4 ene. 2010

Capitulo 15 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 15
Me puse delante de la mesa, estudiando los objetos de la bandeja, no muy dispuesta a tocarlas. Había una taza pequeña de plata, con tapa, adornada con un patrón profundamente marcado de vides que se habían oscurecido durante generaciones, la mancha era tan negra que obviamente que ni con pulirla con el mayor de los cuidados no podía quitárselo. El patrón era una reminiscencia de la vid igual que el encaje entrelazado a través de mi vestido, lo que más me alegro de haber elegido ese detalle. Parecía que, la forma en que había diseñado el vestido, tenia alguna relación con mi madre, y su madre, y todas las mujeres Dragoromir que habían utilizado esta taza antes que yo, a lo largo de cientos de años.
Y mis antepasados tambien habian utilizado el cuchillo de plata que estaba junto a la taza. Y la cuchara que sostenía la pizca de hierbas acre, y las tiras de paño blanqueado de algodón doblado debajo de la hoja...
Mamá colocó sus manos sobre mis hombros otra vez. Ni siquiera me había dado cuenta de que ella (y Mindy) se habían juntado conmigo al lado de la mesa. Gire un poco para ver su cara.
-¿Mamá?
No estaba segura de lo que quería preguntar, sin embargo. Yo sabía lo que tenía que hacer.
Mamá me dio una risa tranquilizadora, y saque alguna fuerza por lo tranquila que parecía:
-Vas a estar bien, - prometió. Entonces ella me dio media vuelta de modo que nos enfrentamos y me atrajo a sí misma, me apretó con fuerza. -Voy a unirme con los invitados ahora, - dijo, dando un paso atrás, pero teniendo mis manos en las suyas, manteniéndonos conectados.
-¡Mamá! - me opuse, agarrando sus dedos. -¡No te vayas todavia!
Yo quería que me ayudara...
Pero mamá sacudió la cabeza:
-No, Antanasia. Es hora de que me vaya.
Yo conocía a mi madre bastante bien para entender que había escogido este momento para marcharse... y utilizo a propósito mi nuevo nombre. Estaba recordando que yo era una adulta ahora. Mi boda comenzaba, y yo tendría un montón de cosas difíciles para enfrentar en el futuro, sin ella para ayudarme. Ya era tiempo de que los enfrente...
-Se que esto es difícil, pero trata de no tener miedo, - Mamá me dio un ultimo consejo. -¿Quieres saborear cada momento de esta noche? Esto no es sobre conseguir derechos... es sobre ti y Lucius prometiéndose el uno al otro. Eso es todo lo que importa.
Tome un profundo suspiro y despues estuve de acuerdo:
-Lo se.
-Te amo, - dijo, abrazándome una vez más.
-Te amo, también, - dije en voz baja.
Entonces mamá nos dejo a Mindy y a mi sin decir palabra, porque nos dijo todas las cosas importantes la noche anterior.
Cuando la puerta se cerró detrás de ella, Mindy me miro con ojos nerviosos, sabiendo que la Dra. Dara Packwood ya no estaba con nosotras, también.
-Um... ¿que debo hacer, Jess?, - pregunto, mirando a ambos lados para ver la bandeja. -¿No puedo... ayudar?
Sacudí la cabeza.
-No. Quédate en la habitación en caso de que algo vaya mal.
Mi dama de honor se puso un poco pálida, pero asintió:
-Muy bien.
Entonces Mindy, pareciendo entender que necesite algo de espacio (un poco de privacidad) retrocedió unos cuantos pasos, y me senté en la mesa, y sin darme tiempo para vacilar, extendí el brazo izquierdo a través de la bandeja y use mi mano derecha para levantar el cuchillo.

0 comentarios: