3 oct. 2009

1° cap de la boda de Jess y Lucius

si se que algunas me van a querer matar porque esta es una tentación demasiado grande... pero no me pude resistir... así que acá subo el 1° cap... tal vez luego si me dan ganas pongo otro en esta misma entrada xD
nos vemos
que lo disfruten
Perse
______________________________________________
______________________

Capítulo 1

Mi mejor amiga (si todavía podría llamarla así, como yo esperaba) Mindy Stankowicz parecía completamente desconcertada mientras una multitud de rumanos que sabían hacia dónde iban estaban empujándose junto a ella para llegar a los carruseles de equipaje ocupados de el Aeropuerto Internacional de Bucarest Henri Coanda.

Yo sabía que tenia que correr y ayudar a Min, pero me contuve por unos segundos, sólo mirando mientras me buscaba entre la multitud, con sus ojos de vez en cuando lanzando miradas a los signos cubiertos con un lenguaje que con mis cuatro meses en Rumanía no estaba totalmente preparada para entenderlos, tampoco.

Bagaje pierdute…

Conexiune gara…

Carucioare bagaje…

En cierto modo, las dos éramos extranjeras en una tierra extraña. Recién llegados a una cultura que era dramáticamente diferente de aquella en la que habíamos crecido, y ahora éramos extrañas entre sí, también, a pesar de que habíamos sido amigas desde el jardín de infantes.

Mindy dio un tímido paso hacia delante… se detuvo de nuevo, obviamente no segura de a dónde ir, y todavía no se movió. Mis propios pies parecían atornillados como tratando de resolver todas las emociones que se apresuraron a través de mí por ver a un amigo de mi pasado reciente, alguien que había sido testigo de todo lo que había sucedido en la escuela secundaria, desde el día en que Lucius Vladescu había caminado en mi vida hasta el día que yo me temía que se había alejado de mí, para siempre.

Mirando hacia atrás en nuestros últimos meses de la escuela, yo aún no estaba segura de si Mindy me había abandonado, o si me había abandonado cuando las cosas con Lucius se habían vuelto más intensas. Mindy quería ayudarme con todo lo que había estado pasando con Lucius y Faith Crosse y Jake Zinn, pero yo la había apartado, con miedo de confiar la verdad acerca de mis sentimientos por Lucius… y la verdad sobre lo que era. Lo que me estaba convirtiendo. Sin embargo, el día que Mindy había jalado el brazo lejos de mí en la clase de gimnasia (tipo renunciando a nuestra amistad) había sido doloroso…

¿Había sido la peor amiga?

De pie en medio del aeropuerto lleno de gente, rodeada por los viajeros rumanos que estaban acarreando su equipaje fuera de los carruseles de equipaje, con los anuncios que estaban hechos en varios idiomas, por lo que toda la escena era caótica, la moderna torre de Babel, Mindy de repente parecía asustada, y me acordé de un detalle crucial de nuestra historia compartida.

En la noche que Lucius había sido casi destruido… en mi cumpleaños número 18, cuando casi todos los demás, incluso mis padres, de alguna manera, me habían dado la espalda a mí y Lucius… Mindy había llamado para avisarme que estaba en serios problemas.

Ella había tenido sus dudas acerca de Lucius, temía que incluso pudiera estarme causando daño, pero al final había llegado a través de el e intentó salvar su existencia.

Intentó rescatarlo por mí, porque ella ya sabía que yo lo amaba.

Tal vez, si no se hubiera presentado en el granero esa noche y tratara de intervenir, las cosas hubieran sido un poco diferentes. Tal vez Ethan Strausser que acaparo la participación en lugar de Jake, y Lucius se ha ido...

En ese momento mis pies se liberaron, y yo no estaba caminando hacia Mindy, yo estaba

corriendo. Y sin siquiera pensar en cómo las cosas puedieran ser difíciles entre nosotros… que era un vampiro, por amor de Dios, y no nos habíamos visto desde mi transformación, por no haber hablado realmente de ese hecho… me metí entre la multitud y abrí los brazos, cuando Mindy me vio, también, y me echó sus brazos propios y amplios, sin la menor vacilación, con nada más que alegría en los ojos por ver a una viejo amiga, y nos estrellamos una contra la otra y ambas comenzamos a llorar de inmediato y era tan duro que ni siquiera tuvimos tiempo o la compostura para decir "hola".

Nos aferramos a la otra por un largo tiempo, haciendo caso omiso de las personas que pasaban junto a nosotros, algunos maldiciendo ligeramente en rumano a las dos niñas que estaban bloqueando todo el tráfico, y cuando por fin se calmó, solté la pregunta que me faltado plantear, pero había demasiado miedo en mi voz, pensando que quizá era mucho pedir que Mindy sólo volara a Rumania para la boda de una amiga a la que puede que quizás ni siquiera, lo sea nunca más.

-¿Quieres ser mi dama de honor? ¿Por

favor?

Mindy se apartó de mí y arrastro sus dedos en los ojos, que estaban goteando rimel por todas sus mejillas redondas, y dijo, con una débil sonrisa aún medio llena de lágrimas.

-¡Oh, Jess, pensé que nunca lo preguntarías!

Me limpié mi propia cara, tratando de despejar algunas de mis lágrimas, también.

-Tenía miedo…

Miedo de que digieras que no... que no pudieras, con conciencia, apoyarme en mi matrimonio con un vampiro... que no volveríamos a ser amigas, nunca más...

Pero antes de que pudiera encontrar las palabras adecuadas, Mindy se acercó y me apretó el brazo, impidiéndome decir más.

-¿Quién más va a hacer que tu pelo sea maravilloso el día más importante de tu vida, Jess?, - Bromeó. -¿Huh?

Por alguna razón, casi me puse a llorar otra vez… pero yo me reía, también.

-Nadie más que tú, - le prometí, sabiendo que todo lo que había pasado entre nosotras, todas las rarezas, se habían arreglado. Que no tendría que decir otra palabra.

O tal vez había algo más que decir, porque de repente Mindy se puso seria, todas las risas desaparecerecieron de sus ojos.

-Eres un… - Miró a su alrededor, probablemente comprobando para ver si había alguna persona que hablara inglés no pueda escuchar. ¿Entonces ella se inclinó mas cerca y cuchicheado, así para que yo apenas pudiera oír, el: -¿Vampiro?

Me incorporé un poco, no
queriendo ocultar lo que era o actuar como si estuviera
avergonzada. Quería ser completamente honesta con Mindy en este momento,
porque había escondido demasiado de ella en el pasado.

-Sí. Lo soy.

Mindy estudio mi rostro durante mucho tiempo, como teniendo que ver que yo todavía estaba realmente, realmente era yo, y no sólo una criatura chupasangre que estaría más allá de su comprensión. Poco a poco los ojos, buscado lo demás, vi su sonrisa no sólo retornando, sino más estable y más caliente, como si estuviera dejando de lado sus reservas del pasado sobre mí. Acerca de nosotras.

-Eso está bien, - dijo finalmente con una inclinación de cabeza. -Eso está bien.

Yo no sabía si necesitaba la aprobación de alguien, pero creo que la necesitaba de Mindy, porque se sentía bien escuchar a alguien decirlo, en voz alta.

Por lo que yo ahora... realmente estaba bien.

-Gracias, - dije, cuando mi propia sonrisa se hizo aún más grande.

Me había entusiasmado con casarme con Lucius, pero mi mejor amiga... Es un lugar lleno de vacío en mi corazón, y aunque estábamos bastante adultas, y yo estaba a punto de casarme, extendí mi mano y ella la tomó, sólo como solíamos hacer cuando dabamos pequeños saltos en el patio.

-Consigamos tu maleta, - sugerí, tirando de ella hacia el carrusel correcto, donde la mayoría de los equipajes ya habían sido reclamados. Cuando llegamos, sin embargo, vi tres grandes, con aspecto de nuevas, imitaciones de maletas Louis Vuitton claramente tomando el paseo por el tiempo, probablemente del siglo XX. Cuando llegaron a nosotros, Mindy soltó de mi mano, extendió un brazo y tiró de una, después otra, hacia abajo, y me apresuré a agarrar la bolsa restante antes de que pudiera girar por ella de nuevo.

Cuando la pesada maleta se estrelló en los pies, mire a Mindy, confundida.

-¿Tres piezas de equipaje? Pero yo creía que sólo podías permanecer durante tres días, ¿porque...?

Mindy me miró como si yo era la que estaba fuera de si.

-Este es el mayor evento de tu vida, - recordó. -¡Tienes que usar un montón de productos para el pelo!

Empecé a sonreír como una loca entonces, a sentirme completamente feliz en ese momento. Yo estaba a punto de casarme con Lucius, y Mindy realmente estaba de vuelta...

-Vamos, - le dije, empezando a hacer girar las ruedas de la maleta que sostenía hacia la salida. -Lucius tiene un conductor esperando por nosotros, y tenemos mucho que hacer.

-Estoy detrás de ti, - Mindy prometió, corriendo junto a mí con sus dos bolsas oscilando en el remolque. -¡No puedo esperar!

Miré por encima de ella y compartimos una sonrisa que resumió quince años de amistad y todas las esperanzas y los sueños que tuvimos de las niñas acerca de enamorarse, casarse y vivir felices para siempre.

Entonces me tuve mas interés y la lleve hacia el auto.

La boda se puso en marcha oficialmente.


0 comentarios: