4 ene. 2010

Capitulo 17 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 17

-Te ves hermosa, - dijo papá, con sus ojos un poco húmedos cuando entro para saludarnos. Pero estaba sonriendo. ¡Las dos!

Vi que vio mi vendaje cuando agarre mi mano, y una sombra cruzó su rostro, oscureciendo su sonrisa. Yo sabia que, habiendo viajado a Rumanía con mamá cuando ella estudio la cultura de los vampiros, debería estar familiarizado con los rituales de matrimonio... probablemente sabia exactamente lo que hice.

Y yo tenia la sensación de que, aun que siempre fue liberal, todavía no le gustaba ver a su propia hija sangrar. Pero él no dijo una palabra.

Como mamá, me dejaba ir.

-Se ve muy elegante, usted, señor Packwood, - Mindy señaló.

Comprobé la apariencia de papá, también, evaluandolo de la cabeza a los pies. Cuando llegué a la punta de los zapatos lustrados, alcé la cara a su oído y note la sorpresa en mi voz cuando le pregunté, "¿Papá?"

No sabia como esperaba ver vestido a mi padre para mi boda, pero el esmoquin que llevaba parecía algo que hubiera elegido Lucius. Se apoyaba perfectamente en sus hombros y los pantalones estaban justo donde debían, en la parte superior de los zapatos relucientes. Llevaba una corbata de lazo, también, y no sólo fue atada cuidadosamente, parecía como si alguien lo hubiera comprobado que con un nivel.

En resumen, mi padre parecía muy elegante en sí mismo.

-Es la boda de mi hija, - papá me recordó, entendiendo claramente mi estado de shock. -¡Por supuesto que estoy usando traje! - Luego sonrió y señaló: -Aunque, admito que es un traje muy bonito, lo compro Lucius, que al parecer tiene algún tipo de problema con la ropa alquilada.

Me puse a reír cuando papá añadió, imitando a Lucius: -He llegado a entender su pasión por el reciclaje, Ned, pero tiene que estar elegante. ¡Sobre todo en mi boda!

"Suena como Lukey," Mindy acordó, sonriendo.

Sonreí. Sí, lo hizo sonar como Lucius...

Entonces papá extendió su brazo hacia mí, con el codo doblado, y me lo ofreció, -¿Nos vamos? ¡Sus invitados (y su novio) la esperan princesa!

Aunque el gesto era también un tipo de broma (una extravagante fantasía para ir con su traje) ambos nos pusimos serios. En un santiamén, todos de la risa se detuvo.

Mindy sintió el cambio de humor, también, y sin decir una palabra se puso detrás de mi cuando tome el brazo de papá. Esperé mientras recogía mi vestido para que no se arrastrara por el suelo cuando camináramos hacia el lugar secreto donde la ceremonia se llevará a cabo.

Ya era hora...

-Papá, - dije en voz baja, cuando dimos un paso hacia la puerta, cogidos del brazo. -¿Sabes donde vamos? ¡Este castillo es como un laberinto! - Yo no quería que mi padre a supiera la ubicación sorpresa de Lucius (No, cuando yo había esperado tanto tiempo en suspenso) pero estaba sinceramente preocupado por perderse.

-¡Oh, Lucius pensó en eso, también! - dijo papá con un brillo en sus ojos.

Abrió la puerta, y cuando él me hizo pasar a través, puse la vista en algo que sólo había vislumbrado cuando mi padre se metió en la habitación, tal vez deliberadamente impidiéndome mirar por el pasillo.

"Oh, es hermoso", grite, deteniéndome en la puerta.

O quizá Mindy lo dijo. Tal vez las dos.

Todo el corredor estaba lleno de cientos de velas encendidas en pequeños recipientes de vidrio con plomo. Nos acercábamos paso a paso, siguiendo la única luz del pasillo de otro modo oscuro. Un iluminado camino que debíamos seguir. Un bello gesto de parte de Lucius...

Como siempre ocurre cuando parecía que iba a ver a Lucius, mi estómago se lleno de cosquillas por la anticipación, y aunque yo todavía estaba nerviosa por la ceremonia, apreté el brazo de papá, señalando que debíamos ir, y los nosotros tres comenzamos a seguir esa brillante vía, que se retorcía y se volvía profundamente hacia el corazón de la finca.

Caminamos por lo que pareció un largo tiempo, los tres en silencio, partiendo hacia partes del castillo que no había visto antes. O tal vez Lucius me había mostrado este lugar y no me acordaba. Todo parecía diferente esta noche. Mágico y extraño y callado.

Mi corazón, que se callaría completamente cuando llegara a ser completamente una vampiro, empezó a latir más fuerte con cada paso que daba. Sin embargo, yo estaba sintiendo una extraña calma, también.

Lucius se encontraba al final de este camino...

En el momento que habíamos estado esperando (para el que habíamos nacido) estaba a punto de realizarse...

Nos acercamos a una curva en el corredor que era tan aguda y angosta que por un segundo parecía que se dirigía a un callejón sin salida (una pared en blanco) y cuando la seguimos sentí una brisa tibia en mi cara. Respire el aire fresco, perfumado con flores. Y vi que las velas se terminaban a pocos metros de distancia, en lo que se parecía a un corte curvo en el pasadizo del muro.

Eche un vistazo a la cara de papá y vi que estaba sonriendo de nuevo, como si estuviera seguro que estaría satisfecha con lo que estaba a punto de ver, y unos momentos más tarde (cuando yo no estaba segura si quería saber con anticipación si finalmente estaría satisfecha o me estiraría una y otra vez, era tan maravilloso) llegamos al final de la ruta y Mindy lanzo la cola de mi vestido, lo que permitió que caiga al suelo.

Cuando entramos bajo el arco, apreté la mano contra mi corazón, olvidando que podría manchar el vestido con la sangre de mi mano, y grite en voz baja, -¡Oh, Lucius!

0 comentarios: