4 ene. 2010

Capitulo 18 de La Boda de Jessica y Lucius

Capítulo 18
Solté una exclamación de asombro ante la creación, porque Lucius había elegido por nosotros para no casarse con gran salón de baile, en algunos, pero en un pequeño y acogedor patio (como una gruta) que estaba rodeado por muros de piedra ahogada por debajo de trepadoras, enredaderas silvestres y zarcillos de torsión flor de luna, que serpenteaban todo el camino hasta el alero alto por encima de nosotros. El brillante pasado, flores blancas de finales de verano se abrían por la noche, y se parecía a las estrellas que caían a la tierra que nos rodea.
La única luz de la luna llena y las velas (más velas por todas partes) se adentraban en los alféizares de las ventanas altas y arqueadas que cubrían las paredes, y agrupadas por docenas en la mesa de piedra donde las tazas de plata esperado, y escondido entre las flores que crecían en abundancia rebeldes en todo el jardín.
Toda la escena era perfecta, como Lucius había prometido.
A pesar de que estaban en el centro de un castillo que mantuvo con un ojo para el orden y la precisión, el patio tenía una belleza caótica, una especie de amor, sí. Al menos, era como el amor que sentía por Lucius, que parecía incontrolable. Una corrección desordenada, un lugar salvaje en el centro de mi corazón, que había insistido en el orden racional, también.
Sí, el jardín me hizo sacar una exclamación.
Pero fue la visión de Lucius, (no el impresionante entorno que se había creado para nosotros) la que me obligó a decir su nombre.
Él me esperaba al final de un camino a través del follaje, antes de la mesa de piedra, y yo nunca lo había visto tan serio... tan grave. Pero este no fue el lado oscuro de Lucius que a veces se apoderó de él.
No... Era como que estaba tan feliz que no podía ni siquiera sonreír. Comprendí que la expresión, porque me estaba sintiendo de la misma manera. Era como una alegría tan profunda que sólo podía expresarse con nuestros ojos, que parecían demasiado profundos para algo tan frívolo como una sonrisa.
Aunque sabía que nuestros invitados estaban esperando, mirando, yo apenas era consciente de ellos sentados en las filas de sillas de madera a ambos lados del camino, y de no caminar hacia Lucius de inmediato. Nos quedamos en silencio, completamente perdidos en el tiempo, el espacio... y entre nosotros. Incluso en la distancia, en la oscuridad, me di cuenta que me había sucedido en el movimiento de él. Que nunca se olvide cómo me miró cuando entré en el jardín de su novia, como yo nunca olvidaré el panorama de Lucius con su altura, de pie con su confianza habitual, sus anchos hombros hacia atrás y las manos entrelazadas en la espalda... una pose que me era familiar.
Pero esa noche, Lucius no inclinaba la cabeza ni paseaba. Se quedó inmóvil, la espalda recta, los ojos fijos en mí, como habíamos compartido esa extraordinaria, la felicidad profunda, tanto de nosotros, sabiendo que este momento sólo vienen una vez.
Podríamos habernos mantenido así durante horas, si papá no había retirado el brazo de la mía y me hubiera besado en la mejilla. Por fin se rompió mi mirada con Lucius a su vez a mi padre, cuyos ojos brillaban con lágrimas de nuevo, cuando me dijo:
-Te quiero, Jess.
Quería decirle a papá que lo amaba, también, pero mi garganta de repente atrapado, y yo tenía que confiar en que él entendía lo que yo no llegaba a decir.
Luego se hizo a un lado, porque la tradición era para mí a caminar los últimos metros a mi marido, solo. Yo ni siquiera llevaba flores. Se suponía que yo enfoque Lucius con las manos vacías, para simbolizar que a partir de esa noche, no habría nada entre nosotros.
Asentí a Mindy, que dieron un paso delante de mí y comenzó a caminar lentamente por el camino, y cuando llegó el final y ocupó su lugar, mirando hacia atrás para mí, los invitados se levantaron y se volvió también. Pero todavía apenas se fijó en ellos, o Mindy espera a la izquierda de la mesa de piedra, o de pie Raniero en la mano derecha de Lucius. Yo estaba de nuevo paralizada por la visión de Lucius, teniendo no sólo en sus ojos, pero la totalidad del hombre, el vampiro, con quien estaba a punto de casarme.
Su pelo negro brillaba a la luz de la luna, que, junto con las velas, iluminado su rostro, también. Los pómulos salientes, la nariz recta y mandíbula fuerte que por primera vez se había fijado de nuevo en una escuela de Pennsylvania de alta, en un día y en un lugar que parecía vidas retirado de ésta. Llevaba un traje oscuro como los ojos, y que se le ajustaba (y era adecuado) tan perfectamente como el jardín a nuestra ceremonia. El traje de él estaba subestimado (sin colas o solapas brillantes de seda) pero su simplicidad sólo parecía poner relieve a la libre seguridad de Lucius, como si tuviera la suficiente confianza en su propio poder no necesitan nada llamativo en su cuerpo. De alguna manera, se las arregló para parecer el príncipe que estaba en nada más que un abrigo oscuro impecable cocina equipada, una camisa blanca y corbata negro, y un pantalón negro, estrecho, como los que él había llevado a nuestro antes de la cena de boda.
Lucius estaba recto, sino en la facilidad, como el guerrero que había sido educado para ser, esperándome, y yo apenas podía creer que era mío.
¿Si hubiera mirado tan alto antes? ¿Así que mando? ¿Tan convincente?
Cuando comencé a caminar hacia él, sin alejar mis ojos de él, vi que llevaba un toque sutil de color. Una paloma chaleco gris, casi como el color de la blusa de mí vestido. Mientras caminaba a su lado, retiró sus manos detrás de la espalda, como no podía esperar un segundo más me toque, y también vi un destello de color blanco en su brazo. Un vistazo de tela blanqueada que asomaban por debajo de la manga, justo por encima de su mano.
-Antanasia... - dijo, cuando yo estaba lo suficientemente cerca para oírlo susurrar. Lo suficientemente cerca para ver el asombro, la maravilla, en sus ojos... emociones tan fuertes aún para Lucius Vladescu que (quizá por primera vez en su vida) se quedo sin palabras. -Yo... yo...
Sonreí, entonces, porque sabía que yo lo había logrado. Lucius, siempre tan elocuente, ni siquiera podía encontrar las palabras para expresar lo que sentía sólo para verme.
Me senté a su lado, y Lucio también sonrió, mostrando, por primera vez esa noche, los dientes de color blanco puro que experimentaría finalmente, de nuevo en contra de mi garganta, más tarde esa noche. Me quedé mirando a la cara hermosa, segura de que nunca había sido más feliz que en el momento en que Lucius me tendió la mano izquierda (la mano marcada) y estrechó mi mano derecha marcada también, apretando nuestras palmas de las manos, tan fuerte como si nos uniéramos en privado en ese lugar público... y para abrir con cuidado las heridas, por lo que podría mezclar nuestra sangre.
La incisión en la mano, tan fresca, me dolía que me molesten, la piel se separó, y Lucius miró mi cara con cuidado, preocupación y una disculpa en sus ojos por herirme, pero yo moví la cabeza, sólo un poco, diciéndole que estaba bien, que debía asegurarse de que la sangre fluía.
A mi señal, apretó los dedos con más firmeza en torno a la mano, torció las palmas de nuestras manos, sólo un poco, y yo no me obligó a demostrar que le dolía que mi corte en contra de su reapertura. Pude sentir la sangre empezando a escapar, y aunque sabía que Lucius estaba sangrado, también, era imposible decir cuya sangre era suya... tal como estaba destinada a ser, desde ese momento.
Yo creía que el instante en que Lucius había hundido primero sus colmillos profundamente en mi garganta siempre sería el mejor momento de mi vida, pero nada podía compararse con la unión con él delante de nuestra familia y amigos, para siempre. Nada se compara a esa mirada cálida, de adoración en sus ojos, que fueron una vez más vigilado, abierto, a mí, mientras nuestra sangre fresca mezclada en el punto donde nos conectamos.
Nos tomó un momento para simplemente ser, juntos (todo quedo como un sello en la memoria) y luego se volvió hacia el mayor de los ancianos, que había salido de las sombras y se unió a nosotros en la mesa de piedra, y que anunció:
-Vamos a empezar...

0 comentarios: