4 ene. 2010

¡¡¡Epílogo de La Boda de Jessica y Lucius!!!

llego el final xD

espero que les guste ya que solo me conecte por eso

____________________________________________________________________

Epilogo
El claro de la montaña estaba en silencio, y nuestros invitados esperaban con impaciencia mientras yo caminaba hacia Lucius, quien levantó su mano izquierda, ofreciéndomela de una manera diferente de lo que había en nuestra boda. Esta vez, su corte en la palma me dio interés, por lo que pude ver claramente la X que había colocado allí.

Acepté su mano izquierda con mi mano derecha, y puso su mano derecha en mi espalda, justo debajo de mi omóplato, su palma se amoldo a mi cuerpo. Entonces me tomó de la mano izquierda y suavemente la apoyó en su brazo derecho, justo donde el bíceps curva para encontrarse con su hombro.

A medida que nos mirábamos, dispuestos a trasladarnos con los evocadores sonidos de la sonata Moonlight de Beethoven, yo no estaba preocupada por el hecho de ser una buena bailarina, que todavía no era. A pesar de las lecciones de ultimo minutos en el estudio de Lucius, no podía realmente bailar “vals o cuadrilla” más de lo que había sido capaz la primera vez que había bailado en el gimnasio de la escuela Woodrow Wilson High bajo las luces que parpadean, mientras que en este momento estaba rodeada de un mar de velas.

No, yo no sabía bailar, pero podía ver esa mirada en el rostro de Lucius. Esa adoración, la expresión de protección que vi en sus ojos me ayudaba.

El pianista comenzó a tocar, Lucius y yo empezamos a bailar la delicada sonata pero potente cascada de misteriosas notas de luz, una expresión musical de lo que sentía desde que vi por primera vez a Lucius después de que estuvimos separados, incluso por unos pocos minutos, como los que tuvimos después de la ceremonia.

Que la prisa incomparable de alegría, de calma y de emoción que se apoderaban de mí cada vez que él entraba en una habitación. Y allí estaban los matices oscuros, demasiado...

Nos movimos juntos en el centro de un círculo formado por todos nuestros huéspedes, y Lucius presiono su mano más firmemente contra el respaldo de mi vestido negro, como el negativo fotográfico de un vestido tradicional de boda, que me había cambiado después de la ceremonia, porque su corte en la palma de su mano había manchando mi vestido blanco de sangre cuando nos besamos.

La pieza se llena de cambios de tiempo y se hace difícil de bailar, nos condujo a través de la parte más pensamiento, agridulce, mis ojos fijos en él para no tropezar con él.

En los hermosos ojos que tiene mi esposo…

Él sonrió, y era algo que yo esperaba que ocurriera en algún momento, perdí el ritmo incoherente y golpeó su pie con el mío. Renuncie con facilidad, saqué mi mano y la deslice alrededor de su cuello, olvidándome de mi intento de hacer algunos pasos básicos, porque de repente sólo quería detenerlo, mientras que la hermosa canción sonaba conmovedora. De repente, la música, escrita hace mucho tiempo y todavía tan evocadora, me recordaba demasiado tiempo, que había estado en mis pensamientos toda la noche.Años, décadas, siglos... la eternidad.

Teníamos la promesa de que… pero sabiendo quiénes éramos, los gobernantes, ambos sabíamos que la promesa era probablemente falsa. Que un día, nos tomaremos unos de otros, al igual que nuestros padres habían sido separados para siempre. O la gente asustada a su vez sobre nosotros de nuevo, o uno de los nuestros nos traicionaría...

Cuando apoyé la mejilla contra su pecho, Lucius renunció a guiarme a bailar el vals, también, y me acarició el pelo mientras se movía, diciendo que no debía preocuparme de eso en mi boda, porque ese día terrible podría ser en una semana, o mil años en el futuro.

-¿Pasa algo malo, esposa mía?- Susurró Lucius, usando la palabra “esposa” Que no parecía poder dejar de decir esta noche. -Estoy sintiendo que no eres feliz...

Levanté mi cara, me di cuenta de que otros invitados se han sumado a nuestro baile, y me obligue a sonreír, porque yo no quería que él se preocupara pensando en cosas terribles que nunca podría ocurrir. Era sólo la canción que me había hecho sentir triste por un minuto...

-Me estaba preguntando cómo Lucius Vladescu trajo un piano hasta un claro del bosque alto en los Cárpatos - Dije, burlándome de él -Estaba tratando de averiguar la logística.

Lucius se rió con sorpresa y me envolvió con sus brazos con más fuerza.

-Me alegro de que conserves tu aspecto matemático, Antanasia. ¡Por eso te amo, también! - Miré alrededor del claro cubierto de hierba, que no era exactamente adecuado para un partido, sino que era especial para mí.

-Bromas aparte, Lucius - Dije, acariciando la parte de atrás de su cuello con el pulgar y el cumplimiento de sus ojos, para que pudiera ver lo mucho que realmente aprecio todo lo que había hecho. -Gracias por hacer esto posible. La comida, la música, todo, aquí.

Lucius se puso serio.

-Si este lugar es donde ves a tu madre en sueños, y sientes que Mihaela está con nosotros ahora, entonces arrastrare cien pianos a esta montaña para hacerla parte de la celebración para ti.

-Yo sé que es raro- Dije -Pero realmente siento su presencia aquí.

En primer lugar, había visto el claro cuando Lucius y yo habíamos ido a caballo un día, e inmediatamente recordé un semi-circular afloramiento de piedra que había visto muchas veces en mi sueño. Por lo general, era invierno en los sueños, y la tierra estaba cubierta de nieve, pero las afiladas rocas habían sido inequívocas. En realidad había arrastrado muy duro con las riendas, el aumento de la silla y la búsqueda de Mihaela, seguro de que ella tenía que estar ahí, esperando por mí, antes de que yo recordara que había estado ausente durante años. Yo estaba buscando a un fantasma. Un Fantoma, como mis nuevos compatriotas dirían.

-Estoy completamente irracional, como solía hacerlo con frecuencia - Bromeó Lucius, cambiando de manos para apretar la cintura. -Creo en el poder de los sueños. Como la mayoría de los vampiros. Lo que sientes aquí, no me parece “raro”, en lo absoluto.

Me estremecí en sus brazos, porque mi sueño parecía extraño para mí. Siniestro a veces, como la sonata…Eché un vistazo a nuestro alrededor, sorprendida de escuchar... nada más que el susurro del viento en los árboles, los vasos que chocan, y la conversación tranquila, en la distancia. Luego me volví a Lucius y lo encontré sonriéndome.

-¿Sabías que la canción terminó?- Le pregunté. -¿Que todo el mundo se fue?

-Si- Admitió Lucius, sosteniéndome -Pero no estaba dispuesto a dejarte ir.

A medida que nos separábamos de mala gana, me estremecí de nuevo, esta vez porque la noche se estaba haciendo tarde y fría... y con anticipación, también. Muy, muy pronto se irían todos y no habría razón para que Lucius y yo dejáramos de celebrar, o dejáramos de besarnos, o dejáramos de tocarnos...

-Debemos despedirnos ahora- Sugirió Lucius, tomándome de la mano y conduciéndome hacia una vaporosa, ondulante carpa blanca, donde todo el mundo estaba reunido, habían candelabros de hierro que no se diferenciaban a los que habían en el comedor de la finca Vladescu. La suspensión de las luces fuertes de la tienda frágil fue otro de los trucos de ingeniería que parecía imposible de logística, que el mago con el que me había casado había colocado, además de haber llevado a todos nuestros huéspedes, y otros siete sorprendentes platos, y el piano, muy arriba de una montaña.

-Ellos se sienten obligados a permanecer hasta que salgamos - Agregó, sonriendo. -Tenemos que salir pronto, así serán libres de irse, también.

Mientras caminábamos de la mano bajo las estrellas, traté de leer esa sonrisa. O bien se había dado cuenta de mi estremecimiento, o él estaba ansioso, demasiado...

A juzgar por el brillo que vi en sus ojos, tenía la sensación de que la respuesta era la segunda.

Entramos en la tienda, Lucius eludió el porqué era demasiado alto para las partes más bajas, y comenzó a decir nuestra despedida y nuestros agradecimientos, encontrando finalmente a mi tío Dorin, a quien apenas había visto durante la noche. Yo sólo me había dado cuenta de él en dos ocasiones: una vez hablando con Mindy, y una vez haciendo un buen esfuerzo en conversación con Claudiu, a quien, por supuesto, sabía de las reuniones de los sabios, pero que no era exactamente un amigo.Por el contrario, la verdad.

-Oh, Antanasia - Dijo Dorin, sus ojos brillaban más de lo habitual -Hermoso acontecimiento, exactamente encantador ¡Estoy muy feliz por los dos!

-Gracias- Le dije a mi tío, abrazándolo. -Gracias por estar aquí y por todo lo que hiciste para que esta noche sucediera.

Dorin un paso atrás y mi gratitud, casi derramando el vino tinto que estaba disfrutando de nuevo, tal vez porque no había servido cappuccino.

-Usted dice eso con demasiada frecuencia. ¡No fue nada! ¡Habían cosas que hacer!

Le di las gracias al tío Dorin. Pero no podía expresar la gratitud que sentía por haberme contado cómo se había orquestado la supervivencia de Lucius en el granero de Jake Zinn, y haber conseguido de alguna manera que el “Cuerpo de Lucius” hubiera vuelto a Rumania. O para romper la promesa que le había hecho a Lucius y volver a los Estados Unidos para decirme que estaba vivo.

Lucius llegó a mi lado para estrechar la mano de Dorin, añadiendo:

-Gracias, Dorin. Antanasia está en lo correcto. Fuiste muy amable en traerla de vuelta a mì.

Dorin estrecho la mano de Lucius, al parecer, como siempre, un poco intimidado por mi marido, incluso en una fiesta. Y mi tío definitivamente se puso pálido cuando Lucius agregó, sin dejar de sonreír:

-Sin embargo, yo no recomendaría sin tener en cuenta los comandos directamente en el futuro, no importa lo noble de sus intenciones -Era una broma, pero una advertencia, también. Lucius estaba contento con el resultado de la insubordinación de Dorin, pero como me decía a menudo, los vampiros son un grupo rebelde y es fácil perder el control si se permite la más mínima desobediencia pasar desapercibida.

-¡Tomo nota!- Dorin estuvo de acuerdo con una sonrisa nerviosa. Se soltaron las manos y, añadió, pareciendo aliviado de verme.

-¡Felicitaciones, ustedes dos!

Lucius se irguió, con el ceño fruncido y exploro entre los invitados.

-Ahora, ¿Dónde está Claudiu?

El rosado que acababa de regresar a las mejillas de Dorin se dreno de nuevo, y no miro a los ojos de Lucius, cuando nos informó:

-¿Claudiu? No... Él no se sentía bien. Yo... Creo que él se fue.

Lucius miró Dorin, con una ceja arqueada.

-¿De veras? ¿Salio de mi boda sin decirme una palabra? - Las mejillas de Dorin eran de marfil, como si temiera que Lucius matara al mensajero.

-Er... Yo creo que sí.

Yo sabía el origen de la enfermedad de “Claudiu” No podía soportar la idea de un Dragomir casado con un Vladescu. Apenas toleraba a Dorin como uno de los ancianos. Estaba segura de que Lucius no había estado ciego a la actitud de Claudiu, y él no deseaba un desaire...

-Si ves a mi tío - Dijo Lucius a Dorin -Por favor hágale saber que definitivamente voy a preguntar por su salud uno de estos días.

-Lucius... - Puse mi mano sobre su brazo, reconociendo por su tono muy serio que no iba a ser una visita amistosa. No parecía enojado... pero todavía era muy claro que él no aceptaba la desaparición de Claudiu en la noche. Claudiu que tendría que rendir cuentas, y estaría obligado a aceptarme como parte de la familia, si se llegara a eso...

-Le diré a Claudiu que lo vas visitar- Prometió Dorin nerviosamente. Se tomó el vino de un trago -¡Si lo veo, sin duda!

Lucius puso su mano sobre mi espalda y nos guió lejos de mi tío, cuando llegamos a unos pasos, me detuve y le susurre:

-Lucius, por favor...

Pero, ¿Qué podría pedir que haga? Incluso me di cuenta de que Claudiu se fue sin palabras, fue un insulto para nosotros, para mí, y si vamos a gobernar juntos, habría que abordar. De lo contrario, Claudiu podría pensar que me podría ofender a mí, y salirse con la suya, que comenzará a erosionar mi autoridad ya tenue. Y eso no sería bueno. De repente recordé algo que había leído cuando me desnatada regalo a mi madre biológica para mí.

"El poder perdido casi nunca se recupera..."

Sin embargo, yo no quería iniciar una pelea.

Lucius entendio la consternación en mi cara y me tomó del brazo, sonriendo y me aseguro, en silencio, por lo que sólo quiero oír:

-Gran parte de la falta es bravuconería, Antanasia. No te preocupes por algo tan insignificante como una confrontación con Claudiu. Lo que ascenderá a nada.

Sin embargo, Lucius había destruido al hermano de Claudiu. La violencia había ocurrido...

Lucius podría decir que yo no estaba convencida de que no había nada de qué preocuparse.

-Si te hace sentir mejor, voy a tomar mi hombre de confianza mejor - Prometió, con risa en los ojos. Luego se enderezó y examino a la multitud de nuevo.

-¿Dónde está Raniero? ¿Se fue también? - Comencé a buscarlo, también, estirando el cuello. -La última vez que lo vi, estaba con Mindy, y no estaban bailando muy lejos de nosotros.

Mire alrededor buscando a Mindy o Raniero, yo había pensado, muy brevemente, que había parecía estar golpeando apagado mientras que había bailado. Mindy se reía, como si hubiera encontrado a Raniero divertido, si físicamente y en condiciones higiénicas decepcionante.

Fruncí el ceño, ¿o había sido decepcionante después de todo?

Con su pelo castaño desordenado amarrado por una cola de caballo, y sus pantalones cortos bordo sustituido por uno de los esmóquines de Lucius, a medida tenía exceso de trabajo personalizados instalados en el cuerpo delgado del surfista, Raniero se ve bastante bien, a mi opinión. Él era alto como un Vladescu, y él tenía un inusual gris en los ojos verdes, tal vez heredado de su lado Lovatu italiano y una sonrisa del tipo de crecimiento. La mayoría de las niñas, especialmente las niñas que no habían visto Raniero en su tapa sucia, probablemente habrían sido muy felices de encontrarse emparejado con él en una boda.

Sin embargo, ¿Mindy y un vampiro...?

Miré a Lucius, que parecía estar pensando lo mismo.

-¿No creo que...?- Le pregunté.

Lucius sacudió la cabeza y suspiró.

-¡Oh, espero que no...! -Yo quería preguntarle por que estaba preocupado por Raniero, a merced de Mindy Stankowicz, que había leído de una década de Cosmo en la preparación para “atrapar” a un chico ¿O había algo que debo saber sobre Raniero Lovatu y su historial con chicas?

Pero antes de que pudiera preguntar, sentí un golpecito en el hombro y me volví para ver a mamá y papá, y me olvidó de Mindy.

************************************************************************************

Mis padres caminaron con nosotros a la ruta de acceso en el bosque que nos llevaría a Lucius y mí de regreso al castillo, donde pasábamos la noche de bodas.

Lucius se había ofrecido llevarme a cualquier parte del mundo, Roma, París o alguno sin nombre, una isla privada en medio de la nada, si es eso lo que quería, pero yo quería ir a casa con él. Yo quería pasar nuestra primera noche juntos en la cama enorme donde espero que pasemos otras tantas noches, y donde algún día empiece a nuestra familia...

-¿Realmente tiene que irse ya? - Le pregunté a mamá y papá. -Podría quedarse con el tío Dorin para unos días más. Podríamos visitar… - Pero ambos sacudieron la cabeza.

-No- Dijo mamá. -Ustedes dos están en su luna de miel, y nuestro avión sale a primera hora de la mañana.

-Está bien- Estuve de acuerdo. Sabía que no se quedarían, pero una parte de mí aferraba a ellos. -Entiendo.

Sin embargo, todos se quedaron en el borde del camino oscuro que Lucius y yo estábamos a punto de tomar. La mayoría de nuestros invitados que siguen un camino más corto, donde les esperaban el transporte para llevarlos el resto del camino por la montaña. Sin embargo, Lucius y yo decidimos caminar solos a la finca, tomando un atajo por el bosque. Que ni siquiera quiere estar cerca de un conductor. Estábamos dispuestos a simplemente estar juntos.

-¿Están seguros de que van a estar bien? - Preguntó papá, mirando a los árboles. -Parece tremendamente desolador allí.

Lucius, que había estado de pie detrás de mí, puso su brazo alrededor mío, doblando el codo lo que su antebrazo blindado mi pecho.

-Voy a ponerla a salvo, Ned - le aseguró a papá. -He paseado por estos caminos desde mi infancia.

Tuve la sensación de que Lucius no sólo estaba hablando de la pista literal que estábamos a punto de tomar. La metáfora de la que mi amoroso esposo estaba hablando abarca todo lo que teníamos por delante.

-Usted sabes que la protegeré con mi vida- Agrego.

Mis padres, que una vez habían temido que Lucius podría hacerme todo lo contrario, no hablaron de inmediato. Finalmente mamá dijo finalmente:

-Lo sabemos Lucius.

Nos abrazamos una vez más, la inversión de la felicitación que les había ofrecido unos a otros tan sólo unos días antes, y de repente era el momento para mí y Lucius de irnos. Pero así como nos dirigimos hacia el camino, con los ojos llenos de lágrimas, tuve que colgar en su mano, Lucius hizo una pausa y se volvió, llamando:

-¿Ned... Dara?-Mis padres se detuvieron, también, y se dieron la vuelta.

-¿Sí, Lucius?- Preguntó mamá, sonando incierta en la oscuridad.

Lucius parecía incierto, también, otro estado raro en él:

-¿Estaría bien si yo... si me dirigiera a ustedes como “madre” y “padre” en el futuro?

Hubo un silencio enorme, y por un segundo. Estaba asustada de que estuvieran a punto de decir que no. Tal vez luchando por una alternativa que no sería tan buena aceptación.

Yo les quería pedirles que no lo rechazaran. Eso destruiría otra parte de él...

Pero cuando mi papá habló por fin, me di cuenta de que sólo había dudado porque la cuestión había traído mi dulce, cerca de padre sentimental a llorar de nuevo. Su voz se ahogó y suave como le aconsejó a Lucius:

-Realmente preferiría “mamá” y “papá” hijo. ¡No hay necesidad de ser tan formal con la familia!

Lucius apretó mi mano, y su voz sonó un poco ahogada, también, cuando él dijo, simplemente:

-Gracias. Eso significa mucho para mí.

Sinceramente, dudaba de que Lucius se refiriera a mis padres como “mamá” o “papá” es difícil imaginar esas palabras saliendo de su boca, pero sabía que estaba feliz de tener esa opción. Era el permiso, y todo lo que implicaba, lo que había sido importante para él.

Luego, sin decir una palabra, nos separamos, mis padres que regresan a la fiesta y a sus vidas, mientras Lucius y yo partíamos por ese camino solitario. No hablamos en absoluto. Era demasiado bonito estar juntos, escuchando a la noche, pensando en lo que iba a suceder, que de alguna manera no me asusta más.

Finalmente, el castillo de Lucius, nuestra casa, entró en la vista, y cuando llegamos a la puerta maciza, uno de los guardias, que probablemente no había estado demasiado lejos de nosotros, se materializó para abrirla, Lucius me tomo en sus brazos, acunándome sobre su pecho.

El gesto fue suficiente para hacer un cliché, nos reímos, pero secretamente esperaba que Lucius me llevara a través del umbral. Me alegré de que no me defraudara.

Entramos en el hall de entrada cavernosos donde una vez me había declarado a un prisionero, y, sintiendo los pesados anillos de oro en mi mano izquierda, yo era muy consciente de que nada había cambiado desde esa noche. Incluso antes de esa noche, desde el pacto había sido firmado, que había sido incapaz de escapar de unos a otros, no importa cuán duro lo hayamos intentado.

Lucius me llevó por los pasillos, y me aferraba a su cuello hasta llegar a la puerta de la habitación, sólo que esta vez no había ningún guardia a la vista. Estábamos muy solos.

Se inclinó ligeramente para alcanzar el manojo, la retorció y abrió la puerta. Luego, suavemente me dejó a mis pies, me atrajo hacia él y dijo en voz baja:

-Bienvenida a casa, Antanasia.

Yo no, no podía decir nada. Todavía no quería hablar. Yo sólo lo quería... a él.

Pude ver en sus ojos que él también me quería a mí, demasiado.

Por último, íbamos a compartir todo. Nuestra sangre de nuevo, y mucho más...

Luego Lucius me abrazó y en el instante que sus labios tocaron los míos, cerró la puerta detrás de nosotros, cerrando el mundo de afuera.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

esta muy bueno pero vas a poner el libro completo por fis plissssssss