4 ene. 2010

Capitulo 16 de La Boda de Jessica y Lucius

wiiiiiiiiiiiiiiiii
ya faltan corregir solo 7 caps xD
espero que los estén disfrutando
___________________________________________________________________

Capítulo 16

Pero cuando coloque la hoja en mi muñeca, sin embargo, pare mis manos.

El corte me iba a doler, y si el cuchillo era demasiado profundo, podría probocarme un sangrado excesivo. La gente se suicida cortándose las muñecas...

Yo sabía que en realidad no iba a morir esa noche (no puedo ser destruida de esa manera) pero todavía mis dedos temblaban un poco mientras descansaba la hoja contra un lugar donde una vena azul se veía justo debajo de la superficie de la piel.

Una cosa era que Lucius perfore con delicadeza mi carne en un momento de pasión... y otra muy distinta a sentarse solo, como un cirujano inexperto, y sacar mi propia sangre... lo suficiente para llenar un vaso que de repente parecía mucho mayor de lo que acababa de ver unos momentos antes de...

Detrás de mí, Mindy cambio sus pies, lo que causó que la tela simple de la vaina negra crujiera, y yo sabía que tenía que darse prisa. Se estaba haciendo tarde, y yo no quería mantener a nuestros invitados (y, especialmente, Lucius) esperando.

Lucius...

En algún lugar recóndito en el fondo de la finca Vladescu, donde quiera que se estaba preparando, estaba realizando el mismo ritual que yo. Sabía que su mano no temblaba, sin embargo. Puedo imaginar con calma levantando el cuchillo, colocando la hoja en su carne y trazando una línea casi invisible por el brazo. Una línea que el segundo turno carmesí cuando la sangre comenzó a fluir. Volví la muñeca por encima de la taza y le permití reunir unas gotas...

Los dedos más seguro, apreté el cuchillo más en contra de mi piel, y se encogió como la hoja bien afilada, afilada como un bisturí real, se abrió paso. Aplique sólo un poco más de presión, enfocada en el rastro delgado de vena azul, y escuche a Mindy jadeando en la oscuridad, la sangre espesa de repente salió de la herida, cubriendo mi muñeca.

El corte estrecho, no había dolido al principio, pero empezó a picar, entonces, y respiró hondo y traté de ignorar el agudo dolor palpitante.

Sólo hago esto por Lucius... la peor parte esta terminada...

Me rouge a mí misma en contra de más dolor, pase la hoja un centímetro más abajo en mi brazo, y luego con cuidado y rápidamente gire mi muñeca para que la sangre fluyera más rápido, para entonces, goteaba en un ritmo estable en la taza que esperaba.

Yo sabía que probablemente Mindy estaba horrorizada (tal vez incluso un poco mareada) por verme. Si yo hubiera estado en su lugar (si nunca hubiera probado o compartido la sangre) me habría sentido la misma manera. Pero, por supuesto, yo había cambiado, y que el líquido casi negro se derramaba de mi vena, no podía dejar de pensar, a pesar del dolor, lo hermoso que era. Cómo quería compartir esta misma esencia de mí misma con Lucius, esa noche, y muchas, muchas veces en el futuro...

-Jess... - la voz incierta de Mindy interrumpió mis pensamientos, y levante la mirada para encontrar que ella se había acercado y estaba agachada junto a mí, una mirada de preocupación en sus ojos. -Creo que es suficiente, - dijo, mirando mi brazo. -Creo que deberias dejar de...

-Sí, - yo estaba de acuerdo, señalando que la copa ya tenía unos cuantos gramos. -Eso es suficiente.

Cambie y gire mi brazo entonces para dejar la bandeja y luego utilice mi otra mano para levantar la cuchara llana de hiervas (el sauce y el jengibre) que impidió que la sangre coagule demasiado rápido. Removí estos en la taza, luego comenzaron a llegar a una de los pedazos de tela cortados.

-Aquí. - Mindy me sorprendió tomando mi brazo sangrante en mi mano y agarro la tela, también, antes de que pudiera tocarla. -Déjame ayudarte, para que la sangre no caiga en tu vestido.

-Muy bien, - dije, dejando el material sobre la herida.

Después de un minuto, cuando la sangre no se filtro a través de la tela, Mindy cuidadosamente levanto una esquina y vio por debajo.

-Creo que ya se detuvo, - dijo. Encontró mis ojos. -Pero voy a dejar que el paño en tu brazo, por lo que no abras accidentalmente la herida de nuevo, ¿de acuerdo?

Yo asentí.

-Gracias. - No era exactamente la respuesta correcta a la pregunta de Mindy, pero yo quería que ella supiera que aprecie la calma, la forma en que puedo tratar una situación que la mayoría de las damas de honor no hubieran podido manejar. Y yo también estaba agradecida de la mirada de sus ojos, que me decía que no me rechazaba.

Vi como ella ponía el vendaje alrededor de mi brazo herido con el mismo cuidado que había utilizado cuando peino mi cabello, y yo sabía sin ninguna duda que había elegido la persona adecuada para ser mi dama de honor. Que yo había elegido a la chica adecuada para ser mi mejor amiga, tantos años antes.

-Gracias, - repetí, escondiendo la tela, para que pareciera tan limpio como sea posible. Cuando Mindy se puso de pie, levanté el brazo, pensando en la venda, por que me temía que me arruinaste la apariencia, fue realmente extraña la razón. Era un recordatorio visible de que, a pesar del cuidado que Lucius y yo estábamos tomando para hacer nuestra boda perfecta, y buscar uno para el otro, todavía eramos dos individuos defectuosos que trajieron no sólo el amor profundo sino también las viejas heridas a nuestro matrimonio. Dentro de otros lugares con los que siempre habría que tener cuidado. Siempre había que recordar la horrible infancia de Lucius, y comprendería los momentos en que se callara y se guardara para si mismo. Y Lucius siempre tendría que asegurarme de que el lado oscuro de sí mismo nunca se desatara en mí.

Seguí mis dedos a través de la tela, haciendo una mueca de nuevo cuando pase mi mano encima del corte, que todavía picaba un poco. Lucius tendría un vendaje casi idéntico, atado por Raniero, y el mismo dolor...

-¿Debo tomar esto? - Mindy ofreció, alcanzando la bandeja.

-No, espera, - le dije, parándola con una mano en su brazo. -Yo no he terminado todavía.

-¿No? - Mindy levanto las cejas (y la forma en que gritó) me dijo que, mientras ella estaba haciendo un gran trabajo para hacer frente a una boda de vampiros, ella me había visto derramar la sangre suficiente por una noche.

Pero yo no tenía otra opción, y tome el cuchillo de nuevo, sin miedo esta vez, porque sabía que podía manejar la picadura. Luego, utilizando la mano izquierda, marcaque la palma de mi mano derecha con una profunda "x". Una vez más, la sangre se filtró, y cogí el paño limpio pasado, sujetándolo fuertemente en mi puño para detener el flujo.

-Lucius marcará su mano izquierda, - le dije a Mindy, que parecía desconcertada. -Así cuando nuestras manos se junten en la ceremonia de los votos, nuestra sangre se mezclara, palma con palma.

-Oh, wow... - Me di cuenta que Mindy, siempre romántica, se debatía entre pensar que este era el gesto mas bello que jamas había oído... creyendo que también era totalmente equivoco.

-Algunos vampiros llevan la cicatriz de por vida, - añadí. -Como un anillo de bodas que nunca se puede eliminar.

Por eso había tratado de cortar mi palma tan profundamente. Yo quería el recuerdo permanente de la noche en que me casé con Lucius. Una cicatriz de verdad. Yo sabia que Lucius definitivamente haría su corte profundo y amplio. Que, tras haber sufrido heridas de tantas cicatrices de su pasado, ni siquiera se inmutaría agregando otra a su lado, para marcarse a sí mismo como mío.

Mindy no parecía saber qué decir a esto, así que asintió con la cabeza para indicar que era el momento para ella para llevar la bandeja... y dejar de preocuparse por si iba a usar el cuchillo de nuevo.

-Voy a hacer esto ahora, si estás segura de que no te importa...

-Oh, seguro, - dijo, poniendo la tapa en la taza y llevándome la bandeja, dejando el equilibrio con una mano mientras abría la puerta.

En silencio, el criado espero aceptando la carga en sus manos, y Mindy cerró la puerta. Cuando ella regreso a través de la sala, pregunto:

-¿Y ahora qué?

-Esperamos, - le dije, -por quien nos llevará a la boda.

Una vez más, a pesar de los consejos de mamá, las mariposas en mi estómago comenzaron a revolotear como locas. En algún lugar de la finca, nuestros invitados (vampiros y humanos) se reunieron, y Lucius se dirigía a la ceremonia, y...

¿Quien vendría por mi?

¿Otro sirviente? ¿Uno de los dos guardias de Lucius?

No tuve tiempo a pensar, porque antes de que Mindy pudiera incluso decidir si se arriesgaba a arrugar su vestido para sentarse, hubo otro golpe en la puerta de la habitación contigua, y de nuevo se apresuró a responder, demasiado nerviosa e impaciente de dejar que mi dama de honor lo haga.

Y esta vez, cuando abrió la puerta para revelar el pasillo, vi que alguien había estado muy, muy ocupada como yo había estado derramando mi sangre por Lucius. También me saludó, con gran felicidad, a mi acompañante a la ceremonia.

1 comentarios:

PriSS dijo...

De verdad Graciassss!!! Ame el primer libro y ahora este de la boda Wow!! En serio, buenisima traduccion!!!