, pero cariñosa.
-Esta bien, no necesito nada.
La vendedora, oliendo otra venta, me examinó.
Había de todo tipo, pero nada gritaba mi nombre.
-No estoy segura que aquellas sean su estilo, - dijo ella a la Sra. Sterling. -Podríamos hacer uno negro con rojo, o creo que tengo un estampado del Halloween pasado.
Rápidamente se fue a buscarlo y volvió con un taco de tela. Era negro con murciélagos de plata.
Yo no podía negar mostrar mi entusiasmo por lo que esta viendo.
-¡Esta está para morirse! - dijo la Sra. Sterling. -La compramos.
Mi mamá me mataría si se enteraba que la Sra. Sterling me compró una cartera de cien dólares. Pero me encontraba entre una comerciante demasiado impaciente y una vampiresa entusiasmada.
-Elige tu estilo de cartera - la mujer me animaba.
-Yo realmente... - intenté.
Ella siguió agarrando la cartera.
-Se vera impresionante con el estampado de murciélago, - dijo la Sra. Sterling a la dueña.
Cuando registró nuestras compras, yo pude ver como la Sra. Sterling transformó las actitudes de la vendedora.
Admiraba a la mamá de Alexander. Yo nunca había tenido a alguien a quien respetar.
Un modelo a seguir, aunque tuviera a mi madre y la Tía Libby. Dos mujeres que se sentían seguras de si misma, testarudas y cómodas tal como eran. Pero nadie con mí estilo y gusto… no antes de que hubiese encontrado a la Sra. Sterling.


La Panadería de Shirley era un establecimiento donde vendían las galletas, pasteles, y anillos de espuma más deliciosos en todo Dullsville. Al lado de la tienda se podía comprar galletas cubiertas del chocolate, y al otro lado era una heladería de color rosado y negro.
Una vez dentro, la Sra. Sterling sostuvo su paraguas orgullosamente. Ella era alta e imponente, y me imaginaba que si alguien la encaraba, aunque se comportara como una señora, ella sería capaz de aplastarlos como a un insecto.
-Dos conos de chocolate y uno de pistache, - pidió ella. -El favorito de Jameson - me susurró.
Mi corazón se derritió por la bondad que tenia hacia su mayordomo.
-No debe ser de la ciudad, - dijo Shirley.
-¿Se nota? - preguntó con una risa. -Sí. Pero ahora nos mudamos a la Colina Benson. Y tus helados me fueron recomendados.
-Gracias, - dijo Shirley. -Por eso te daré una bola más.
Nos escabullimos en la parte de atrás del Mercedes para comer nuestros helados.
-Me encanta observar a las personas, - dijo ella con voz lírica.
No era algo que yo hubiera hecho alguna vez. Observar a la gente. Yo siempre fui la observada. Y nunca me sentí cómoda andando en la plaza. Prefería el parque, donde había menos personas.
-Mira a aquellos dos. Parece que es su primera cita. Que adorable, - dijo la Sra. Sterling. -Y ese hombre joven que empuja su cochecito mientras su esposa y su hijo comen sus convites… eso se parece a una tarjeta de felicitaciones. - Entonces ella vio a un trío de gemelas idénticas que se compartían un helado. -¡Absolutamente encantador!
No pasé mucho tiempo admirando a las personas en Dullsville. Pero la Sra. Sterling estaba fascinada con ellos. Ella mostraba como la gente ordinaria podía ser interesante si solo se la miraba por un tiempo.
Cuando finalmente llegué a casa, estaba muy contenta… como alguien que acababa de conocer a su ídolo.
La Sra. Sterling es hermosa, una vampiresa, y tan confidente como una reina. Ella era todo lo que quería ser.

0 comentarios: